Maipú, a 200 años de una batalla decisiva.

 por Diego Videla

maipuFue clave en la guerra por la Independencia americana y un ejemplo de táctica y estrategia militar. Jorge Luis Cereseto, presidente de la Asociación Cultural Sanmartiniana de Almirante Brown, nos brinda detalles del enfrentamiento librado en tierras chilenas el 5 de abril de 1818. Lo hacemos en un nuevo aniversario del fallecimiento de José de San Martín.

¿Cuál era el panorama de las fuerzas libertadoras guiadas por San Martín en Chile, previo a Maipú?
En Santiago, el panorama era de expectación y de temor por el futuro inmediato, San Martín ingresa a la Plaza Central, junto a su asistente de campo y oficiales y jefes de su Estado Mayor. Durante las dos horas que permanece allí, frente al pueblo, éste acude entero en tumultuosas oleadas para verlo y escucharlo….aclama su nombre y le pide que les hable. El General no es orador ni hombre de movimientos espontáneos. El general Bartolomé Mitre relata este episodio: “...pero sea que la conciencia lo inspire o que haya preparado de antemano un golpe de efecto, detiene su caballo a la puerta del palacio episcopal y con acento sonoro, pronuncia el primer y último discurso de su vida: “Chilenos!!! Uno de aquellos acasos que no es dado al hombre evitar, hizo sufrir a nuestro ejército un contraste. Era natural que este golpe inesperado y la incertidumbre os hicieran vacilar, pero ya es tiempo de volver sobre vosotros mismos y observar que el Ejército de la Patria, se sostiene con gloria frente al enemigo, que vuestros compañeros de armas se reúnen apresuradamente y que son inagotables los recursos del patriotismo. Los tiranos, no han avanzado un punto desde sus trincheras…yo dejo en marcha una fuerza de 4.000 hombres sobre las armas, sin contar las milicias. La Patria existe y triunfará!!! Y empeño mi palabra de honor y de soldado, en dar en breve un día de gloria a la América del Sur!!! El tono resuelto con que son pronunciadas estas palabras, el ademán varonil que las acompaña y la expresión grave del rostro inspirado del orador, impresionan hondamente al pueblo, que prorrumpe en estruendosos vivas. Un hombre del pueblo, un “roto” chileno (figura similar a nuestros gauchos) se le acerca y exclama: “Mi General, un abrazo!!!” Su Edecán John O´Brien, esboza un ademán de apartarlo, pero San Martín, que necesita hacer brotar legiones de la tierra madre y espera que este abrazo le de muchos soldados voluntarios, echa pie a tierra y lo abraza en medio de una ovación de la multitud.” En quince días el Ejército Unido triunfaría en Maipú, sellando la libertad de Chile.

¿Es verdad que los realistas subestimaron la capacidad de recuperación de los patriotas luego de la derrota en Cancha Rayada?
Sí, lo hicieron y ese fue el principio del fin del poder español en Chile, porque no contaban ni con la División Las Heras, que estaba completa y armada lista para la lucha, la Caballería patriota, conjuntamente con el Regimiento de Granaderos a Caballo y los Cazadores de los Andes –Escolta del General en Jefe– estaban operativos al 100 por ciento, al igual que las reservas de Infantería que fueron rápidamente integradas por el voluntariado santiaguino. La actividad era febril, el Tte. Cnel. Fray Luis Beltrán rendía en su producción diaria 50.000 cartuchos y 21 piezas de artillería aguardaban la acción. Además, a efectos de resguardar debidamente la Capital, mas de 1.000 milicianos con instrucción, se encontraban a órdenes de O´Higgins.

¿Cómo llegaron a la batalla ambos ejércitos, en cantidad de recursos humanos y físicos?
Ese 5 de abril de 1818, había una cierta paridad de fuerzas entre ambos bandos. Terminada la contienda, celebrada unos 15 kilómetros al sur de Santiago, los patriotas sufrieron 1000 bajas entre muertos y heridos, en tanto los peninsulares padecieron la pérdida de 2000 personas y otras 2400 fueron tomadas como prisioneros.

