La Cardiología de hoy, progresos e innovaciones

cardio01Es indudable que la medicina cambia constantemente y mucho tienen que ver los adelantos técnicos en diagnóstico y tratamiento. La Cardiología es un ejemplo típico, por lo que recurrimos al Dr. Fernando Bellisario para conversar al respecto.

LR: Imaginamos doctor que los avances tecnológicos han impactado en la Cardiología del mismo modo que en otras especialidades médicas.

Sí, por supuesto. Hemos innovado mucho en ese sentido y los equipos con los que contamos en la actualidad son más sensibles y específicos. En manos resolutivas, nos permiten acceder a un diagnóstico casi total, cercano al 96 por ciento. Le dan al cirujano cardiovascular una medida y un panorama preciso de aquello con lo que se van a encontrar durante la intervención.

LR: ¿Las imágenes funcionales evitan las técnicas invasivas?

En gran medida sí, aunque a veces siempre es recomendable apelar a esas técnicas como para quedarnos completamente seguros. Me refiero a la conveniencia, por ejemplo, de hacer a nivel arterial un cateterismo cardíaco.

LR: ¿Todo esto ha modificado su trabajo en el consultorio, su forma de abordar un paciente?

No en la postura profesional que uno adopta siempre frente a la persona que acude al consultorio. Pero sí es indudable que las mejoras y progresos a nuestra disposición nos dan mayor seguridad y certezas respecto de poder resolver los problemas que presentan los pacientes. Sumado esto, vale decir, a la evolución que en paralelo ha tenido la especialidad respecto de muchos aspectos, como las ablaciones cardíacas, las arritmias, las fibrilaciones auriculares, en la prevención de la muerte súbita y también en la mejora de la insuficiencia.

LR: Justamente teníamos previsto preguntarle sobre la muerte súbita cardíaca...

Nadie está exento de sufrirla, pero hay muchísimos estudios para diagnosticarla. Principalmente en los casos donde hay antecedentes familiares. De todos modos, lamentablemente hay pacientes que nunca se han estudiado y ante determinado tipo de ejercicios pueden llegar a una arritmia y a una muerte súbita.

LR: Conocemos ya los factores de riesgo: sedentarismo, diabetes, tabaquismo. Sabemos que hay una epidemia de obesidad en el mundo. Queríamos saber su opinión al respecto.

Es un grave problema, consecuencia de la mala alimentación. Pero yo pondría especial foco en la hipertensión arterial, principal causa de muerte en todo el mundo y principal factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Lamentablemente mucha gente desconoce que es hipertensa y quien lo sabe, no se controla. Eso es lo que más nos preocupa.

"...pondría especial foco en la hipertensión arterial, principal causa de muerte en todo el mundo y principal factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Lamentablemente mucha gente desconoce que es hipertensa y quien lo sabe, no se controla...”

LR: ¿Por qué la gente no toma dimensión del problema cuando se le advierte sobre las posibles consecuencias en este sentido?

Porque pese a todas las campañas de prevención que existen, las personas suelen creer que por el solo hecho de estar medicadas, pueden seguir alimentándose con sal, grasas o cualquier comida no recomendada para alguien hipertenso. Por eso en la relación médico-paciente debemos insistir para que nunca se abandone el control periódico -por lo menos dos veces por semana- de la presión arterial aunque el paciente reciba una medicación.

LR: Según publicaciones médicas, las mujeres presentan coronariopatías más severas que los hombres ¿Cuál es su experiencia al respecto?

"La prevención debe arrancar desde pequeños, y como padres tomar conciencia en que tenemos que orientarlos a una alimentación saludable a temprana edad...”

Evidentemente las mujeres empiezan con sus cardiopatías isquémicas a determinada edad y cuando tienen una enfermedad coronaria, ésta parece más grave que en los hombres. Anatómicamente tienen arterias más finas y cortitas, y cuando se enferman a nivel cardíaco las complicaciones suelen ser severas.

LR: Volviendo a la prevención. ¿A qué edad una persona tiene que empezar a controlarse y cada cuánto debe realizarse chequeos?

La prevención debe arrancar desde pequeños, y como padres tomar conciencia en que tenemos que orientarlos a una alimentación saludable a temprana edad. Sin ser obsesivos pero sí enfáticos, del mismo modo que en otros aspectos como la actividad deportiva. Luego, en la adultez se recomienda iniciar con los estudios cardiovasculares a los 30 o 35 años, según lo que uno haga y los factores de riesgo que tenga. De ahí en más, dependerá en cada caso la necesidad de hacerlos una o dos veces por año, con el médico clínico y con el cardiólogo.

LR: ¿Qué nos puede decir doctor de la incidencia del stress en las enfermedades cardiovasculares?

Es muy difícil de manejar el stress en la realidad que vivimos. Con los problemas económicos, la situación que se experimenta en el trabajo. Yo recomiendo a mis pacientes la contención familiar, generar momentos de distracción y darse el tiempo para dos o tres veces por semana realizar alguna actividad deportiva al aire libre de 40 o 50 minutos.

LR: Los médicos están sometidos por las características de nuestra profesión a mucho stress también.

Yo diría que desde que hacemos la primera guardia estamos sometidos a presión y exigencias muy grandes. Yo tengo pacientes médicos y debo reconocer que no son fáciles. Toman la medicación pero muchas veces sin controlarse y llegan a la consulta muchas veces tarde. Porque hacen su propia autoconsulta, y ese es el problema.

LR: Muchos profesionales nos hablan de las dificultades que encuentran en el consultorio con pacientes que llegan con información previa tomada de las redes e internet. ¿Cómo es su experiencia personal?

Es verdad que vienen a la consulta informados, pero en mi caso respetan lo que yo les digo u aconsejo. Yo trato de hacerles entender que lo que circula en internet muchas veces es poco serio y que si acuden al profesional, deben confiar en él y en su conocimiento.

LR: ¿Qué sucede con los pacientes luego de haber sido intervenidos para solucionarle una insuficiencia cardíaca?

Con respecto a las cirugías de bypass aortocoronario, el paciente muchas veces está más contenido y es más consciente de lo que se le hizo, porque sufrió un trauma y generalmente tiene un apoyo antes y después. Pero en otras situaciones quizás no tan delicadas, los métodos y mecanismos han mejorado tanto, que la persona que es intervenida a una edad joven a los dos días siente como si nada le hubiera pasado. En ambos casos, sin embargo, el papel de la familia luego es fundamental en la necesidad de que la persona, haya o no pasado por una situación traumática, tome conciencia de que debe modificar ciertos hábitos para tener una vida más saludable y ayudar a que el corazón funcione mejor.


Perfil del entrevistado

El doctor Fernando Bellisario trabaja actualmente en el Hospital Melo de Remedios de Escalada. Fue médico ecografista de Cardiología del Hospital Güemes y fue jefe de Residentes del Policlínico Ferroviario Central, entre otras funciones en el marco de una extensa actividad profesional como especialista cardiovascular.

Posted in Ediciones, La Revista.