“La actividad física es fundamental”

Por Diego Videla

lentiniLo dijo el doctor Néstor Lentini en diálogo con La Revista, durante una prolongada entrevista en la que el prestigioso profesional habló a fondo de su especialidad, la medicina deportiva.

Nos cita en su casa de zona norte. Vive ahí desde hace años. Llega algo demorado. Viene del gimnasio, sereno y bien deportivo. El doctor Néstor Lentini, una referencia en medicina del deporte en la Argentina y el mundo, hace actividad física todas las mañanas. Rutina que no interrumpe por nada, para seguir manteniéndose vital a los 69 años y permitirse, todavía, derrochar energía en el equipo más veterano de once del country que habita. Dice que es carrilero por la derecha y su cuerpo delgado y bajo parece el biotipo perfecto para esa función en la cancha.
La referencia al fútbol no es antojadiza porque si bien Lentini es un profesional ligado al deporte en general, es en el más popular de la tierra donde se ha realizado más y por el que ha sido popularmente conocido; más que nada por su vínculo personal y laboral con Diego Maradona, que comenzó ya avanzada la década del noventa del siglo pasado y hoy permanece, ya que el ahora técnico de vez en cuando lo convoca cuando ve que sus planteles requieren de una mano experta para mejorar su rendimiento.

Justamente hace dos semanas volvió de los Emiratos Árabes Unidos. Estuvo dos meses integrado al plantel del Al Fujairah, equipo de segunda división que Maradona dirige desde hace más de un año. Regresó conforme pero con gusto a poco. Lamentablemente, dice, los ricos propietarios no son fácilmente permeables a ciertas innovaciones y los resultados no van a la velocidad de los deseos.

Pero quién le quita la experiencia a este especialista que luego de una carrera exitosa, sigue buscando nuevos desafíos. La Revista lo convocó, a esta altura de su trayectoria, porque pocas personas como él pueden hablarnos de los senderos que tuvo que transitar la medicina del deporte desde sus orígenes, y del mismo modo hablarnos con autoridad del presente: de prevención, sobre entrenamiento, integralidad en el abordaje profesional, del dopaje, la exigencia del entorno, el mundo particular del atleta de elite, de las presiones y, ante todo, la responsabilidad médica. Compartimos entonces los tramos más salientes de la charla.

¿Doctor, qué papel cumple la medicina deportiva, sobre todo en la prevención?
Hace muchos años, cuando yo empecé, año 1974, la función del médico deportólogo no existía o a lo sumo había algún médico o profesional de la salud que acompañaba a un equipo o era el papá de un chico y cumplía una tarea más periférica de colaboración. Después por suerte empezó la carrera de Medicina del Deporte que experimentó un camino de crecimiento permanente, al punto que en la actualidad la especialización está incorporada plenamente en todo el país. Esto permite que hoy el médico especialista en Medicina del Deporte cumpla una doble acción; una es la asistencial y la otra es la prevención que ha cobrado en los últimos años un auge muy notorio porque ha logrado enormes avances en la expectativa de vida en todo el mundo. Es decir, en la lucha contra las enfermedades crónicas no transmisibles, con el enemigo público número uno a la vanguardia, que es el sedentarismo. En ese aspecto nosotros tenemos un rol importante promoviendo la actividad física y estilos de vida saludables.

“Los profesionales argentinos son muy valorados y solicitados en el extranjero. Desde el conocimiento no tenemos que envidiarle nada a nadie...”

Desde hace unos años parece haber más conciencia respecto de los beneficios de una vida sana. ¿A qué lo atribuye?
Un poco a las campañas y a la seriedad con la que las instituciones deportivas se manejan a la hora de incorporar chicos, solicitándole a sus padres los certificados de aptitud física correspondiente. Y eso sucede porque hay mayor conciencia de todos, de los profesionales que cumplen con su misión y de la propia gente que quiere estar mejor y cuidarse.

Aún así, hay trastornos sin sintomatología, sobre todo en los jóvenes, que pueden ocasionar accidentes graves.
Como la muerte súbita por ejemplo, episodio muy traumáticos que quizás a uno le toca ver más seguido, a pesar de que las estadísticas demuestran que hay uno cada 100 o 150 mil casos; y se dan post esfuerzo o durante la práctica deportiva...

Y en gente que no practica deporte también...
Sí, muy frecuentemente sucede en la calle. Por eso ha cobrado una gran envergadura todo lo que tiene que ver con la resucitación cardiopulmonar (RCP). Cada vez hay más gente capacitada en este sentido y esto también obedece a las campañas de difusión.

En los niveles profesionales más exigentes se ven también a menudo. Hace poco se dio con un jugador de la Fiorentina de Italia. ¿Qué mirada tiene al respecto?
Si bien hay causas de muerte súbita que se detectan, como la miocardiopatía hipertrófica, hay un porcentaje cuyas razones son desconocidas. Últimamente se hace foco en la genética y hay estudios que han mostrado que ciertos genes podrían estar asociados a estos episodios. En todos los deportes, y en el alto rendimiento más todavía, no hay jugador que no esté muy bien estudiado por equipos médicos formados.

¿Incluyen la búsqueda de estos genes los estudios actuales?
No tengo noticias de que se esté buscando eso, pero sería muy importante que con el tiempo se convierta en un análisis más de rutina, porque hasta ahora lamentablemente los estudios genéticos son muy caros.

¿El desarrollo de la medicina deportiva argentina está al nivel de los países mejor calificados?
Sí, incluso en algunos casos hay poco o nada desarrollado sobre medicina del deporte en el mundo. Yo acabo de volver de Emiratos Árabes convocado por Diego Maradona para que lo asesore en el equipo que él dirige, y puedo dar fe de ello. Los profesionales argentinos son muy valorados y solicitados en el extranjero. Desde el conocimiento no tenemos que envidiarle nada a nadie porque asistimos a todos los congresos internacionales, presentamos muchos trabajos y gracias a la tecnología estamos perfectamente actualizados. En infraestructura o desarrollo general quizás nos falte para estar a la par de países de vanguardia como España, Italia o Alemania.

¿Las rutinas de prevención en el alto rendimiento son periódicas?
Sí por supuesto. En el alto rendimiento se necesita acceder a la actividad en el Cenard a través de un apto físico y después, todos los años el atleta debe pasar por el servicio médico integral de la entidad. Es una condición excluyente para competir tanto a nivel nacional como internacional.

Saliendo de la prevención, ¿cuáles son las lesiones más comunes que ve en los deportistas?
En general depende de cada deporte. Las patologías deportivas pueden ser causales o casuales. En el fútbol se ven muchas lesiones de rodillas o tobillo; en el tenis se ve el codo de tenista o en el vóley trastornos en los hombros o manos. Son bien específicas. Después están aquellas que son tratadas por los psicólogos deportivos, por ejemplo se ve muy a menudo en atletas jóvenes de gimnasia deportiva.

“La responsabilidad del médico entonces es que el deportista esté en perfectas condiciones, cumpla con la recuperación sin alterar los tiempos biológicos...”

¿El sobre entrenamiento causa lesiones?
Sí, los médicos tratamos de que nunca se llegue a la fatiga crónica por sobre entrenamiento, más que nada en las disciplinas deportivas de resistencia y larga duración.

actividad2

Vemos a veces con preocupación, que en la práctica deportiva los chicos son exigidos más de lo aconsejado ya sea por desconocimiento o apetencia de lograr resultados rápidos. ¿Cuál es su mirada?
Es un capítulo importante, porque muchas veces a los chicos se los exige más de lo que pueden. Se confunde al creer que el chico es un adulto en miniatura. Y eso es un gran error. Las etapas evolutivas deben respetarse. Si uno salta esas etapas puede generar problemas en la salud de los chicos o al menos que dejen la actividad física directamente. El tema es saber dosificar los esfuerzos y por sobre todo, manejar las apetencias a veces ilimitadas de los padres, que piensan que porque su hijo es hábil con la pelota se convertirá en el nuevo Messi.

¿Qué lesiones tienen los chicos?
En general se quejan de dolor en los cartílagos de crecimiento, en las muñecas, el talón, en el codo. La gente se confunde y dice que son dolores por el crecimiento. Y no es así. Porque crecer no duele. Lo que ocurre es que el músculo se estimula del tal manera que tracciona desde los lugares en donde se inserta, que son los cartílagos. Un chico de 10 años puede trabajar con sobre carga siempre y cuando esté bien medida y dosificada.

Hablando de sobre exigencia, es notorio el número de ex deportistas que padecen trastornos en su físico por no haberse curado bien de lesiones o apelar a soluciones mágicas para acelerar los procesos de recuperación.
Estamos hablando aquí de situaciones difíciles. Antes se utilizaban mucho las infiltraciones con corticoide, con consecuencias muy graves, porque terminaban deteriorando las articulaciones. Muchos jugadores de fútbol terminaron operados de cadera de tantas infiltraciones. Hoy eso no pasa. Se apela a estos recursos en forma muy limitada, y los cuerpos médicos y físicos privilegian el cuidado del jugador porque además se interpreta que a partir de una lesión, debe cuidarse completamente para estar nuevamente a disposición para la alta exigencia. Es decir, debe tomarse el tiempo necesario para cuidarse y estar a pleno. La exigencia actualmente no es estar presente simplemente en la cancha, sino rendir al 100 por ciento. La responsabilidad del médico entonces es que el deportista esté en perfectas condiciones, cumpla con la recuperación sin alterar los tiempos biológicos. Vemos a menudo cómo el apresuramiento genera problemas.

