El cigarrillo, esa amenaza latente.

tabaco01Mayo es un mes de reflexión sobre los efectos nocivos del tabaco. Por eso en La Revista convocamos a un especialista, el doctor Guillermo Brandt, para que nos ilustre sobre el tema y ponga énfasis en la prevención y el cuidado de la salud.

Cuando se lo consulta sobre el tema, el doctor Guillermo Brandt no anda con rodeos: el cigarrillo mata, y no solo los fumadores son afectados, también las personas expuestas al humo, los llamados fumadores pasivos.
Un sexto de la población mundial fuma, cifra que equivale a 1250 millones de personas en el planeta; nuestro país no escapa a esta estadística porcentual. El profesional, consultado por La Revista, aclara que en los últimos 25 años se ha observado una disminución en el consumo del cigarrillo. “Es, -cuenta- creo yo, como resultado de las campañas realizadas internacionalmente orientadas a la cesación de fumar”.
Hace ya muchos que se conoce la incidencia negativa que tiene el tabaquismo en el organismo. De todos modos, hay poco conocimiento de que el tabaco es una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares.

Este año, el lema del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra todos los el 31 de mayo desde 1987, es Tabaco y Cardiopatía y el dibujo que lo ilustra es un corazón de cuyos vasos sale humo. Neumonólogo de vasta experiencia, Brandt celebra este tipo de iniciativas porque gradualmente generan más conciencia en la gente. Las estadísticas son duras: el tabaco mata a la mitad de sus consumidores.
Destaca en este contexto los efectos del Convenio Marco para el Control del Tabaco, que entró en vigor en 2005 y fue ratificado por 170 países, entre los cuales no está la Argentina, donde se observa uno de los registros más altos de América Latina. En nuestro país, fuma 1 de cada 4 personas.
De todas maneras, Brandt resalta el valor de la ley nacional antitabaco sancionada aquí en 2011, norma que contempla ambientes libres de humo, restricción amplia de publicidad y advertencias de salud en los paquetes de cigarrillos.

- Doctor, ¿por qué el tabaquismo sigue siendo un grave problema de salud pública?
Porque produce efectos muy nocivos en el organismo. Su consumo tiene directa vinculación con el cáncer de pulmón, enfermedad vascular periférica, cáncer de laringe, cáncer de la cavidad oral; cáncer de esófago, y otras tantas enfermedades.

- ¿Cuáles son específicamente los componentes dañinos del cigarrillo?
La nicotina, su principal componente, produce la dependencia. Luego están los gases irritantes, el monóxido de carbono y las substancias cancerígenas detectadas, entre las cuales está el polonio 210, químico altamente radiactivo.

- ¿Qué estrategias se pueden aplicar para dejar de fumar?
Hay diferentes métodos a emplear. Yo, cuando recibo a mis pacientes en el consultorio, lo primero que les pregunto es si quieren abandonar el consumo, y por lo general te dicen que no están tan decididos. E inmediatamente me piden que yo los oriente, que les indique algunas opciones. En ese caso, de acuerdo a lo que observo, les puedo indicar el camino de dejar completamente de un día para el otro y aunque resulte increíble, los resultados son muy positivos en la mayoría de los casos. Muchos ni siquiera padecen el síndrome de abstinencia, y para los casos en contrario, uno lo prepara para poder enfrentarlo. En otras situaciones les planteo tratamientos graduales como la terapia de reemplazo nicotínico (parches, spray nasales, chicles caramelos), medicamos como el Bupropión (antidepresivo) y una droga nueva que es la vanericlina.

“La gente ha tomado conciencia, lo vemos a diario en lugares públicos o en reuniones familiares o amigos. La gente se cuida, y si quiere fumar, sale del ambiente donde está el resto...”

- ¿Por qué una persona que está ansiosa o nerviosa necesita prender un cigarrillo?
Porque la nicotina actúa sobre las substancias neuroendócrinas y así como a veces produce irritabilidad, a veces causa sedación. Entonces, como el deseo compulsivo se pasa en dos o tres minutos, yo a mis pacientes les aconsejo tratar de hacer alguna actividad que lo distraiga, para de ese modo superar la situación.

Brandt insiste en aclarar que “no existe un consumo de tabaco exento de riesgo o seguro”. Y completa este concepto de la siguiente manera: “dejar de fumar disminuye este riesgo; esta disminución se observa ya desde el primer año; 10 años después del cese, la tasa de mortalidad de ex fumadores y no fumadores es prácticamente similar”.

- ¿Qué incidencia negativa tiene el cigarrillo durante el embarazo?
Mucha, la verdad. Y lo cierto es que se empezó a tomar conciencia en los últimos años, diría yo a partir del 2000 en adelante. Aunque fume poco, la mujer expone al feto a substancias que pueden afectar su desarrollo y crecimiento. También lo hace si se expone al humo del cigarrillo, con el consecuente peligro de que el bebé nazca con bajo peso o de manera prematura. Por otra parte, los bebés de madres fumadoras tienen mayor riesgo de contraer infecciones y de tener otros problemas de salud como malformaciones congénitas, muerte súbita, etc.

- ¿Qué nos puede decir del cigarrillo electrónico?
Se está aceptando que se lo utilice para dejar de fumar, como método de deshabituación con cigarrillos electrónicos que utilizan diferentes concentraciones de nicotina, de modo tal que se la pueda ir graduando para de a poco abandonar el consumo.

La exposición involuntaria al aire contaminado por humo del cigarrillo no escapa a la entrevista. Están comprobados los efectos graves producidos por el tabaquismo pasivo: muerte prematura y enfermedad en cualquier edad; aumento del riesgo de muerte súbita en lactantes o patologías coronarias en adultos, por citar algunos. El especialista marca en este punto un avance, respecto de que en el plano social “La gente ha tomado conciencia, lo vemos a diario en lugares públicos o en reuniones familiares o amigos. La gente se cuida, y si quiere fumar, sale del ambiente donde está el resto. Incluso cada vez hay más entidades, tanto públicas como privadas que son libres de humo. Nuestro Círculo Médico es una de ellas por supuesto”.

“Todos estos avances -cierra- hablan del éxito de los programas de prevención en el mundo”, razón por la cual, subraya, “es importante tener siempre presente que el tabaquismo es una amenaza”.


Perfil del entrevistado

El doctor Guillermo Brandt se graduó en la Universidad de Buenos Aires. Hizo la residencia de Clínica Médica en el Hospital Finnochietto. Trabajó en los hospitales Posadas y Muñiz, en este último casi dos décadas y ha desarrollado su profesión en el ámbito privado. Es un hombre de consulta permanente en Neumología por su vasta experiencia en la especialidad. Es además Secretario de Cultura del CMLZ.

Posted in Ediciones, La Revista.