La feria Medieval ya vino para quedarse

medieval01En su segunda edición, mostró mejoras y nuevas propuestas. El público agradecido. Compartimos una breve crónica, la reflexión de una de las organizadoras y el testimonio de sus protagonistas.

La Feria Medieval vino para quedarse en Lomas. En su segunda edición, que tuvo lugar el 4 de noviembre pasado, el clima y el movimiento incesante de gente, esta experiencia particular y atractiva sentó en su segunda edición las bases bien firmes para constituirse, de aquí en más, en un encuentro tradicional en la zona.

Las más de 7000 personas que transitaron por el Pasaje González y el tramo de Colombres comprendido entre la avenida Yrigoyen y la calle Sarmiento, disfrutaron nuevamente de una actividad que estimula los sentidos, provoca atracción y ofrece a los asistentes una mirada completa de lo que debió haber sido el universo de esa época de la historia.

El clima de esta auténtica celebración popular estuvo signado por un combo efectivo de espectáculo -con bandas y artistas en vivo-, oferta gastronómica, recreación de la mano de expertos y la diversificación de puestos de artesanos. Para dar una idea de la magnitud del evento, vale destacar que fueron unas 200 personas las involucradas para satisfacer la curiosidad y expectativas del público.

Sol Burzaco, organizadora del evento junto a Andrea Italiani, se mostró satisfecha con los resultados, que se vieron reflejados en la expresión de alegría reinante en el lugar tanto en chicos como en grandes.

Cuando luego de siete horas la feria bajó el telón, quedó en el ambiente la sensación de que la feria medieval volverá en el 2019 recargada, con sorpresas e innovaciones, para continuar en la senda que la transforme en una sana costumbre para Lomas de Zamora.

medieval03Mejoras y nuevas propuestas

Después del éxito de la primera Feria Medieval en el Círculo Médico de Lomas, se decidió junto con la CODIC, realizar este año la segunda. Desde mayo comenzamos lentamente el proceso de organización, con la premisa de mejorarla y proponer algo nuevo.

Para este año se decidió ofrecer diferentes charlas a los asistentes, además de los espectáculos en el escenario y las actividades en diferentes sectores de la feria, agregamos más artesanos, que pasaron de 50 el año pasado a 66 éste, con nuevas propuestas para el público. Estas iban desde pequeñas armaduras de goma eva para niños, hasta joyería realizada con técnicas medievales, ropa de la época y la posibilidad de encargar una espada a medida.

medieval02Nuestra intención principal, es que el público viniera en familia o con amigos y fuera una actividad de todo el día, que se quedara y disfrutara de todo lo“Me enamoré de todo lo que vi”

que la feria le podía ofrecer.

El sector de arquería le ofreció la posibilidad a chicos y grandes de aprender los rudimentos de la arquería medieval, el sector de soft combat daba la oportunidad de enfrentarte a tus amigo en un combate estilo medieval o podías luchar con alguno de los combatientes de la selección argentina de HMB completamente vestidos con sus armaduras y escudos.

El sector gastronómico ofreció una variedad de platos típicos de la época: carnes ahumadas artesanalmente por Kaban Ahumados Artesanales, platos irlandeses y escoceses por Amborsía de los Dioses y versiones de comidas sin tacc por Morgana sin Tacc. También se podía disfrutar de muy buena cerveza artesanal de la mano de Pendragon y Triskel, como de la posibilidad de probar diferentes tipos de Hidromiel de la mano de Silvara Brebajes and Horns y de Lady Laura.

También nos acompañaron 6 grupos de recreación histórica medieval con más de 60 recreacionistas que proporcionaban al público la posibilidad de conocer más de los diferentes pueblos que representaban, desde los japoneses hasta los normandos.

Sol Burzaco - Organizadora


TESTIMONIOS
magali

La música y la mitología celta siempre me encantaron. En el año 2013 fui por primera vez a una feria medieval en La Plata. No sabía que existía esta movida. Me enamoré de todo lo que vi y de la onda de los artesanos. Hacía poco que había empezado a bordar y pensé que estaría bueno trabajar con símbolos celtas, vikingos, nórdicos.
Me puse entonces en contacto con algunos artesanos y empecé a exponer y vender mis productos compartiendo stands con colegas que me dieron una mano para entrar en este mundo tan especial.
Hace 4 años que participo en las ferias siempre tratando de perfeccionarme, ofrecer lo mejor de mí al público. Ahora hago también atavíos históricos (bordados a mano) y otros productos como bolsos, mochilas, corsets, fajines, sporrans, capas y hoods.
Siempre me gustó la historia universal, sobre todo por el tema de la vestimenta y la vida cotidiana.
Al estar también en un grupo de recreación se aprenden cosas que sirven para hacer que mis productos sean más históricos y exclusivos.

Magalí Amado, de ALMA CELTA


Oberon“Es maravillosa”

Siempre me interesó lo medieval, sobre todo la parte fantástica y a eso me dedico con mis artesanías. Hace seis años empecé a crear duendes y por invitación de una amiga, me sumé a las ferias y fue tanto el entusiasmo que tuve desde el primer día que nunca dejé de participar. Esta experiencia es maravillosa y a la vez mágica. Están presente la historia y la imaginación. Con mis creaciones trato de transmitir lo que siento. Lo disfruto mucho.

Titania Oberon


Molemberg“Es una experiencia de juego”

Tengo un emprendimiento de alfarería y cestería que se llama Vemol. Lo que me acercó a participar de las ferias medievales es su temática histórica sumamente relacionada con la valoración de mi oficio. La antigüedad de mi oficio hace que encajemos como una pieza perfecta dentro del período histórico elegido por su relevancia en, sobretodo, cuestiones relacionadas con la gastronomía y la cotidianeidad de los objetos. De hecho, las charlas que comencé a dar en estos eventos están relacionadas con esta temática mencionada.
Para mí es una experiencia de juego, de jugar a un “como si”, un juego que te permite aislarte del contexto cotidiano para crear una fantasía divertida y compartida entre aquellos que la creamos; es una construcción grupal que influye en la realidad social donde se realice el evento, dejando una impronta social, en donde el contexto solicita su repetición en breve tiempo.

Verónica Molemberg


Suarez“Es sentirse parte”

Mi experiencia como recreacionista es siempre grata, como si fuera una aventura. En cada feria es lindo encontrarse con amigos y ver cómo aparecen personas nuevas. También es una posibilidad para compartir con otras personas una pasión común por una etapa de la historia. Transmitir ese conocimiento y ese amor a los chicos es algo inigualable. Porque esto para ellos es más que la simple lectura de un texto; es sentirse parte, transportarse a otra dimensión, a aquella época tan increíble.

Sebastián Suárez,
líder de Fara I Viking Ducado de Normandía


elizabet“Estoy sumamente agradecida”

Comencé a asistir a las ferias y eventos medievales por la presencia en las mismas de bandas musicales. Además de ser una persona que se interesa mucho por la historia y que desde muy chica tuve fascinación con todo lo relacionado con la época, ya sea artes plásticas como literatura. Me sumé luego al grupo de artesanos, ya que como hobby hago amigurumis (muñecos tejidos al crochet) y empecé a crear personajes como caballeros medievales, guerreros vikingos, dragones, unicornios. Esta actividad me dio mucha alegría y se complementa muy bien con mi trabajo como docente de música y escritora. En el evento organizado en el Círculo Médico de Lomas fue un verdadero placer que me convocaran para hacer la locución del mismo, por lo cual estoy sumamente agradecida.

Elizabeth Ryske

Posted in Ediciones, La Revista.