¿Fue clave para la victoria patriota el modo en que los realistas distribuyeron sus fuerzas en el campo de batalla?
Sí, porque la disposición de los Batallones de Infantería “Burgos” e “Infante Don Carlos”, hace que el orden oblicuo del ataque de la caballería patriota, penetre en sus cuadros y los haga vulnerables al avance incontenible de la Infantería de Las Heras y de la reserva de Hilarión de la Quintana; y es tal la valentía y que los viejos tercios peninsulares se hacen matar –espalda con espalda– esgrimiendo en sus manos convulsas, sus fusiles de bayoneta calada, inútiles ya. Al atardecer, aún se ve a lo lejos, algunos batallones españoles que se desbandan, bajo el sable de los jinetes americanos, cuando ya el General San Martín, dicta el parte de la triunfal jornada. Algún historiador chileno, expresa socarronamente, que dada la rapidez de comunicar aquella victoria, San Martín pudiese haber estado bebido, pero una de las cumbres literarias de la historia de Chile, el Dr. Don Benjamín Vicuña Mackenna, rescata el gesto del Libertador, respondiendo a su miserable y desagradecido compatriota… “Si, es cierto, San Martín estaba borracho…borracho de Gloria.”

¿Qué define o consolida Maipú en la Campaña Libertadora?
Define la fundación de la Nueva Patria Chilena, derrota y arrincona a los restos dispersos del Ejército Español en el Sur recóndito de Chile, controla militarmente el país, inicia los preparativos de su proyectada Expedición al Perú, asegura las fronteras de las Provincias Unidas y consolida al Ejército Argentino/Chileno. De no haberse producido Maipú, los esfuerzos de Bolívar desde la Gran Colombia por la libertad del Perú, hubiesen resultado estériles y la independencia de la América del Sur, se hubiese transformado en un sueño utópico e irrealizable.

¿Es verdad que la Batalla de Maipú, está considerada como un ejemplo de táctica y estrategia militar?
Sí, lo es. Maipú es el ejemplo de la táctica y la estrategia utilizada en el momento propicio, con inteligencia, decisión y el aplomo que solo han tenido los genios militares de la Historia Universal. Las Academias Militares de EEUU (West Point), Saint Cyr (Francia), SandHurst (Reino Unido de la Gran Bretaña), Italia, Bélgica, Holanda, Austria, España y Alemania, la estudian por partida doble, pues figura en sus programas oficiales e institucionales y poseen las respectivas cátedras con Mesa de Arena y Dioramas especiales incluidos. Todos los países mencionados la incluyen en sus Museos de Historia Militar.


Quema esas cartas...!!!

Es el día 12 de abril de 1818, atrás quedaba la victoria formidable de Maipú…San Martín galopa hacia las afueras de Santiago, en compañía de su ayudante de Campo el Tte. Cnel. John O´Brien, quien lleva sobre el arzón de su montura, una de las maletas perdidas por el derrotado General Osorio, en su precipitada y vergonzosa fuga del campo de batalla.
A diez kilómetros de la capital, los dos jinetes hacen alto, en un solitario y placentero lugar. Al pie de un árbol coposo, se sienta el General en una rústica silla de madera, que les prestan en un rancho de las proximidades y mientras su ayudante enciende una fogata, el jefe vuelca en el suelo, el contenido de la maleta; se trata de la correspondencia mantenida secretamente, entre habitantes de Santiago y el vencedor de Cancha Rayada (Osorio).
San Martín lee alguna de aquellas cartas, con que muchos españoles y criollos, aterrados ante el desastre del 19 de Marzo, trataron de hacerse gratos al Jefe realista, cuya triunfal entrada en la capital, daban entonces por segura.
Cereseto concluye diciendo que “...hay allí, pruebas suficientes para fusilar sumariamente a esas personas, pero…la magnanimidad del héroe argentino, todo lo reduce a cenizas que el viento se lleva. Cuando el fuego purificador concluye su obra, consumiendo el último de aquellos pliegos deshonrosos, San Martín hace jurar a su único testigo, que guardará eterno secreto y retoma con él en silencio, el camino de Santiago.”


 Perfil del entrevistado

Jorge Luis Cereseto es presidente –desde 1999– de la Asociación Cultural Sanmartiniana de Alte. Brown, integra el Consejo Directivo de la Asociación Amigos del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”. Ha brindado conferencias en nuestro país y en el Sudeste Asiático, donde llegó a las colectividades Hispanoparlantes a través de las Asociaciones de Damas Latinas de Filipinas, Hong Kong y Singapur y realizó lo propio en los Emiratos Árabes Unidos, en las ciudades de Abu Dhabi y Dubai respectivamente. Con el auspicio de Rotary Club, visita el Sur de nuestro país, en especial, Comodoro Rivadavia, Rada Tilly, Caleta Olivia, Cañadón Seco, Pico Truncado y las Escuelas de las Aldeas de YPF, en la tundra fueguina.

Posted in Ediciones, La Revista.