A veces va contra las exigencias económicas y las presiones.
Lamentablemente eso está en cuestión, por todo lo que representa el deportista estrella, los intereses en juego, pero el profesional médico a cargo debe anteponer a esas cuestiones su responsabilidad y conocimiento en beneficio de la salud del deportista.

¿Qué rol cumple hoy la actividad física en los tratamientos de recuperación de cualquier enfermedad?
La actividad física hoy es un tratamiento más coadyuvante de todos los demás tratamientos. Es decir, si tengo un enfermo renal, o un dializado, no tengo que dejarlo en la cama. Por el contrario, debo estimularlo a salir, caminar, ir un rato al gimnasio, visitar a su familia, y los resultados así son asombrosamente positivos. Lo mismo para cualquier patología. La actividad física es fundamental.

¿En todas las situaciones? ¿Qué pasa por ejemplo con las mujeres durante el embarazo?
La actividad física es también altamente recomendable en las embarazadas, y por eso hay gimnasia específica para esos momentos. Incluso hasta días antes del parto.

Hablemos de doping, doctor. ¿Cuál es su mirada?
Hoy las listas de medicamentos prohibidos se actualizan periódicamente y si saltan en un control, no hay vuelta atrás y las sanciones son bien estrictas. Los esteroides anabólicos -derivados de la testosterona- están todos prohibidos, y a veces los quieren enmascarar con diuréticos -que por eso tampoco están permitidos-. Pero más allá de lo deportivo, yo siempre quiero hacer hincapié en las consecuencias gravísimas que provocan el consumo de esteroides: la agresividad, hipertensión arterial, infarto de miocardio, cáncer de hígado, cáncer de próstata, del aumento del vello pubiano en la mujer, del aumento de las mamas en los varones, entre tantas.

Aún con los férreos controles, los casos persisten. ¿Qué responsabilidad le cabe al médico responsable?
Si el médico prescribió el medicamento, la responsabilidad es absolutamente suya. Yo he tenido muchas discusiones por este tema porque en muchas oportunidades el único que queda expuesto es el atleta y los que están atrás no reciben sanciones. Distinto es cuando el deportista, por negligencia, busca algo por otro lado sin consultar al equipo médico.

Es común en el deporte de alta competencia que los atletas confíen en otros profesionales fuera del ámbito de los planteles. ¿Cómo se concilia ese tema entre las partes?
Hoy está aceptado que un atleta pueda consultar a otros médicos que estén fuera del equipo principal, siempre y cuando esté debidamente informado de lo que aquel profesional le prescribe como tratamiento. De no ser así, el médico de la institución debe dar cuenta a las autoridades y estos sabrán cómo proceder con el deportista.

En un esquema en donde se hace foco en la preparación interdisciplinaria, ¿qué papel juega en la actualidad la nutrición?
Hoy en día el nutricionista es un actor cada vez más principal en un plantel porque está probado cómo el rendimiento puede mejorar si el atleta realiza ingestas más equilibrada y saludables. Su injerencia es fundamental tanto en la pre como en la post competencia, detalles que antes no se tenían muy en cuenta.


La especialidad

El curso de especialización en Medicina del Deporte dura dos años y el plan académico depende de cada casa de estudio, tanto pública como privada. Además del requisito de ser profesional médico, en algunas ocasiones se exigen mayores condiciones. Por ejemplo en la Universidad de Buenos Aires el aspirante debe contar con al menos un año de experiencia de trabajo en instituciones deportivas. Hay práctica y teoría en materias como fisiología del ejercicio, nutrición deportiva, psicología del deporte, biomecánica, evaluación de entrenamiento, kinesiología, traumatología deportiva, estadística.


maradonaDeportista único

El doctor Lentini se hizo conocido por estar muy cerca de Diego Maradona en la última etapa profesional del jugador. Entonces lo conoce muy bien. Al ser consultado, asegura que era “un dotado, un deportista único, hábil para todo, pero con una capacidad de trabajo extraordinaria”. Cuando se le pregunta cómo era capaz de rendir y recuperarse tan rápido a pesar de no llevar una vida sana, sonríe: “Ojalá tuviera la respuesta”.

Posted in Ediciones, La Revista.