Enero 2018

Cerramos 2017, como uno de los períodos más difíciles en términos de gestión institucional.

Cuando decimos gestión institucional, nos estamos refiriendo a todas y cada una de las líneas de acción del Círculo Médico.

La primera y fundamental es obviamente la generación y administración de trabajo médico.
Sólo por dimensionar de qué estamos hablando, tengamos en cuenta unas pocas cifras, de lo producido entre IOMA y OSMECON Salud.

Medio millón de consultas, decenas de miles de prácticas médicas y quirúrgicas, provisión de medicamentos, prótesis, diez mil internaciones.

Es decir un volumen que por las características de la Institución, da cuenta de un crecimiento y una complejidad poco común para este tipo de organizaciones.

Pero además conducimos también un Fondo Compensador Previsional, y un sistema de cobertura de salud para médicos y familiares.

Y por supuesto, la gestión de facturación y liquidación de Obras Sociales, asistencia financiera, contable y jurídica.

El desarrollo de actividades docentes, culturales, recreativas y sociales, que dicho sea de paso han crecido exponencialmente, mientras que en la mayoría de las entidades civiles, se encuentran prácticamente en extinción.

El sostén de todas estas acciones constituye en los tiempos que corren, un esfuerzo gigantesco, por cuanto dependen en un cien por ciento de las condiciones que nos impone el Sistema de Salud, en nuestro caso concentrado en el desarrollo de OSMECON Salud, y la relación con el IOMA, que por otra parte son expresión directa de la realidad general.

En ese marco es que nos hemos visto sometidos a multiplicar el esfuerzo para sostener todo el andamiaje que permita seguir generando trabajo y servicios al médico con recursos limitados por la tremenda crisis que afecta al sector en general.

Caída de las remuneraciones, retrasos en los pagos y exigencias desmedidas en prestaciones muchas veces injustificadas han puesto al rojo las cuentas de todo el sistema, aún de las organizaciones más poderosas.

Ha sido un año, como se dijo muy difícil, con muchos frentes abiertos, en los que debemos seguir batallando, para que quienes dictan las normas, desde legisladores, jueces y el propio Poder Ejecutivo, comprendan que el Sistema de Salud, necesita salir de la trampa perversa que se nos ha impuesto, incrementando costos y restringiendo recursos.

Alentamos la esperanza de que en 2018, comencemos el camino de la reconstrucción del Sistema de Salud, y en ese camino, nuestra Institución marchará a la cabeza como siempre.

 

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora