Noviembre 2015

HASTA SIEMPRE LITO

El 24 de Octubre próximo pasado, falleció el Dr. Aurelio Fanjul, Lito, para su familia, para nosotros, y la innumerable cantidad de gente que lo amó y lo respetó en todos los aspectos de su vida.

Con caballerosidad decimonónica y a la vez implacable e impecable en el ejercicio de su profesión defendió a capa y espada con su excelsa verba y destacada pluma, los intereses más preciados de la Institución y su razón de ser, los médicos.

A tal punto llegó su pasión por la defensa del interés médico e institucional que bromeábamos dándole el titulo de “falso galeno”, cada vez que en sus exposiciones, en la cátedra o en los estrados judiciales decía “nosotros los médicos”.

Le salía de las tripas, con la misma convicción, la misma fuerza y la misma alegría con la que gritaba los goles de Boca.

Podía vestir la toga almidonada o calzarse el pañuelo de cuatro nudos para saltar en el tablón.

Dejó una impronta en todas y cada una de las iniciativas institucionales.

Estatutos, Jornadas Científicas, relaciones políticas, convenios, acuerdos y desacuerdos, se nutrieron con su sabiduría y hombría de bien.

Fue un custodio pretoriano del médico y su institución, y bajo su tutela pudimos dormir tranquilos aún en los momentos mas difíciles.
Atesoraremos por siempre un interminable anecdotario con su sello de gesto adusto, sofisticado humor y picardía infinita.
Si de muestra vale un botón, cómo olvidar que con la ley en la mano, mantuvo cautivo en garantía, al caballo de un proveedor por incumplimiento de su obligación con el Círculo cuando construimos el Polideportivo.
O cuando a pedido de la Asamblea expulsó de la sede, a un abogado que debió esperar bajo la lluvia una fría noche de Junio hasta que termináramos de sesionar.
Lito fué un maestro y como tal nos enseñó, y nos enseñó de todo, llano y generoso con su saber, exigente y exigido hasta la excelencia.
Aprendimos con él el significado de palabras difíciles de encontrar en los diccionarios, con las que jugaba, se divertía y nos obligaba a crecer.
Crecimos también transitando Tribunales cuando nos llevaba tomándonos del brazo con su andar canchero seguros de volver triunfantes y con “costas por su orden” como hacia notar orgulloso en defensa de su amado Círculo Médico.
Y con la misma prestancia nos entrenó para batir la coctelera y tomar la botella con tres dedos para servir el champán, revelándonos el secreto de sus impensadas dotes de barman.
Ese juego lo practicamos más de una vez en su casa, que siempre se abrió incondicional para los amigos, donde nos recibía con la familia en pleno, “Los Fanjules”, su mayor orgullo, también pasaron a ser para muchos de nosotros, la propia familia.
Será difícil su ausencia en la previa de los lunes cuando a pura agua mineral para diluir los excesos domingueros, cruzaba espadas futboleras con millonarios y diablos rojos antes de la reunión de Comisión Directiva.
Será difícil su ausencia…
En clave de amigos que blindan sus complicidades y por tanto muy pocos entenderán, lo despedimos con un:
Hasta La Huella siempre!

En nombre de todos sus colegas médicos le decimos;
Chau Maestro!!!

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora