Feria Medieval en el CMLZ

medieval2019_320Fenómeno popular en distintos rincones de Europa, nació por imperio de la época, las necesidades de abastecimiento e intercambio y las limitaciones que imponía la realidad

Cuando pensamos en una feria, la primera imagen que nos viene a la mente quizá tenga reminiscencias del pasado asociadas a la niñez: la atmósfera barrial, la vecindad convocada para la venta.

Sin tanto fervor, algo apagada, la visión persiste contemporanea: carritos o tiendas en algún espacio público, habitualmente en una plaza o una calle, vendiendo productos. Habitualmente son organizadas en forma de evento – como una ocasión excepcional –, aunque algunas funcionan de manera rutinaria.
En todos los casos son realidades menos poderosas comparadas a las de antaño.

La calle se perdió para todo, aunque persisten esfuerzos por revertir la tendencia (Ver “Cita en Lomas”)
A pesar de las claras diferencias de época, y si por un rato nos olvidamos de la reflexión moderna del fenómeno, podemos inferir que algo así también eran las ferias medievales europeas: una experiencia fuera de lo común que unía a los mercaderes – y sus productos - con aquellos que quisieran comprarlos. Oferta y demanda, bajo las pautas del momento.

Hace más o menos un milenio atrás, el mundo funcionaba de manera muy distinta a como lo conocemos ahora. Las ciudades estaban poco comunicadas unas con las otras a través de caminos que eran peligrosos y difíciles de recorrer. Para trasladarse de una ciudad a otra podían tardarse semanas o incluso meses.

Por lo tanto, el abastecimiento de las ciudades y pueblos, tanto de productos de primera necesidad como de mercaderías exóticas provenientes de tierras lejanas, era muy complejo de organizar; una línea de suministro permanente era casi imposible de mantener, tanto por la amenaza de robos en los caminos como por la gran cantidad de impuestos que tenían que pagarse durante el trayecto. Entonces, la mejor alternativa era transportar las mercancías a las ciudades para determinadas fechas. Para ello era necesario organizar la venta de esos productos – cuya gran parte eran perecederos – en un mismo momento del año, durante un período de tiempo corto. Con el calendario como referencia, así nacieron las ferias.

Se realizaban durante un período de tiempo determinado previamente –desde días hasta meses-. Las tiendas se colocaban en las plazas cercanas a las iglesias, que solían ser los centros de las ciudades, aunque en algunos casos los propios señores construían edificaciones permanentes para el evento.

La figura central eran los mercaderes, quienes gozaban de grandes privilegios; sólo podían ser detenidos y sus productos decomisados por los inspectores de los estados. Provenían de diversas zonas, tanto aledañas como lejanas, y traían diversidades de mercaderías, desde productos de primera necesidad como pan, pescado, carnes y especias hasta productos exóticos como tapices, metales preciosos y alfarería proveniente de tierras lejanas.

Por ese entonces, cada región de Europa tenía sus productos típicos que se elaboraban por la costumbre y el clima del lugar. Así, las ferias eran el momento en el que mercaderes de distintas zonas intercambiaban las mercaderías propias de cada zona. Allí sucedía la mayor parte del comercio internacional. Por ello los controles que se efectuaban sobre el comercio eran estrictos, y los señores feudales imponían distintos tipos de impuestos: a las transacciones, a los préstamos, al ingreso de mercaderías al mercado.

La jornada iniciaba a la mañana con el toque de campanas y se extendía hasta que los mercaderes hubiesen hecho su última transacción. Durante el resto del día se organizaban actividades para el entretenimiento de los mercaderes y los clientes; era el momento de los espectáculos públicos con juglares, trovadores, acróbatas y pequeños grupos de teatro. Las tabernas también se mantenían abiertas y era usual que algunas transacciones incluso concluyeran con una jarra de vino de por medio.

A la feria asistían todo tipo de personas: desde señores en busca de productos exóticos hasta campesinos que invertían algunas monedas en telas o hilos.

Durante la Edad Media hubo ferias en las principales ciudades de Europa: Italia, Inglaterra, Francia, el centro de Europa. Hay crónicas sobre estos eventos ya en el siglo V después de Cristo. Se preferían las grandes ciudades para su organización puesto que ahí confluían la mayor parte de los caminos y eran las que más población tenían.

medieval320Es importante marcar la diferencia entre las ferias y los mercados: mientras que las primeras eran un evento excepcional que se vivía como una fiesta, los segundos estaban abiertos todo el año y, en general, eran un panorama desolador. Abundaban los malos olores, la suciedad y el desorden y era habitual que los comerciantes vendieran sus mercaderías en mal estado o adulteradas – por ejemplo, el pan con piedras en su interior para que pesara más – y lo hicieran a los gritos. En cambio, al ser un evento fuera de lo habitual, el ambiente de las ferias estaba mucho más controlado.

En la actualidad, las ferias medievales se realizan también en forma de evento, aunque su principal objetivo ya no es solo el comercio de mercaderías, sino el espectáculo general que conforma cualquier expectativa, festiva, lúdica, social. En ellas se pueden encontrar productos típicos de la época medieval así como actividades tradicionales de la época, como el combate de espadas.

Cada año en Lomas de Zamora, con el apoyo y estímulo del Círculo Médico, los vecinos tenemos la oportunidad de disfrutarlas, amalgamando los recuerdos de nuestro pasado con las brisas peculiares del siempre atractivo medioevo.


Cita en Lomas

El 10 de Noviembre Lomas será nuevamente sede de la Feria Medieval, un espectáculo abierto a todo público que recrea la atmósfera de la época, sus costumbre, hábitos culinarios y entretenimientos.

La convocatoria es en la calle Colombres al 420, frente al edificio del Círculo Médico, a partir de las 11 y con la idea de extender la experiencia hasta las 18 hs.

Habrá música en vivo, muestras de combate, puestos de comida, de productos artesanales, y espectáculos de danza.

Sol Burzaco, organizadora de la Feria, anticipó que en esta oportunidad habrá atracciones adaptadas para los más pequeños.


“Para cualquier cosa está el botoncito de la enfermera”

enfermera320Con los años de profesión, Mariana Romero aprendió a ser más paciente, ganó en confianza y aplomo. Sigue firme en su vocación de ayuda y cercanía. 

LR: ¿Qué es lo que la llevó a elegir la enfermería como profesión?
En el secundario tenía una materia que trataba sobre salud. Me interesaba bastante. Cuando tenía dieciocho años falleció mi papá, durmiendo en casa. El no poder hacer nada en ese momento me llevó a querer estudiar enfermería para poder hacer algo. No hay ninguna enfermera en mi familia ni nadie que se dedique a la salud. Mi papá tenía una enfermedad de base y su vida corría peligro, pero ver que se está muriendo y no poder hacer fue una experiencia que me marcó.

LR: ¿El trabajo diario va mitigando ese dolor y ese mal recuerdo?
No lo recuerdo tanto como un dolor. Obviamente ya pasaron muchos años y me encantaría que esté. Creo que sí afectó el hecho de no haber podido hacer algo en ese momento, aunque quizás si hubiésemos hecho algo no hubiésemos podido salvarlo. En el trabajo diario encuentro momentos que me permiten ayudar a los pacientes a superar situaciones difíciles y salir adelante. Obviamente eso gratifica.

LR: ¿Está preparada para lidiar con todos los escenarios?
Ya hace trece años que soy enfermera, así que sí. Todos los pacientes son diferentes. La realidad es compleja y variada; quizás en una cama hay un paciente que se está muriendo, pero al lado hay otro que se está yendo de alta. Es cuestión de sobreponerse a las tristezas y disfrutar de las alegrías. Como en la vida misma.

LR: ¿A veces un paciente pregunta sobre los otros pacientes?
Sí, a veces cuando te ven con mala cara sí, por curiosidad. La otra vez me dijeron “uh, estás muy seria”. Hay cosas que no podemos contar, pero sí nos las preguntan.

LR: ¿Cómo hace para transitar esos estados emocionales de casos que le duelen muchísimo a otros en los que hay luces de esperanza?
Los tomamos todos los casos como diferentes. Ahora por ejemplo yo tengo siete pacientes. De los siete quizás hay cinco que están en armonía. Entonces están todos con una misma patología pero cada paciente te llega diferente. Te vas preparando.

LR: ¿Cómo pasa las noches, hace guardia?
Mi jornada actualmente es de 7 a 14, pero he estado y estaré durante las noches. Puedo decir que es algo contradictoria la noche porque decimos que el paciente tiene que descansar, pero a la vez hay que entrar a verlo, prenderle la luz, ver que esté bien. Si surge algo llamamos y viene el médico. Se maneja rápido. Hay que estar siempre alertas.

LR: ¿Puede ser que se dé una circunstancia en la que tengas que tomar una decisión antes de que llegue el médico?
Sí, dentro de lo que podemos hacer, lo hacemos.

LR: ¿Cómo actúa ante ese caso?
Depende de las circunstancias y también de la enfermera. No somos todas iguales. Buscamos lo mismo y trabajamos con la misma dedicación, pero tenemos personalidades diferentes. Creo que igual cada una deja todo y actúa lo más rápido posible.

LR: ¿Qué siente que le brinda a la gente, más allá de lo profesional?
Tranquilidad. A diferencia de los niños, los pacientes adultos sí te hablan y te expresan lo que sienten, lo que les duele, lo que necesitan. Hay veces que con agarrarle la mano ya uno ayuda. El otro día me pasó que una paciente estaba súper nerviosa pidiendo que se quería sentar. Le agarré la mano y le dije “bueno, quedate tranquila, que yo te ayudo”. Esa confianza es lo que se brinda.

LR: ¿Tienen miedo los pacientes?
Mucho, se nota ya en la mirada.

LR: Está todo el día en contacto con el miedo…
Sí. El mayor miedo es al desconocimiento. Están acostados y ven a uno con el uniforme rosa, a otro con el guardapolvo blanco y que entren y le digan “te vamos a hacer esto, lo otro”. A eso se le tiene miedo.

LR: ¿Vio compañeras que traten mal a un paciente?
En muchos lados ha pasado.

LR: ¿Y qué hace en ese caso?
Si pasara acá tratamos de hablarlo. En mi sector somos cuatro y lo charlamos. Todos tenemos un mal día, y puede pasar que alguna venga enojada y se descargue sin querer con el paciente. No debe pasar. Entonces lo charlamos para mejorar nuestro trabajo.

LR: Independientemente de esos momentos, ¿se concibe una manera común en la que tienen que tratar al paciente?
Es muy personal. En la carrera nos preparan para los distintos escenarios, nos inculcan las maneras en cómo abordar los casos y relacionarnos con el paciente. Luego todo va a estar determinado por la profesionalidad de cada uno y su personalidad. Pero más allá de todo, está claro que quien elige esta profesión tiene una vocación de ayuda al otro, al prójimo.

LR: ¿Le miente a los pacientes?
Sí, a veces uno lo hace para tranquilizarlos.

LR: ¿Nos da un ejemplo?
Con la presión, por ejemplo. Aunque la tenga por las nubes le digo “estás bien, estás normal, pero igual por las dudas te vamos a dar esta medicación”.

LR: ¿Cómo es la relación con los familiares?
Justamente en estos días estábamos hablando entre las compañeras que estamos transitando todos a nivel general un nivel de ansiedad y agresividad importante. Algunas veces algunos familiares vienen “con los tapones de punta” a cuestionarnos por qué hicimos esto o por qué lo otro. Tratamos de contenerlos y explicarles. Cuando tus palabras no alcanzan, cambiamos de enfermera o directamente llamamos al médico. A veces lo que los familiares buscan es cerciorarse si la enfermera les dijo la verdad.

LR: ¿El rol de la enfermera, en comparación al médico, es más de contención, cercanía, afecto con el paciente?
Sí, porque pasamos más tiempo junto a ellos. Por ejemplo ayer me puse a hablar con un paciente sobre mi hija, los hijos de él, los nietos. Se torna más relajado. Quizás el médico entra, da las instrucciones, le dice qué le van a hacer y se va. La enfermera trata de ir y distraerlo. Muchas veces voy a charlarles simplemente.

LR: Es que los ven a ustedes más cercanos y accesibles también.
Sí. Para todo. Para cualquier cosa está el botoncito de la enfermera.

LR: ¿Qué paciente en su historia de trece años como enfermera te ha impresionado más, por las razones que sean?
El primer paciente que se murió. Me llegó mucho. No lo entendí. Salió de cirugía y no se comprendió lo que le pasaba, el hombre llamó un montón de veces. Por ejemplo cuando se descompensaba nosotros sacábamos a la familia afuera, pero él nos decía que quería a su familia adentro. Él quería despedirse. Era un señor de ochenta y cuatro años. En un momento él dijo “me estoy yendo, llamá a mi mujer”. No lo entendimos, no la llamamos. Él quería despedirse.

LR: ¿Qué cambió en vos a partir de ese momento?
A partir de ahí ya no saco a nadie afuera. Salvo que el médico me diga que hay una maniobra muy invasiva. Hoy por hoy yo trabajo con la familia adentro de la habitación.

LR: ¿A veces molestan los familiares en la habitación?
Sí, pero porque preguntan o quieren chusmear qué estás haciendo. También los años de experiencia me llevaron a querer dejar los familiares adentro porque sabés lo que estás haciendo, ellos lo pueden ver y no te van a cuestionar nada.

LR: ¿En qué aspecto te hizo mejor persona tu profesión? ¿Te generó aprendizajes?
Aprendí a ser mucho más paciente. Sobre todo con la gente grande. Yo creo que no podría nunca trabajar con bebés. Sí me encanta trabajar con adultos y sobre todo con ancianos.

LR: ¿Logra sustraerse de las cargas del trabajo cuando llega a su casa?
Al principio me costaba y con el tiempo lo fui mejorando. Es aprendizaje y experiencia, como en cualquier profesión. Una vez una profesora de la facultad me dijo “el uniforme te lo ponés adentro y te lo sacás adentro, no te olvides que cuando volvés a casa tenés una familia”.


florence-nightingaleLA CELEBRACIÓN

La italiana Florence Nightingale es considerada la fundadora de la enfermería moderna. Nació un 12 de mayo y en su honor ese día se constituyó el “Día Internacional de la Enfermería”. En nuestro país la celebración es el 21 de noviembre, porque esa jornada de 1935 se fundó la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, cuya patrona es la Virgen de los Remedios.

 

 

 


 

“Vos te apropiás un poco de esa criatura”

neonat1BEBES PREMATUROS

La frase de la enfermera María Queirolo refleja el compromiso, la íntima relación que se genera con esas criaturas que vienen al mundo tan indefensas. En diálogo con La Revista, la profesional nos pone en contexto, nos descubre la intimidad de un vínculo intenso con el paciente.

María Queirolo transmite pasión por lo que hace, habla con elocuencia. Empieza con cierta timidez, pero a medida que avanza la charla se va soltando. En su actividad, la emotividad conduce todo; quizás, por eso, tema en un principio abordar cuestiones sensibles. Con el correr de la entrevista gana en confianza.

Tiene ya una experiencia vasta en enfermería; sabe de lo que habla. Conoce la profesión y sus derivaciones, no siempre previsibles.

Empezó su tarea como enfermera de piso y a los pocos años cursó la especialización en neonatología. Sentía temor al principio. El conocimiento consolidó esa elección y le dio tranquilidad.

Hoy, ya perdidos los miedos hace tiempo, siente que hace lo que le gusta, se brinda por eso.

La convocamos para hablar de un tema delicado: el trabajo con bebés prematuros.

La primera pregunta que le hacemos sale natural. ¿Cómo es ese vínculo con un bebé recién nacido tan vulnerable?

Dice: “Yo creo que tener el conocimiento científico te lleva a comprender cuáles son las necesidades de esos bebes. Se les habla. Por lo general las enfermeras cuando tratan al bebé prematuro pasan a ser un poco sus protectoras y pasan a ser ellas quienes hablan por ese bebé. Porque son las que están toda la guardia con esos bebés y en los pases de guardia les comentan a sus compañeras y al médico si ven una alteración. Empezás también a identificar el llanto del bebé. Si es porque le duele algo, porque tiene hambre. Según la necesidad.

LR: ¿Qué siente usted en lo personal?
Aunque el bebé no te entienda vos empezás a tener algo profundo con él. El hecho de verlo todos los días y ver cómo evoluciona hace que empieces a manejar algo emocional. A pesar de que uno trate de tener una barrera te terminás vinculando igual.

LR: ¿Cómo maneja lo afectivo en estos casos tan particulares?
Se termina volviendo todo muy cotidiano: nace el bebé, se lo baña, se lo pone en la incubadora, se lo da a la mamá. Cuando hay que hacer algún procedimiento un poco invasivo, vamos dos o tres enfermeras. Una lo contiene o usamos analgésicos, que están indicados para evitar que tenga dolor. Cuando el bebé llora nos damos cuenta si realmente le está doliendo o no le está doliendo. Si vemos que está llorando o que algo le duele nos da pena. Somos dos o hasta tres enfermeras en esos procedimientos.

LR: ¿Cómo es la relación con los padres?
Con ellos también se termina teniendo un vínculo y se tiene que saber contenerlos. Por ejemplo yo doy charlas de lactancia. La mamá espera que el bebé de término se prenda a la teta y listo. De repente tiene un bebé de veintiséis semanas y el panorama es otro. Entonces están sensibles y por ahí en el medio de la charla se ponen a llorar. La madre no está preparada. Está preparada para cuidar un bebé sano y llevárselo a la casa. Y son chicos que por ahí están dos o tres meses con nosotros. Después se van familiarizando. Al principio los padres vienen con una barrera, como tensos. A veces vos les decís algo y te preguntan “¿por qué esto?”, pero les explicás que hay protocolos, que es un espacio de neonatología abierto pero que hay que cumplirlos. Después se van acostumbrando. Un montón de veces se despiden llorando. Hasta tardan en irse porque estuvieron tanto tiempo con nosotros que hasta ellos tienen miedo de llevarse el bebé.

LR: ¿Los extraña cuando se van?
Sí. A veces les decimos a los papás que cuando van al control pasen y nos saluden, nos muestren cómo evolucionan. Seguimos teniendo el contacto y nos traen a los bebés. Los papás son agradecidos. Es increíble ver corriendo a esos chicos que nacieron pesando ochocientos o novecientos gramos.

LR: ¿Los médicos son agradecidos?
Sí. En la terapia estamos todo el tiempo con ellos así que pasas a ser su compañero. Se pierde eso de que el médico está por un lado y la enfermera por el otro. Por ejemplo, yo voy y el médico que está es un compañero más. Se rompe el modelo médico hegemónico.

María, como cualquier compañera suya, tiene anécdotas de sobra para contar. Por suerte la mayoría felices. Las excepciones, duelen, por supuesto. Algunos casos no se olvidan, también por lo infrecuente. Es, por ejemplo, el de unos trillizos que hoy tienen ya cuatro años y desparraman salud.

LR: Su profesión requiere de mucho cariño y mucho afecto. ¿La formación académica la prepara también para eso?
Se transmite desde los docentes que uno pudo tener. Luego está lo personal, lo que uno está dispuesto y puede dar. prematuroInfluye también el enfoque que uno quiera darle a su tarea. Yo considero importante ver al paciente de forma holística. No sólo pensar por qué entró al cuidado sino tener una mirada más amplia. Por ejemplo, desde lo emocional. En neonatología se juega mucho lo emocional, sobre todo a trabajarlo con los bebés y los papás. Porque después hay que enseñarles a los papás a que manejen esos bebés que van a llevar a su casa. Entonces hay que tener mucha empatía con ellos, acompañarlos en la internación. Pasan un poco a ser parte del equipo. En neonatología está la incubadora, la mamá, el bebé, los enfermeros y los médicos. Todos juntos. Si uno no tiene afinidad, no tiene empatía con los papás y vas a estar tres meses, la cuestión se vuelve complicada.

LR: Eso el primer día no lo sabía.
¡No! Tenía un miedo bárbaro de hablarle a la gente. Encima yo tenía que ir por las habitaciones, hablar con la mamá y el papá, explicarles todo, darles instrucciones de cómo se iba a manejar todo. Con los años uno lo aprende.

LR: Hay una serie de etapas que pasan los padres con un chico con un trastorno crónico. En la segunda parte se preguntan por qué lo están pasando. Eso los torna agresivos a veces. ¿Usted lo recibe eso?
No, por lo general no. Creo que va también en la contención que le dan los médicos. Apenas nace el bebé le dan un parte, les explican.

LR: ¿Ustedes están presentes cuando se los dan?
A veces sí. Porque como les digo, trabajamos todos juntos. Podemos escuchar el informe sin ningún problema. Cuando los prematuros empiezan la succión oral vienen los médicos y me preguntan delante de los papás sin problemas.

LR: ¿Cómo se preparan para el peor desenlace?
Es complicado. Por suerte en neonatología se ve la evolución y salen bien. No hay una estadística. Capaz que en piso es mayor. Pero bueno, es como que se trata de respetar el momento, se les da otras prioridades a los papás. Si se quieren despedir se deja entrar a otro familiar. Y en nuestro caso, es como que no decimos mucho. Les damos una cierta contención emocional y los dejamos que estén con su bebé.

LR: Y cuando ya se fueron los papás, ¿usted que siente?
Y, bueno. Por ahí suena un poco frío por decirlo así, pero tenés que seguir. Tenemos otros bebés que atender. Sacamos a éste y seguimos con los otros.

LR: Eso lo va curtiendo con el tiempo.
Y, sí. La primera vez que falleció un nene me fui al baño y me puse mal. Pero después uno va comprendiendo mejor que hay que atender a los otros bebés que necesitan atención. Aparte en neonatología es todo dinámico. Lloran y hay que estar ahí para ellos.

LR: Si el bebé prematuro pudiera comprender, ¿qué le diría en esos momentos tan delicados?
Que sea fuerte y que la evolución va a ser favorable y se va a ir a la casa. Es más, a la mañana a veces les decimos “comé, dale, que ya te vas a ir a tu casa con tu mamá”. Me da cosa contarlo, pero les hablamos un montón. A veces nos apropiamos un poco de los bebés. Las enfermeras rotamos una vez por mes. Vas pasando por todos los sectores: terapia, terapia intermedia y bajo riesgo. Más que nada es para que no terminemos estresadas. Entonces un mes te puede tocar un bebé con mayor riesgo, o dos. A veces cuando estás en terapia y te toca salir, te da como lástima. Decís “uy, justo ahora que ya estaba lindo, curadito”. Se lo tenés que dejar a la otra enfermera. Vos te apropias un poco de esa criatura.

 


AL MARGEN

Un niño es prematuro cuando nace antes de haberse completado 37 semanas de gestación.

Nacen niños prematuros en todo el mundo, en países de ingresos altos, medianos y bajos. Cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros, es decir más de 1 de cada 10.

La mayoría de los partos prematuros ocurren de forma espontánea, si bien algunos se desencadenan como consecuencia de la inducción precoz de las contracciones uterinas o del parto por cesárea, ya sea por razones médicas o no médicas.

No existe ninguna prueba que permita predecir con exactitud la posibilidad de parto prematuro. No se conocen exactamente las causas de los partos prematuros.

Las mujeres que fuman cigarrillos, beben alcohol y consumen otras drogas recreativas corren un mayor riesgo de parto prematuro. También se sabe que el estrés, cualquiera que sea su causa, puede incrementar el riesgo.

Cada año mueren cerca de 1 millón de niños prematuros. Los que sobreviven pueden enfrentarse a discapacidades físicas, neurológicas o de aprendizaje durante toda la vida, lo cual supone un elevado costo para sus familias y la sociedad.

Los niños prematuros no están totalmente preparados para la vida extrauterina. Se enfrían con más facilidad y pueden necesitar más ayuda para alimentarse que los niños nacidos a término. Como su organismo todavía no está plenamente desarrollado, pueden tener problemas para respirar y sufrir otras complicaciones, como infecciones.

Fuente:
Organización Mundial de la Salud


LA FECHA

El 17 de noviembre se celebra el Día Mundial del Bebé Prematuro. Es una ocasión especial para tener presente las necesidades de estos niños y cómo deben ser tratados desde un primer momento.


 

La Revista Octubre 2019


 

cancer150Cáncer de mama, detección temprana y prevención.

El doctor Alejandro Urrutia nos ilustró sobre historia, actualidad, enfoque terapéutico. Entre todos sus conceptos, destacamos su mirada positiva, que pone énfasis en la actitud del paciente como base para buenos resultados en el tratamiento. Estas son sus principales afirmaciones...

Leer más...

voto150La conquista del voto femenino

El 11 de noviembre de 1951, las mujeres argentinas votaron por primera vez. La historia del voto femenino en nuestro país es una historia de lucha que se remonta casi cincuenta años atrás de su concreción....

Leer más...

 troya150Caballos de Troya

Caballo de Troya es una expresión frecuentemente usada en la vida política para significar ardid, artimaña, estratagema, trampa, truco, triquiñuela. Pero sucede que en la medicina actual se ha logrado darle otro significado...

Leer más...

Caballos de Troya

troyaLa guerra de Troya fue un conflicto bélico que enfrentó a la ciudad de Troya contra un conjunto de pueblos griegos, entre los que se encontraban los espartanos y los micénicos. Es una de las más relevantes de toda la mitología griega, debido a la gran participación de numerosos dioses y a la cantidad de personajes míticos que realizaron grandes hazañas durante todo el conflicto.

Caballo de Troya es una expresión frecuentemente usada en la vida política para significar ardid, artimaña, estratagema, trampa, truco, triquiñuela. Pero sucede que en la medicina actual se ha logrado darle otro significado que tiene que ver con estrategias terapéuticas. Veamos.

A través de la nanotecnología, se ha logrado la microencapsulación, es decir, recubrir ciertos compuestos activos con pequeñas biomoléculas que son inocuas para los seres vivos.

Sería entonces una forma de “engañar” al organismo para que deje ingresar sustancias, envolviéndolas en otras, logrando llegar hasta ciertos lugares sin que las intercepte o destruya. Y una vez alcanzada la ubicación adecuada, liberarlas para producir efectos benignos para el ser humano.

Uno de los problemas que hay en la medicina se centra en cómo curar el cáncer sin dañar los tejidos sanos ya que la quimioterapia convencional, aunque se oriente a un órgano o a un área determinada, afecta a células tanto enfermas como sanas. Por ello, las actuales investigaciones en nanotecnología, están enfocadas a que se llegue, única y exclusivamente, de manera selectiva a las células dañadas y no a las sanas.

...forma de “engañar” al organismo para que deje ingresar sustancias, envolviéndolas en otras, logrando llegar hasta ciertos lugares sin que las intercepte o destruya...”

La superficie de las células cancerígenas están recubiertas con receptores de una vitamina conocida como folato.

Al introducir estas partículas en los nanotubos (estructuras tubulares, cuyo diámetro es del tamaño del nanómetro), los receptores de las membranas de las células cancerígenas reconocen al folato y permiten que el nanovehículo entre en la célula dañada. Es como un Caballo de Troya formado por un nanotubo (como caballo), un fármaco (Aquiles y su soldados) y el folato (la mentira por la que los troyanos metieron el caballo dentro de Troya).

Una vez dentro, al irradiar con luz infrarroja cercana el nanotubo, éste se calienta, activa el fármaco y destruye la célula cancerígena.

“...Epilepsia Refractaria (el 30% de los pacientes no responde a los anticonvulsivos incluídos los de última generación)...”

Otra entidad clínica que se beneficiaría con los recursos nanotecnológicos es la Epilepsia Refractaria (el 30% de los pacientes no responde a los anticonvulsivos incluídos los de última generación).

Este fenómeno obedece, entre otros motivos, a mecanismos de defensa específicos que posee el organismo humano para la eliminación de fármacos (en particular, las proteínas transportadoras que se oponen al ingreso del fármaco al cerebro), los cuales tienen más “efecto” en algunos pacientes que en otros.

bacteriaInvestigadores de la Universidad de La Plata desarrollan nanopartículas lipídicas capaces de encapsular o “esconder” los fármacos antiepilépticos clásicos y así transportarlos por el organismo del paciente sin que puedan ser detectados y eliminados por los mecanismos de defensa.

Como resultado de esta particular estrategia de escondite, la droga logra llegar en mayor cantidad a las células dañadas, logrando así una mayor efectividad del tratamiento farmacológico.

Cada día las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos y hacen que algunas infecciones sean increíblemente difíciles de tratar. Algunas revisiones sobre la resistencia a los antimicrobianos estiman que, en 2050, 10 millones de personas fallecerán cada año por infecciones resistentes a los medicamentos.

“...El cambio climático está derritiendo los suelos del permafrost -la capa de suelo permanentemente congelada en las regiones polares- liberando virus y bacterias antiguos que han permanecido latentes y vuelven a la vida...”

Una nueva cefalosporina sideróforo, tiene una amplia actividad contra Enterobacteriaceae y bacterias no fermentadoras, como Pseudomonas aeruginosa y Acinetobacter baumannii, incluidas cepas resistentes a carbapenem.
Esta cefalosporina actúa como un «Caballo de Troya». Utiliza un nuevo mecanismo de entrada celular que aprovecha la necesidad de hierro de las bacterias para sobrevivir. Durante una infección aguda, una de nuestras respuestas inmunitarias innatas es crear un ambiente pobre en hierro. En respuesta, las bacterias aumentan su consumo de hierro.

La nueva cefalospporina se une a los canales de hierro y es transportado a través de la membrana externa adicional por el propio sistema de transporte de hierro de la bacteria.

Pero también el hombre permite que ciertos Caballos de Troya provoquen su autodestrucción.
Uno de los tantos efectos del calentamiento global es el Permafrost.

Qué pasaría si de repente nos exponemos a bacterias y virus mortales que han estado “dormidos” durante miles de años, o que nunca antes hemos conocido?

permafrostEl cambio climático está derritiendo los suelos del permafrost -la capa de suelo permanentemente congelada en las regiones polares- liberando virus y bacterias antiguos que han permanecido latentes y vuelven a la vida.
En agosto de 2016, en un remoto rincón de la tundra siberiana llamada Península de Yamal, en el Círculo Polar Ártico, un niño de 12 años murió y al menos veinte personas fueron hospitalizadas después de haber sido infectadas por ántrax.
El brote de ántrax que pudo estar enterrado cientos de años y dejó un niño muerto en Rusia.
La teoría es que hace más de 75 años murió un reno infectado con la bacteria y su carcasa congelada quedó atrapada bajo una capa de permafrost. Allí permaneció hasta una ola de calor en el verano de 2016, cuando se descongeló. Esto liberó el ántrax infeccioso en el agua y el suelo cercanos, y luego en la cadena de suministro de alimentos. Más de 2.000 renos se infectaron, lo que condujo a un reducido número de casos en humanos.
Pero se teme que este no sea un caso aislado.

A medida que la Tierra se calienta, más permafrost se derretirá.
Pero el calentamiento global no tiene que derretir directamente el permafrost para representar una amenaza.
Debido a que el hielo marino del Ártico se está derritiendo, la costa norte de Siberia se ha vuelto más fácilmente accesible por mar.

Como resultado, la explotación industrial, incluyendo la minería de oro y minerales, y la perforación de petróleo y gas natural, ahora se está volviendo rentable.
Estas capas antiguas podrían verse expuestas por la excavación en la minería y las operaciones de perforación. Si todavía hay allí virus viables, esto podría significar un desastre.
Es probable que se trate de bacterias curables con antibióticos, bacterias resistentes o virus. Si el patógeno no ha estado en contacto con los seres humanos durante mucho tiempo, el sistema inmunológico no estaría preparado, de modo que sí, eso podría ser peligroso”.

Los Caballos de Troya…seguramente todos tenemos nuestros Caballos de Troya y nos cuesta reponernos de las sorpresas que nos depara la vida y que han permanecido ocultas.
Cuántas promesas nos encandilan y nos hacen tomar decisiones que a la postre resultan funestas y no solo para nuestra salud.
Pero eso sería tema para otra ocasión…

Dr. Fernando Mendyrzycki
Neurólogo Infantil Universitario (UBA)


 Bibliografía:

*Mattias Stephan et al. “In situ programming of leukaemia-specific T cells using synthetic DNA
nanocarriers”. Nature Nanotechnology, 2017

*Dra. Esperanza Ruiz: “Nanopartículas lipídicas para el tratamiento de la Epilepsia Refractaria” Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDeB) UN La Plata. Mayo 2018

*Revista fitotecnia mexicanaversión impresa ISSN 0187-7380 Rev. fitotec. mex vol.35 no.1
Chapingo ene./mar. 2012

*The Cryosphere IB Times UK Medio ambiente calentamiento global Cambio Climático
Georgette Valentini. Octubre 2018

La conquista del voto femenino

voto1LA HORA DE LAS MUJERES

El 11 de noviembre de 1951, las mujeres argentinas votaron por primera vez.
La historia del voto femenino en nuestro país es una historia de lucha que se remonta casi cincuenta años atrás de su concreción. Desde principios del siglo pasado, de forma cada vez más fuerte las mujeres expresaron su deseo de participar en la arena política ejerciendo su derecho al sufragio. Un primer atisbo de este deseo surge en el año 1889, cuando Cecilia Grierson se convierte en la primera mujer en convertirse en graduada de la carrera de Medicina y participa del Segundo Congreso Internacional de Mujeres. Ocho años más tarde, la militante socialista Alicia Moreau de Justo creó el Comité Pro Sufragio Femenino. Su figura sería muy importante en las décadas siguientes, puesto que también crearía en el año 1918 el primer partido feminista, la Unión Feminista Nacional, que por ese entonces buscaba fundamentalmente la concreción de este derecho civil.

El primer sufragio femenino ocurrió en el año 1911 como una experiencia individual. En ese entonces, la Municipalidad de Buenos Aires se encontraba actualizando el padrón electoral. Julieta Lanteri, que quien como Grierson se había recibido de la carrera de medicina, se presentó ante un juez y, sosteniendo que el llamado no aclaraba sobre el sexo del votante, consiguió una resolución favorable y pudo votar en las elecciones. Poco tiempo después de su voto, el Consejo Deliberante Porteño emitió una ordenanza aclarando que el padrón se basaría en el Registro Civil militar. Las mujeres eran consideradas “incapaces” por el Código Civil de 1871. Por consiguiente, las mujeres no podrían sufragar. Todavía.

En el año 1928 hay otra experiencia, esta vez regional: por iniciativa del entonces gobernador sanjuanino Aldo Cantoni, las mujeres de su provincia votaron por primera vez. En el año 1934 la abogada Emar Acosta fue electa Diputada Nacional, siendo la primera mujer en ocupar un cargo legislativo en toda Latinoamérica. Sin embargo, el voto sanjuanino no replicó el modelo en toda la nación.

"Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos.”

Para que las mujeres pudieran votar, tenía que haber una ley. En eso intentó trabajar el diputado socialista Alfredo Palacios, que el mismo año presentó un proyecto para que se incorporara a las mujeres al padrón. No se trató en tablas. El año siguiente, 1912, se aprobó la Ley Sáenz Peña que estableció el sufragio universal en nuestro país; sin embargo, las mujeres no formaban parte del padrón. Múltiples partidos y legisladores presentaron hasta veintidós proyectos similares al de Palacios en las décadas siguientes a la aprobación de la ley. Ninguno prosperó. En todos los debates parlamentarios surgían prejuicios propios del período, ligados a la supuesta “banalidad”, “inmadurez” o “fragilidad física” de las mujeres. Se las relegaba únicamente al rol de madres y amas de casa. No se veía necesario que participasen en política.

No es sino hasta treinta y cinco años después que se instauraría el voto femenino en nuestro país, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, en el año 1947. Se volvió derecho en nuestra historia a través de la ley número 13.010. En su primer artículo, rezaba lo siguiente: “Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos.”

voto2El día de la promulgación, el 23 de septiembre de ese año, la primera dama Eva Duarte de Perón – “Evita” –, dio un discurso en Plaza de Mayo frente a una multitud. “Mujeres de mi Patria, recibo en este instante, de manos del Gobierno de la Nación, la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo, ante vosotras, con la certeza de que lo hago, en nombre y representación de todas las mujeres argentinas. Sintiendo, jubilosamente, que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria”, dijo.

Eva Duarte había tenido un rol fuerte en la conquista de este derecho en los años anteriores a la promulgación de la ley. Su militancia llevó a miles de mujeres a identificarse bajo su figura: una mujer fuerte que busca hacer valer sus derechos. Fue ella misma quien impulsó la ley, redactada por el senador mendocino Lorenzo Soer, miembro del bloque gobernante. Desde ese entonces, el derecho femenino al voto es reconocido popularmente como un logro histórico del movimiento peronista. Si bien la militancia de Eva Duarte fue crucial para la legislación de la norma, las décadas de lucha previas fueron también muy importantes por la organización femenina que llevó a la conciencia de la importancia de ejercerlo.

Cuatro años más tarde de aprobada la ley, 3.500.000 nuevas electoras acudieron a las elecciones de 1951.
El 64% optó por la fórmula presidencial Perón-Quijano. Así, quedó consolidada en los hechos una pelea histórica de diversos movimientos y diversas mujeres que reconocieron el acceso al voto como uno de sus más íntimas conquistas.


Fuentes:
-Así se promulgó el voto femenino en la Argentina. www.cultura.gob.ar

-Historia de la lucha por el voto femenino. El historiador.

-Participación y luchas por el sufragio político en la Argentina. Conicet
-Origen del voto femenino en la Argentina. Historia y biografías 


Cáncer de mama, detección temprana y prevención

mama119 DE OCTUBRE DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE MAMA

El doctor Alejandro Urrutia nos ilustró sobre historia, actualidad, enfoque terapéutico. Entre todos sus conceptos, destacamos su mirada positiva, que pone énfasis en la actitud del paciente como base para buenos resultados en el tratamiento. Estas son sus principales afirmaciones.

LR: Doctor, ¿Cuál es su visión actual del cáncer de mama?
- Sin duda es un problema médico y social importante porque desgraciadamente es el cáncer más frecuente que puede tener la mujer. La prevalencia ha subido en forma importante desde 1970 hasta nuestros días. Una de cada ocho mujeres puede desarrollar este tipo de cáncer a lo largo de su vida, y si viven hasta los 90 años una de cada siete. La parte positiva es que, al ser el más frecuente, los controles médicos son más precoces y reiterados y el grado de conciencia de los médicos y pacientes es muy alto. Todo esto ha provocado importantes y permanentes avances en el diagnóstico y tratamiento.

LR: ¿Qué nos puede decir respecto al panorama de la enfermedad en nuestro país?
- En la Argentina, como sucede en el resto del mundo moderno, lo que sucede es que los cánceres de mama son más frecuentes en las zonas urbanas pero la mortalidad es más elevada en las zonas rurales porque allí los diagnósticos son más tardíos y los tratamientos menos desarrollados. La incidencia de la enfermedad es de 18 a 20.000 mujeres por año.

LR: ¿Y en el resto del mundo?
- Es de alrededor de dos millones. También influye la raza, se da más en mujeres blancas que en mujeres negras y en algunas etnias como los asquenazis. La mortalidad en el mundo es aproximadamente del 14%. En La Argentina ronda el 17%.

LR: Entendemos que más que nunca debemos hacer énfasis en la prevención. ¿Qué mensaje les daría a los lectores de La Revista en este sentido.
- Podemos HABLAR DE FACTORES DE RIESGO A) Genéticos y B) No Genéticos

Los genéticos no son modificables: edad, sexo, raza, menarca precoz, menopausia.
Sexo: 99% en mujeres, 1% en varones.
Raza: mayor incidencia en raza blanca.
La menarca más temprana y la menopausia más tardía hablarían de la influencia hormonal.
El más frecuente es el esporádico (77%). El grupo de cluster familiares alrededor del 17% y entre un 6 y 12% son hereditarios.

Los no genéticos son modificables: dieta, alcohol, tabaco, sobrepeso, paridad, edad del primer embarazo.
Estos factores no son concluyentes ni definitorios. Actuarían como guías. El cáncer de mama es muy heterogéneo y multifacético.

Con respecto a la prevención, en mama es “secundaria”, quiere decir que no impedimos que la enfermedad suceda sino que tomamos los recaudos para hacer el diagnóstico lo más temprano posible para mejorar la evolución y el pronóstico con tratamientos específicos.

Hacer el diagnóstico preclínico cuando el cáncer se ve pero todavía no se palpa.

Hoy en día no podemos descartar la posibilidad de estar frente a un cáncer por ser más joven.
Ya dijimos que el cáncer de mama es muy heterogéneo y multifacético por lo cual tiene distintas formas de presentación y por ende distintos tratamientos y distintos pronósticos y evoluciones.

LR: Cuándo se debe sospechar un cáncer de mama genético?
a) Mujer con cáncer de mama a temprana edad.
b) Tumores bilaterales simultáneos o multifocales (varios en una misma mama).
c) Cáncer de mama y ovario en la misma paciente.
d) Varios miembros directos en la misma familia y de distintas generaciones.
e) Asociación con otros tumores familiares, (páncreas, melanoma, colon, ovario).
f) Etnia askenazi.
g) Cáncer de mama en el hombre.

Frente a una sospecha hay que hacer la consulta genética y el especialista decidirá si hay que hacer algún estudio y cuál o cuáles mutaciones hay que investigar.
Las mutaciones más conocidas son la BRCA 1 y la BRCA 2.

LR: ¿Qué nos puede decir de la incidencia del avance tecnológico en los diagnósticos y tratamientos?
- Afortunadamente a lo largo de los años el desarrollo de la tecnología ha transformado a la medicina. Nuestra especialidad no escapa a estos avances. Los procedimientos preventivos han mejorado los pronósticos, los resultados y el abordaje quirúrgico en general del cáncer de mama y tratamientos complementarios. Desde el punto de vista del tratamiento radiante se avanzó también muchísimo siendo más efectivo y específico y con menos efectos indeseables. Hoy en día tenemos un arsenal quimioterápico para cubrir las distintas necesidades incluyendo además la hormonoterapia e inmunoterapia. En ese contexto, lo auspicioso también es que la mujer participa mucho más de su tratamiento, tiene el derecho y la obligación de saber lo que tiene y cuáles son las opciones terapéuticas. Se involucra.

mama2LR: Quizás porque tiene más conciencia sobre el tema.
- La mujer sabe que tiene dos órganos que son potencialmente malignos, por lo tanto se controla desde el vamos. Por otro lado los médicos empezaron a transformarse de ginecólogos, que solo inspeccionan a la mujer del ombligo para abajo, a ginecólogos y mastólogos, que también se ocupan de las mamas.
Volviendo al scaneo, la primera mamografía, llamada “de base”, ahora se hace a los treinta y cinco años cuando antes se hacía a los cuarenta y cinco. Eso en caso de que sea una mujer “normal”.
La paciente con antecedente familiar se lo hace a partir de los treinta. Y la paciente que tiene BRCA 1 Y BRCA 2 positivo, tras un estudio genético, se hace a partir de los veinticinco con control clínico, ecografía y resonancia. Entre los treinta y cinco y los cuarenta, si no hay ningún motivo que lo justifique, no se realiza. Entre los cuarenta y los cincuenta se puede discutir si se hace todos los años o cada dos años. En Argentina se hace todos los años, pero en el resto del mundo en general cada dos años según el caso. A partir de los cincuenta es anual. El límite para hacerse el estudio no tiene una respuesta establecida. Hay algunas mujeres de setenta y cinco años que tienen un treinta y cinco o cuarenta por ciento de sus glándulas mamarias. Y tenemos mujeres de cuarenta y seis que tienen una involución adiposa que no quiere decir que no puedan hacer cáncer de mama pero que la cantidad de parénquima es más reducida. Se sigue estudiando a la mujer año por año mientras siga teniendo parénquima evidente. Cuando disminuye notoriamente se hace una mamografía con intervalos mayores.

LR: Muchas mujeres afirman que la mamografía es un procedimiento muchas veces difícil de sobrellevar.
- Pero es necesario. Hay que hacerlo. El procedimiento de la mamografía es doloroso dependiendo de: por un lado, el umbral del dolor de cada paciente, las características de la mama de cada paciente y la técnica con la que se realiza. Aunque el aparato sea automático, si el técnico coloca mal la mama en el senógrafo va a generar dolor. En algunos casos sí es doloroso, pero es tan importante hacerse el estudio que es preferible la molestia.

LR: Doctor, hablamos de los beneficios de la ciencia, en los avances. En paralelo, ¿cuánto incide el propio paciente en el enfoque del tratamiento a seguir?
- Por un lado, está todo lo que hizo la medicina para el tratamiento de ésta enfermedad: cirugía, radioterapia y tipos de tratamiento sistémicos. Todo esto, hablando en general, va a dar el cincuenta por ciento del pronóstico. El otro cincuenta por ciento es de cada mujer. Como dijimos antes, la paciente tiene el derecho y la obligación de saber qué es lo que tiene y cuáles son las opciones terapéuticas. El médico tiene la obligación de hacérselo conocer. La paciente tiene que participar en la decisión. Siempre se ha tratado de individualizar el tratamiento porque todas las personas somos distintas. No hay dos cánceres que sean iguales, porque no hay dos mujeres que sean iguales. En ese camino se está avanzando con los estudios genéticos. Genéticamente se puede saber si un cáncer tiene mejor o peor pronóstico, si responde mejor o no a determinada terapia sistémica.

LR: Lo emocional cobra entonces un valor significativo.
- Absolutamente. Cuando se termina la primera consulta, generalmente le digo a la mujer “Mire señora, yo quiero que lo que usted se lleve hoy de acá es que tiene la enfermedad más frecuente. Eso ha hecho que se haya estudiado mucho y hoy hay infinidad y todo tipo de tratamientos. Pero todos esos tratamientos van a andar bien si usted anda bien. Hoy intentar negar que la parte emocional de una paciente no tiene influencia es imposible. Yo siempre trato de tratar a las pacientes como me gustaría que me traten a mí. No quiero que me mientan. Pero después hay formas distintas de presentar un diagnóstico. Hay que darles la mitad de vaso lleno a las pacientes. Aunque tengan mal pronóstico. No se le puede decir “usted tiene mal pronóstico, se va a morir antes de los veinticinco”. Hay que tratar de que se lleve algo positivo de la consulta.

LR: Es el principio de un buen camino por delante.
- Por supuesto. Debemos ver lo bueno, aquello que nos de esperanza y aferrarnos a eso. La mujer ya sabe que el cáncer de mama es frecuente. Por ser el más frecuente hay muchas opciones terapéuticas que están protocolizadas y se hacen de la misma forma que en el resto del mundo. Es importante que les pidan a sus médicos que las controlen. Esta enfermedad pasa a ser en muchos casos crónica y los tratamientos que hay son para que el paciente evolucione mejor. Pero todo lo que hizo la medicina en sus avances es tan importante como el estado de ánimo de cada paciente. El paciente tiene que “ayudar” a los médicos tratantes y a los avances de la medicina.


Según la Asociación Americana del Cáncer, cualquiera de los siguientes cambios inusuales en la mama puede ser un indicio de cáncer de mama:

- Inflamación de la mama o parte de ella.
- Irritación cutánea o formación de hoyos.
- Dolor de mama.
- Dolor en el pezón o inversión del pezón.
- Enrojecimiento, descamación o engrosamiento del pezón o la piel de la mama.
- Una secreción del pezón que no sea leche.
- Un bulto en las axilas.

* La paciente tiene el derecho y la obligación de saber qué es lo que tiene y cuáles son las opciones terapéuticas.
* El cáncer que se diagnostica cuando se ve pero todavía no se palpa tiene mejor evolución y pronóstico.
* Los estudios de expresión génica del tumor disponibles marcan el futuro para la evaluación del tratamiento y el pronóstico.

Datos al margen

mama3- El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia de cáncer de mama está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales. Aunque reducen en cierta medida el riesgo, las estrategias de prevención no pueden eliminar la mayoría de los casos de cáncer de mama que se dan en los países de ingresos bajos y medios, donde el diagnóstico del problema se hace en fases muy avanzadas. Así pues, la detección precoz con vistas a mejorar el pronóstico y la supervivencia de esos casos sigue siendo la piedra angular del control del cáncer de mama.

- Argentina, luego de Uruguay, es el país de América con la tasa de mortalidad más alta por cáncer de mama (con 19,9 y 22,7 defunciones cada 100.000 mujeres respectivamente). Mientras que Bolivia y Perú tienen las tasas más bajas (con 7,2 y 8,4 defunciones cada 100.000 mujeres respectivamente).

- Las tasas de supervivencia del cáncer mamario varían mucho en todo el mundo, desde el 80% o más en América del Norte, Suecia y Japón, pasando por un 60% aproximadamente en los países de ingresos medios, hasta cifras inferiores al 40% en los países de ingresos bajos.

- Al principio, es posible que el cáncer de mama no cause ningún síntoma. Puede que el bulto sea demasiado pequeño para ser palpable o para provocar cambios inusuales que puedas detectar por tu cuenta. Con frecuencia, aparece una zona anómala en una mamografía de detección (radiografía de la mama), lo que lleva a más análisis.

- No obstante, en algunos casos el primer indicio de cáncer de mama es un bulto o masa reciente en la mama que pueden palpar tú o tu médico. Un bulto indoloro, duro y con bordes irregulares tiene más probabilidades de ser cáncer. Pero a veces los bultos cancerosos pueden ser blandos, suaves y redondeados. Por eso es fundamental que tu médico examine cualquier aspecto sospechoso.


urrutiaPERFIL DEL ENTREVISTADO

El doctor Alejandro Urrutia es especialista consultor en Ginecología del Colegio Médico de la provincia de Buenos Aires.

Es médico consultor del Servicio de Ginecología y Patología Mamaria del Hospital Rivadavia. Miembro vitalicio de la Sociedad de Mastología. Ejerce en el Sanatorio Juncal.

La Revista Septiembre 2019


 

berner150"Hablar de adolescencia es hablar de los padres"

El doctor Enrique Berner no duda en afirmar que son los padres quienes tienen que abrir espacios de comunicación adecuados para hablar con sus hijos, acompañarlos, entenderlos y protegerlos en un momento de la vida de tantos cambios.

 

Leer más...

ed_inclEducación Inclusiva.

En la década de los 80 se comienza a utilizar a nivel educativo un nuevo término que da respuesta a la exclusión vivida por mucho tiempo por algunas minorías...

Leer más...

favaloro150

Favaloro siempre vuelve

O nunca se fue. Basta con imaginar un diálogo con el famoso cardiocirujano argentino para verificar
la actualidad de sus ideas respecto de la realidad argentina y el camino de la educación...

Leer más...

Favaloro siempre vuelve

favaloro_1HOMENAJE DE LA REVISTA A TODOS LOS MAESTROS

O nunca se fue. Basta con imaginar un diálogo con el famoso cardiocirujano argentino para verificar la actualidad de sus ideas respecto de la realidad argentina y el camino de la educación como vía necesaria para la solucionar los problemas endémicos del país.

- Doctor, usted no se fue.
- ¿A usted le parece?, ¿Por qué lo dice?

- Lo leo y es como si el tiempo no hubiera pasado…
- Puede ser... nuestro país…

- Sigue ahí, detenido.
- No sé si esa es la palabra, pero que está en el mismo lugar seguro. En ese sentido sí, el tiempo no pasó.

- ¿Le duele?
- ¿Recuerda cuando decidí regresar de los Estados Unidos?

- Por supuesto, tenía una carrera promisoria, un futuro asegurado…
- Y volví.

- ¿Por qué lo hizo?
- Porque me dolía.

- Se lo agradecemos doctor.
- Mire, no hay mérito en hacer lo que uno siente con convicción. Era lo menos que podía hacer por la Argentina que me formó y que me sigue gustando a pesar de todos sus defectos. Volví para trabajar, enseñar y formar un grupo humano capaz de seguir solo cuando ya no estuviera más.

- La Fundación, generaciones enteras de profesionales. Ahí está el legado.
- Es mi orgullo. Pero no es mérito mío, yo he sido producto de un país que ha hecho muchas cosas bien, que ha invertido en su gente, que ha pensado con visión de futuro. Ese país tampoco se fue.

- Ha estado en hombres que como usted creyeron en un porvenir que no iba a ver ni disfrutar. ¿En quiénes piensa?
- En los grandes maestros.

- ¿Han sido muchos?
- Más de lo que se imagina. No quiero nombrar ni a 10, ni a 20. Todos ellos fueron iguales en algo.

- ¿En qué doctor?
- En el mensaje que nos dieron: que nada se consigue sin esfuerzo. Así que nosotros realmente teníamos que estudiar. Teníamos que estudiar tremendamente no solamente en clase, si no fuera de nuestras clases. En nuestras casas, fuera de hora. Eso traté yo de transmitirlo a mis alumnos y si pudiera hoy les diría lo mismo: que en esta era en que el facilismo invade muchas áreas, que entiendan que no se llega a nada sin esfuerzo. No existen los genios. Sí habrá uno que tiene un poquito más de neuronas que el otro. Pero si no pone trabajo, esfuerzo, dedicación, sacrificios, no llega a ningún lado.

- ¿Qué otras enseñanzas le inculcaron esos docentes que le sirvieron para toda la vida?
- Ahora se me ocurre rescatar una: que los ciudadanos nos debemos a la comunidad, sin diferencias, por encima de las antinomias. Y ese valor, quiero aclarárselo, me lo legaron profesores de todos los sectores: conservadores, radicales, socialistas, anarquistas.

- Seguramente aspiraban todos ellos a la construcción de un país posible en la disidencia.
- Mire, usted sabe que yo estuve doce años como médico rural en Jacinto Aráuz, La Pampa. Esa experiencia consolidó aquello que me quisieron enseñar mis profesores, porque fue entonces que aprendí en carne propia el profundo sentido social de la vida, entender que sin compromiso social, mejor no vivir. Porque la verdad es que uno no solamente debe vivir para sí mismo, sino que debe vivir para la comunidad y hacer algo por el mundo en que uno vive.

- ¿Qué aprendió de esos docentes cuando eligió ser médico?
- La idea vital de que la conciencia del paciente era tan importante como su dolencia orgánica. Que saber interpretar el alma de la persona enferma ayuda en la decisión del tratamiento a seguir. Fuimos educados en una facultad donde los profesores, de una calidad moral excepcional y una transparencia ejemplar, conocían a sus estudiantes. Eran bellísimos seres humanos antes que médicos. Hombres completos, todos ellos, que hablaban de una forma de vivir y, además, enseñaban medicina.

- Tenían una mirada del paciente como un ser humano único, particular.
- Hablamos de lo mismo. En eso tampoco debería haber un tiempo. Mejor dicho, aunque pasen los años, esa forma de ver el mundo no debe cambiar. El universitario tiene que hoy formarse para que entienda que su tarea no termina en lo específico y que tiene que aportar teniendo la suerte de haber llegado a la universidad para que esta contribuya a que la sociedad sea cada vez mejor, cada vez más solidara, cada vez más justa.

- Sin prejuicios de ninguna índole, como dijo una vez.
- Puede ser, he dicho tantas cosas…

- También alguna vez dijo que debe entenderse que todos somos educadores.
- Sí, así es, y en cada acto de nuestra vida cotidiana tiene implicancias, a veces significativas. Por eso nada mejor que enseñar con el ejemplo.

- Y comprometerse, si me permite citarlo nuevamente.
- Vuelvo a insistir en que todos, principalmente aquellos que más posibilidades y herramientas tenemos, tenemos que estar dispuestos a comprometernos a luchar por los cambios estructurales que nuestro país y toda Latinoamérica demanda -principalmente en educación y salud-.

- De lo contrario, “seguiremos siendo…
…testigos de esta sociedad injusta donde parece que el tener y el poder son las aspiraciones máximas”. Esta frase la dije hace un montón de años y sigue penosamente vigente. También me enojé en alguna oportunidad al afirmar que “no se puede creer que el mercado lo resuelve todo”. Es un tema que me sigue molestando. Pero como hombre optimista estoy convencido que a esta sociedad consumista, cegada por el mercado, la sucederá otra que se caracterizará por el hecho trascendente de que no dejará de lado la justicia social y la solidaridad.

- ¿Cómo lograrlo doctor? No parece sencillo.
- Nada es sencillo. Pero hay que hacerlo alguna vez. De algo estoy absolutamente seguro y es de que el cambio de rumbo sólo puede lograrse a través de la enseñanza.

- Si usted estuviera a cargo del Ministerio de Educación, ¿cuáles serías los objetivos principales de sus políticas públicas?
- Una que aspire a la excelencia desde los niveles inferiores, accesible para todos, y que además de impartir conocimientos consolide los principios éticos de los jóvenes, profundice su amor por la democracia, la identidad nacional y la conciencia social.

- Una aspiración aún pendiente…
Favaloro_2- Como muchas otras cosas en nuestro querido país. Mire, desde que tengo uso de razón vengo escuchando que éste es un extraordinario país. ¿Por qué en la realidad no lo es? Creo que de una vez por todas tenemos que sacarnos la careta y entender por qué estamos así. Si lo entendemos, lo vamos a resolver; si no queremos, no lo resolveremos. La amoralidad existe en todos los niveles: desde los ministerios hasta el pueblo en general. Porque todos buscamos el acomodo, el camino fácil. Cuando aparece un problema, el argentino lo soluciona así. El camino es ir a la profundidad de las cosas para saber en qué nivel estamos, dónde están los problemas, y los vamos a resolver. Si no analizamos esto en profundidad estaremos soñando siempre con el gran país que nunca vamos a ver realizado.

- ¿Responsabiliza a alguien en particular por esta situación?
- Siento que todos somos culpables, pero si hubiera que repartir responsabilidades las mayores caerían sobre las clases dirigentes. Las razones de nuestro atraso son profundas, como le decía antes, y el único camino es la educación, no hay otro. Al pueblo argentino hay que educarlo y esa es una obligación de los gobiernos. Al pueblo hay que hacerle entender que si combinamos un mundo social con libertad, las cosas las vamos a resolver. Pero también hay que enseñarle que tiene derechos y obligaciones. No sólo derechos, sino también obligaciones que cumplir. Debe trabajar, producir, dedicarse intensamente.

- Se lo ha tildado doctor –incluso sus mismos amigos– de ser demasiado idealista.
- Y yo les respondo igual que siempre: que soy realista. Podríamos hablar horas y horas para explicar cómo las cosas se han hecho al revés por decenas y decenas de años. Yo soy de los que creen que a este pueblo todavía se lo puede educar en otro sentido. Tenemos cosas tremendamente positivas. No podemos negar que el latino, “per se”, tiene una serie de condiciones naturales que lo han hecho destacable. ¿Cómo es posible que los argentinos que van a los EE.UU. y Europa se destaquen? Es porque realmente tienen condiciones sobresalientes, y ello es así porque la naturaleza los ha dotado de una suficiente cantidad de neuronas. Pero lo que pasa es que por intereses creados, por gente que tiene mucho interés en que la cosa siga así, se han escapado de la realidad. Es hora de que entendamos que esta tragedia tremenda que vivimos no es una cosa de casualidad, tiene una explicación y si no se la queremos encontrar es porque queremos ponernos la careta, sin ninguna duda.

- Sacarse la careta es comprometerse.
- Mire, usted me decía al principio de la charla que yo no me había ido.

- Así es.
- Bueno, tiene razón. Pero pongamos mejor que vuelvo siempre. Porque sabe una cosa, aún con todos sus defectos este país cada día me gusta más. Como todos, habré tenido algún momento de desesperanza y hastío. Pero vuelvo, las veces que haga falta, para repetir que no pierdo las esperanzas de que algún día cada uno de nosotros empecemos a resolver los problemas argentinos y construyamos un país honestamente.

- Gracias doctor.


 

Fuentes:
“Panorama de la práctica actual de la medicina y de nuestra sociedad”,
por René Favaloro

Entrevista a René Favaloro.
www.bernardoneustadt.org

Conferencia “Ciencia Educación y Desarrollo”, Universidad de Tel Aviv, mayo de 1995

“Recuerdos de un médico rural”.
René Favaloro

Favoloro, la ciencia y el compromiso social. El Cronista

René Favaloro a corazón abierto.
El historiador

Favaloro, el pensamiento médico detrás de la eminencia médica.
Favaloro incorruptible. De Ariel Bibbo

 

Educación Inclusiva

educ_inclu(“yo anduve siempre en amores, que me van a hablar de amor”)

En la década de los 80 se comienza a utilizar a nivel educativo un nuevo término que da respuesta a la exclusión vivida por mucho tiempo por algunas minorías, como las etnias o la población con discapacidad, consecuencia de la opresión y violación de los derechos humanos que han sufrido los diferentes grupos minoritarios, por los discursos hegemónicos.

Es el término de Integración; éste es entendido comoun principio que orienta, ayuda y mentaliza a aceptar que la sociedad está formada por seres diferentes. Concibiendo así la integración desde una perspectiva social reformulando el contexto para responder a una integración no sólo física, sino a un principio de normalización donde los alumnos sean aceptados y atendidos de acuerdo a sus características.

Este concepto de Normalización se refiere a que las personas con discapacidad puedan acceder a una vida normal con su condición personal, permitiéndoles la igualdad de derechos y el tener un ritmo de vida acorde con su edad y contexto. “No se normaliza a las personas, sino al entorno y al ambiente”.

La integración escolar debe permitir el desarrollo integral, personal, intelectual y la autonomía social, a través de algunos principios como:

• Reconocer la educación como un derecho general.
• Cambiar la imagen y concepción que se tiene sobre la discapacidad.
• Concebir la integración como un proceso continuo.
• Elaborar proyectos educativos individualizados.
• Integrar a las personas con discapacidad en instituciones regulares.
• Generar calidad en el sistema educativo para responder a las diferencias individuales.

El término Inclusión, que surge en la década de los 90, una época en donde se comienza el reconocimiento de los derechos de las personas en situación de discapacidad.

El concepto de inclusión comunica más claramente y con mayor exactitud, que todos los niños y niñas necesitan estar incluidos en la vida educativa y social de las escuelas, del barrio, y en la sociedad en general, no únicamente dentro de la escuela ordinaria.

La atención en las escuelas inclusivas se centra en cómo construir un sistema que incluya y esté estructurado para hacer frente a las necesidades de cada uno de los alumnos.

No se asume que las escuelas y aulas tradicionales, que están estructuradas para satisfacer las necesidades de los llamados “normales” o la mayoría, seas apropiadas y que cualquier estudiante deba encajar en lo que ha sido diseñado para la mayoría. Por el contrario, la integración de estos alumnos lleva implícita que realmente estén incluidos y participen en la vida académica.

De aquí la responsabilidad del equipo docente de la escuela, ya que tiene que acomodar ésta a las necesidades de todos y cada uno de sus alumnos.

En el modelo de integración, los niños con discapacidad pasaban mucho tiempo fuera del aula recibiendo apoyo. En las escuelas inclusivas ningún alumno sale del aula para recibir apoyo, sino que el apoyo se recibe dentro del aula, lo que exige que los recursos estén en la misma y los profesores de apoyo realicen una importante tarea de coordinación con el profesor tutor.

La inclusión no se produce por si misma sino que requiere un cambio en la política educativa y en el funcionamiento de los centros. Esta es contraria a la competición, es una cuestión de derecho, de equidad, de lucha contra la desigualdad. Su fin es que todo ciudadano pueda recibir una educación acorde a sus características, que se constituya en la puesta de entrada a la sociedad del conocimiento.

Algunos consideran las Escuelas Especiales como altamente segregadoras ya que contienen estudiantes con distintos grados de discapacidad y contradicen la ampliación de derechos que se vienen produciendo desde hace décadas y que pugnan para que el modelo educativo contenga a todos sin importar las características individuales que, por otra parte difieren entre distintos sujetos porten o no discapacidad.

La convivencia de estudiantes con distintas capacidades lleva a que se conozcan y se acepten las diferencias como algo natural rompiendo con la tendencia histórica a la invisibilización que persigue a las personas con discapacidad desde siempre.

Desde el punto de vista teórico un músico diría que estos conceptos “suenan bien” incluso muchos expertos en políticas educativas señalan que la inclusión es positiva pero que ello no se trata simplemente de incrustar (palabra que suena más dura que incluir) estudiantes con características especiales en un marco institucional que no esté preparado, sino que, sin todas las reformas y los apoyos necesarios (que llevan muchos años de preparación) se lanza a un número importante de personas a una aventura que no tendrá un final feliz.

Si a ello sumamos que en diversos países como el nuestro donde las crisis económicas son más que evidentes y en los cuales representantes gremiales, educadores e incluso asociaciones de apoyo a las personas con discapacidad sospechan que el intento se debe más a recortar gastos que a políticas inclusivas.

Está claro que mientras se lanzan estas políticas se prevee que en el transcurso de 7 años se cerrarán el 70% de las instituciones educativas oficiales dedicadas a la Educación Especial con sus respectivos profesorados.

A todo esto, nadie se pregunta que sienten los niños con necesidades educativas especiales que siguen “incluídos” en escuelas comunes y llegan a 5to y 6to grado sin alfabetizarse(¡!!)??. Estos niños tienen retraso madurativo y si quieren retraso mental pero NO SON SONSOS!! y perciben claramente que son diferentes y perciben claramente que la brecha entre sus compañeros y ellos aumenta día a día. También esto es percibido por sus padres que claman porque se los haga rehacer etapas ya que no alcanzan, en un año lectivo, a cumplir los objetivos que tienen que cumplir desde hace años. Este requerimiento es sistemáticamente negado por las escuelas que cumplen “ordenes que emanan del Ministerio (o Secretaría) de Educación que aceptan que haya aulas con un promedio de 35-40 niños por aula (públicas y privadas).

Y así llegan al consultorio con una carga de angustia (padres y niños) que es difícil de contener, (con enuresis, encopresis, broncoespasmos, tendencia a aislarse, conductas disruptivas) para que les ayude a gestionar una maestra integradora que, a duras penas y luego de meses de gestión, “asistirá” a esos niños 2 (DOS) hs semanales (¡!!), para que haga algo y me comunique con las escuelas, para que les ayude a gestionar un certificado de discapacidad que permita que las obras sociales les cubran psicopedagogía, psicología, fonoaudiología, y siguen las especialidades…

¿Cómo les explico las hermosas teorías sobre la inclusión?, ¿Cómo les explico que la Escuela Especial no es la que ellos quieren para sus hijos pero es la que sus hijos necesitan?

La persistencia de Escuelas Especiales atañen al modelo educativo al que cualquier gobierno puede aspirar y nos guste o no son decisiones políticas.

Pero debe quedar claro que el modelo inclusivo debe ser puro en intenciones y no se debe aplicar disfrazado. Llevará tiempo, si es que hay buenas intenciones, y no se puede aplicar por una simple ley que lo imponga.

Yo anduve siempre en amores. Qué me van a hablar de amor...

 

Dr. Fernando Mendyrzycki
Neurólogo Infantil Universitario (UBA)


 Referencias:

Gaviria, (1992). Por completar.
Arnaiz Sánchez, Pilar (1996). El reto de educa en una sociedad
multicultural y desigual.
En A. Sánchez Palomino y otros (Co Almería:
Servicio de Publicación de la Universidad, p. 61 – 90. Universidad de Murcia, España.

De la integración a la inclusión: evolución del concepto.
4 ABRIL, 2016 / CORALELIZONDO
De la integración a la inclusión: breve historia de
la Escuela inclusiva. Eduardo Martínez Gómez

REVISTA EL cisne “El final de la Educación especial? Abril 2019


 

“Hablar de adolescencia es hablar de los padres”

El doctor Enrique Berner no duda en afirmar que son los padres quienes tienen que abrir espacios de comunicación adecuados para hablar con sus hijos, acompañarlos, entenderlos y protegerlos en un momento de la vida de tantos cambios.

adolesc320LR: ¿Cómo definiría bajo su criterio la adolescencia?
- Hablar de adolescencia es hablar de un momento del curso de la vida. No es una etapa de transición entre la niñez y la edad adulta. Es una etapa de la vida muy particular donde surgen un montón de circunstancias que la hacen diferente a otros momentos, tanto de la niñez como de la adultez. Por eso no podemos decir que el adolescente es un “chico grande” o que es un “adulto chico”. Sino que es un adolescente, y como tal, hay que encararlo, mirarlo y escucharlo desde el punto de vista médico de forma totalmente diferenciada de un niño o un adulto.

LR: ¿Cuáles son esas características?
- Los cambios biológicos, la adaptación al medio social y cultural en el que viven, y una maduración desde el punto de vista biológico tanto corporal como cerebral, que lo instala en un lugar diferente. Si bien en la etapa de la niñez los padres son los que contienen y son los que actúan como escudo frente a los efectos que puede o no otorgar la sociedad, la cultura y el medio ambiente, en la adolescencia se genera una apertura y el contacto se vuelve inminente. Por lo tanto quienes no están preparados o acompañados pueden ser perjudicados por no poder interpretar ese contacto o por estar, como digo yo, en una situación de riesgo frente a un montón de circunstancias. O sea, los adolescentes no son un riesgo, sino que están en riesgo. Como tal, uno tiene que dar un marco de contención y protección para poder entenderlos y acompañarlos en este proceso.

LR: ¿Depende tanto de lo biológico como de lo cultural entonces?
- Efectivamente. Esta apertura que hacen los padres, donde los escudos de protección se dejan un poco abiertos para que los chicos tomen sus primeros contactos y vayan desarrollando a partir de ahí sus propios proyectos, hace que la realidad del adolescente se transforme en una situación de vulnerabilidad. Porque las influencias del medio ambiente, las circunstancias sociales y económicas, o la misma genética si la definimos dentro del campo de la epigenética, lo ponen más vulnerable al adolescente. Al mismo tiempo hacen que tengan que enfrentarse a situaciones que a veces no pueden definir.

LR: ¿Puede empezar antes o después esta etapa?
- Los cambios biológicos pueden aparecer en las nenas a los ocho años de edad. Y esto también es interesante saberlo porque debemos estar preparados para poder detectar esto y desde ese minuto poder acompañarla. Lo habitual es que los cambios biológicos empiecen a los nueve o diez años, y a partir de ahí son cuatro años más o menos para que se completen. En las mujeres es todo lo que tiene que ver con el desarrollo mamario, la aparición de vello pubiano, la aparición de la menstruación, hasta que un tiempo después de su primer período completan los cambios puberales. En los varones el primer síntoma es el agrandamiento de los testículos y a partir de ahí surge todo el resto, como la aparición del vello y la transpiración, que demora más o menos cuatro años en concretar sus cambios. Pero como decía, es variable. Por eso los pediatras debemos estar preparados para poder orientar a la familia para que ayude al adolescente a que esté listo para estas circunstancias que van a acontecer.

LR: ¿Cuáles son los otros cambios a los que el adolescente está sujeto? Porque, por ejemplo, hay algunos adolescentes que empiezan a trabajar a los doce años.
- Hay situaciones que uno esperaría que no acontecieran, como ésta que usted dice. Uno esperaría que un chico de doce o trece esté en la escuela. A veces estas circunstancias ponen a un chico en una situación de alta vulnerabilidad. Lo esperable es que un chico en esta etapa de la vida esté estudiando y preparándose para poder enfrentar el futuro desde un lugar del conocimiento. Pero como dice usted, no solamente son cambios biológicos sino también cambios emocionales los propios de esta etapa. Los adolescentes tienen que transitar por circunstancias que a veces los ponen en alto riesgo, como por ejemplo el consumo del alcohol o drogas, el inicio de las relaciones sexuales, la definición de la propia identidad sexual. Y como eso un sinfín de circunstancias. Por eso decimos que quienes asistan o acompañen en el crecimiento a estos jóvenes tienen que estar preparados para manejarlas. Tienen que comprender que los chicos toman, que pueden tener contacto con las drogas, que pueden tener relaciones sexuales no protegidas. Y esto es lo que tenemos que hacer nosotros. Si no conocemos como enfrentar a un chico y pretendemos darle un espacio normativo como “no tenés que tomar, no tenés que tener relaciones sexuales, no tenés…”. Toda esa situación, que lo pone al profesional en un lugar más hegemónico y no de poder hacer que el otro lo escuche, es a veces difícil. Nos quedamos tranquilos creyendo que dimos todo el mensaje pero lamentablemente debo decirles, gracias a mi experiencia, que los adolescentes difícilmente puedan escuchar este tipo de discurso. La adolescencia es un tiempo de cambio, de adaptación, no solamente biológica sino emocional. Los profesionales que acompañen o que crean que están en condiciones de atender a estos jóvenes deben estar también preparados para poder escuchar, acompañar y hablar de cosas, que tal vez un pediatra no lo hace. Por estudios estadísticos puedo decirlo con certeza. Hablar por ejemplo del abuso, de la violación, de circunstancias que muchas veces los jóvenes transitan y pocas veces preguntamos.

LR: Los padres frente a todos los cambios que ha habido últimamente, la nueva realidad en la que están inmersos los jóvenes, se encuentran con pocas herramientas y llegan a la consulta impotentes frente a la situación de no poder llegarles a los hijos, de no poder ponerles los límites. ¿Qué nos podría decir al respecto?
- Los padres tienen que estar preparados para este tiempo de la vida. Son ellos los que tienen que adaptarse, comprender, abrir espacios de comunicación con sus hijos para que ellos sepan que sus padres los van a acompañar y escuchar. Ahora, si pensamos que como padres podemos dar por sobreentendido dando indicaciones como, por ejemplo, “cuando van a salir cuidate”… “Cuidate” es una palabra vacía, no dice nada. En todo caso el padre tiene que haber hablado con el hijo del alcohol, de las relaciones no protegidas, haber tenido la posibilidad de hablar del uso excesivo de la tecnología. Pero claro, si los adolescentes ven a sus padres que están todo el tiempo con la tecnología, donde no hay comunicación con los hijos, es un problema. Este espacio de comunicación se construye desde la niñez y no a los dieciséis años cuando el chico viene alcoholizado. Las familias son las responsables de facilitar el acompañamiento a sus hijos. No es que los hijos tienen que facilitarle a los padres que los acompañen, sino que son los padres los que tenemos que ocuparnos de que ellos se sientan acompañados, no invadidos, pero que al mismo tiempo que sientan que tienen la seguridad de que los vamos a escuchar y asesorar de la mejor manera.

LR: ¿Quién es el que transmite el mensaje que usted nos da? ¿El pediatra, la escuela, la sociedad, los medios de comunicación?
- Es responsabilidad de todos los que tenemos que estar presentes en esta etapa de la vida. Los padres, los pediatras, todos. Un padre que no le puede poner un límite a un chico entre los dos y los cuatro años de edad, para que éste alcance lo que se conoce como nivel de tolerancia a la frustración, circunstancia que le permite al niño aceptar que hay un otro que da normas y reglas, es aquel que va a tener un adolescente con mucha dificultad porque este adolescente no va a haber aprendido que hay normas y reglas que hay que respetar.

LR: Los pediatras tenemos claro que en el primer año hay una consulta mensual de control. En el segundo o tercer año de vida son más espaciadas, pero son controles pondoestaturales o de algún nivel de inmunización. Yo creo que, supóngase por ejemplo a los siete u ocho años, se habla poco de lo que va a venir con estos chicos con los padres.
- La responsabilidad es de los pediatras, del ámbito educativo, del medio social y político, que tiene que dar una formación suficientemente contundente para decirles a los padres “papá tenés que llevar a tu hijo una o dos veces por año a que lo vea el médico”. A los médicos lamentablemente algunas veces nos toca atender a un niño detrás de otro y no tenemos la capacidad de sentarnos a hablar con los padres. Aprovechando todas esas oportunidades que tuvimos perdidas, a un papá con un niño de seis podemos decirle “mirá, en dos años puede cambiarle el cuerpo. ¿Hablaste con él? ¿Le hablaste de lo que tiene que ver con las normas, de que hay que tener cuidado?”. Hay que aprender a que el chico adquiera autonomía, seguridad y responsabilidad.

LR: Tampoco es cuestión de una sola charla. Creo que son muchas las charlas que hay que tener y nunca pensar que el chico entendió, porque creo que una de las características es que el adolescente no es muy capaz de comprender la relación entre una conducta y las consecuencias de esa conducta.
- Es verdad lo que usted dice. El cerebro no está totalmente maduro y suficientemente capacitado para que el frontal le ponga una situación de responsabilidad, por decirlo de alguna manera. Todo funciona más por impulsividad, tiene que ver con el aquí y ahora. La recompensa ya no existe en este tiempo de la vida. No es que “cuando termines el colegio te voy a regalar un viaje a Cancún”. No, te contesta el chico, “a mí me interesa jugar al Fortnite. Comprame un joystick porque se me rompió”. En base a esto nosotros tenemos que ayudarlos a comprender que hay determinadas cosas que los puedan lesionar, con secuelas, y hay circunstancias en las cuales van a transitar necesariamente como parte del proceso de maduración y crecimiento. Ahora, si yo como padre permito que haya una “previa” en mi casa, estoy facilitando que mi hijo se alcoholice en cualquier lugar. Si yo en mi casa estoy permitiendo que circulen drogas estoy facilitando su consumo. Si yo no tengo respeto por mi pareja porque promuevo la violencia estoy promoviendo que un chico sea de esta forma. No son ellos, somos nosotros. Los adultos somos los que tenemos que dar un marco identificatorio. ¿Van a consumir? Es probable. ¿Van a tomar alcohol? Es probable. Pero, ¿cuántas veces van a hacerlo si uno les pudo explicar que una vez alcanzó para darse cuenta del lugar donde los pone? No son los chicos los culpables porque tomaron, somos nosotros los que les facilitamos ésta cultura.

LR: ¿El rol de los padres, el rol de la autoridad, está un poco debilitado en estas nuevas generaciones de padres? Si es así, ¿a qué lo atribuye?
- Creo que más que autoridad diría lugar de identificación. Los padres también han perdido un poco el norte. En los últimos veinte años ha habido una transformación, y los padres mismos cuentan cómo a ellos mismos les cuesta aceptar normas y reglas. Hoy los paradigmas de la adolescencia han cambiado. No son los mismos de hace diez años. Aunque la adolescencia es la misma que la que contaba Sócrates en el siglo IV antes de Cristo: los adolescentes son irreverentes, no responden a los adultos, son contestatarios, se llevan todo por delante. Ahora, hoy se agregan aditamentos que tienen que ver con riesgos. Las redes sociales, el exceso de la tecnología, el contacto con el alcohol, el contacto con la sexualidad, la información equivocada los ponen en riesgo. Hay padres que tienen miedo de que a los hijos les pase algo y les permiten “por temor a”, y de esa manera, en vez de ayudarlos, los debilitan.

LR: Los padres de los adolescentes de hoy son más jóvenes que los adolescentes de generaciones pasadas y casi diría que en algunos casos no culminaron su adolescencia.
- Si usted se remonta a hace muchos años también había padres jóvenes. Yo creo que muchos no culminaron su adolescencia porque también forma parte de un proceso biológico y los encuentra siendo padres. Ahí está la función de los pediatras, los médicos que tenemos la posibilidad de estar con estos padres en los primeros minutos de la vida de los hijos. Es la función de la escuela, que tiene que acompañar y no discriminar o marginar a los chicos que están con dificultades. Son las políticas públicas las que tienen que facilitar que los padres puedan acompañar a sus hijos y darles modelos educativos apropiados. Hoy cuando uno habla de salud sexual y reproductiva automáticamente remite a las mujeres y nos olvidamos de los varones. Después nos preguntamos por qué hay tantos embarazos no deseados o tantos hombres violentos. Porque no están inmersos en las políticas públicas.

LR: Hablando de embarazo, se sabe que las complicaciones durante el mismo son la segunda causa de muerte entre niñas y adolescentes de 15 y 19 años.
- Si, en todos lados están creciendo los embarazos adolescentes en mujeres menores de quince en los sectores populares. En las mayores de quince no está creciendo, está estabilizado o es menor. Y causas de muerte por parto depende de la chica y de su desarrollo madurativo.

LR: Respecto a salud mental y adolescencia. ¿Es la depresión el motivo de consulta más frecuente?
- Hay de todo. Hay trastornos de la conducta alimentaria, hay trastornos de ansiedad, de depresión. Hay un montón de circunstancias de salud mental que complican a los adolescentes. Más en los tiempos que tenemos ahora. Hay cuestiones de adicción, no solamente por fármacos sino también a la tecnología.

LR: Cuando los chicos están en las redes sociales, los padres mucho no sabemos qué están haciendo, están en su propio mundo. ¿Cómo podemos actuar frente a esto?
- Volvemos a lo anterior. Son los padres los que tienen que intervenir. No pensando que por dar la orden “no uses el teléfono” no lo van a usar. Es una cuestión de poder consensuar los momentos y, cuando perciban que el tiempo va más allá de lo esperado, hay que consultar. Son los padres los que se quedan pensando “está bien, está bien, está bien” o son ellos mismos los que están metidos en la tecnología. Ahí tenemos un modelo equivocado.

LR: Los chicos establecen ya muchos vínculos a través de la tecnología. Pasan menos tiempo en el contacto cara a cara.
- Acordemos que hoy es difícil pensar que los chicos puedan salir como salía yo cuando tenía diez u once años a la calle. Es imposible pensarlo eso ahora porque te roban, te lastiman o te puede pasar algo. Hoy las relaciones interpersonales se dan de otra manera y eso tenemos que aprenderlo. Ahora, cuando eso se transforma en tóxico ya no es bueno. A veces sucede que están hablando el uno con el otro y están fumando y alcoholizándose.

LR: Usted mencionó la violencia entre los padres como uno de los generadores de la violencia en los adolescentes, ¿hay otros factores y otras causas?
- De eso podríamos hablar un montón. El capítulo violencia es algo que estuvo siempre y ahora se agregan otros aditamentos. Eso pone en situación de más violencia a los jóvenes que están en situación extrema. No todos están en esa situación porque no todos tienen consumo problemático de alcohol o drogas. Sino que tienen algo esporádico. La violencia en ciertos ámbitos ha existido siempre. Yo me acuerdo que cuando era adolescente jugaba al rugby y a la noche los rugbiers salían a trompearse. La violencia existió siempre, hay que ver cómo está acompañada de otras cuestiones.

LR: Si lo analizamos, en nuestra charla hablamos más de los padres que de los chicos.
- Sí. Hablamos más de los padres. Porque hablar de la adolescencia es hablar de los padres. Hablar de padres, de la escuela, de las políticas públicas, de personas que se tienen que ocupar de darles un marco de contención y escudos de protección adecuados a esta edad de la vida. Si yo pretendo autoritariamente imponer algo, lo más probable es que no lo consiga. Pero es muy probable que chicos que tienen un espacio de conversación con sus padres o con ámbitos de adultos referentes estén más lejos de que algo les acontezca.

 


berner150PERFIL DEL ENTREVISTADO

Pediatra con vasta trayectoria profesional, el doctor Enrique Berner es jefe del Servicio de Adolescencia del Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich. Su enfoque profesional está muy orientado a padres con hijos adolescentes, tanto en su tarea en el consultorio como en su actividad de difusión a través de redes, medios gráficos, libros y conferencias..

 

 


 

La Revista Agosto 2019


 

transitoSeguridad vial. Una cuestión de respeto.

Desde que una tragedia cambiara su vida para siempre, Sergio Levin ha dedicado sus esfuerzos para promover acciones preventivas de tránsito y alentar una mayor conciencia en los ciudadanos y la clase dirigente.

 
Leer más...

Causas del autismo. Despejando incógnitas.

autismo150Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) han pasado en apenas 20 años de ser un trastorno del neurodesarrollo casi desconocido a adquirir una gran relevancia a nivel mundial.

Leer más...

cochrane150El Lord “metálico”

“Olvídate de las maniobras, siempre ataca directamente”. El consejo que le dio el famoso Horacio Nelson, héroe de Trafalgar, se introyectó como lanza en la mente del joven escocés Thomas Alexander Cochrane... 
Leer más...

Seguridad vial. Una cuestión de respeto.

transito320Desde que una tragedia cambiara su vida para siempre, Sergio Levin ha dedicado sus esfuerzos para promover acciones preventivas de tránsito y alentar una mayor conciencia en los ciudadanos y la clase dirigente.
En diálogo con La Revista respondió a todas las consultas. Entre tantas cosas, dijo: “Creo que la gente en general sabe las normas. El problema es que no las respeta”. Además, puso foco en la lentitud de la Justicia en la resolución de las causas.

LR: ¿Qué tienen que ver las rutas, los autos, los conductores, los peatones, la educación y el respeto en los accidentes de tránsito?
- Primero, lo que hay que tratar es sacar la palabra accidente del diccionario de los hechos de tránsito, porque si hay algo que no son, es accidentes. La mayoría son evitables por lo tanto no son casuales como dice la etimología de la palabra “accidente”. Son “siniestros”, son “hechos”. Después la Justicia evaluará, pero siempre hay alguien que los provoca. Sea el mal estado del vehículo o, la mayoría de las veces, el mal estado de la persona que conduce. Todo tiene incidencia en un hecho de tránsito. Ya sea en ruta, en calle o avenida, todo tiene incidencia. El mal estado, el apuro, la falta de conciencia de la persona y la falta de concentración tienen mucho que ver en cuanto a la producción de los siniestros.

LR: Hay una palabra que sabemos que usted emplea en sus charlas que es “respeto”. Es muy abarcativa. ¿Podría precisarla?
- La filosofía con la que nosotros trabajamos es pensar al hecho vial como hecho social. Las costumbres en tránsito son cuestiones culturales, por lo tanto se aprenden y se pueden modificar. Y creo que la mayoría de los problemas que tenemos en nuestro país son por falta de respeto, no por un tema técnico de conducción. Son temas que tienen que ver con el respeto del espacio público compartido, el respeto por el otro, y básicamente se basa en posiciones actitudinales y no aptitudinales.

LR: ¿Usted cree que eso es algo históricamente adquirido o ve que en los últimos años esa falta de respeto se ha recrudecido?
- No, no creo que se recrudezca. Creo que sigue latente, pero que los chicos más jóvenes sí lo están trabajando y vamos a tener una juventud mucho más respetuosa. Los jóvenes están transitando un camino de cambio cultural donde más adelante lo podremos ver. Lo que pasa es que no son medidas aisladas, también tiene que ver con la masividad de los controles y que sean justos, preventivos y no recaudatorios. Recaudatorios van a ser siempre pero primero tienen que ser preventivos. Que un agente de tránsito no sólo venga a pedirme documentación sino ver cómo estoy en el auto, si hay más personas de las debidas, por ejemplo. Todo tiene que ver con un cambio de cultura y con el respeto en la conducción.

LR: Es un dicho frecuente que el rigor podría llegar a tener mucho que ver con esto. Dicen que cuando hay penalidades más severas, el cuidado de no cometer infracciones puede llegar a ser mayor.
- La gente que tiene dinero por más que le pongan multas altas no sé si va a cambiar la actitud. Porque tiene plata para pagar, o no la paga, o tiene un amigo que lo hace zafar. Por eso hay un sistema que se tiene que modificar. Se tiene que buscar que haya prevalencia por la equidad. Si hay concientización tiene que haber controles, y si hay controles tiene que haber concientización y educación porque tienen que andar las dos patas.

"...Para eso hacemos las charlas en Lomas: para que no se llegue a la Justicia. Porque la justicia en este país, cuando de tránsito se habla, lo único que logra es re victimizar a la víctima.”

LR: ¿Existe, a su juicio, en la agenda de la clase dirigente, sin banderías políticas, el tema de la seguridad vial?
- En general cuando están en el gobierno sí pero no como una asignatura previa. No suma votos, como sí lo hace la inseguridad delictiva. Ahora mirá que paradoja: la inseguridad vial provoca tres veces más muertes que la inseguridad delictiva.

LR: ¿Qué importancia tiene el transporte público en los siniestros?
- Hay ahí un problema con la cuestión económica. Hay veces que la cuestión económica no es la mejor. Los trabajadores tienen que trabajar en horarios en que realmente no les da el físico para hacerlo y tienen que hacerlo porque “hay poco trabajo” y son hasta apalabrados por sus jefes. El chofer de colectivo, el chofer de camión, los choferes de taxis y remises tienen que tener una mayor conciencia porque están llevando pasajeros arriba. Conozco muchas empresas que están trabajando al respecto.

LR: En esas charlas que usted tiene con la gente, en las que conversa e intercambia opiniones, ¿qué es lo que recibe de ellos?
- Primero vienen con cara mala, obvia y lógica porque a nadie le gusta tener una charla de seguridad vial donde cree que se va a aburrir y perder el tiempo. Pero se van con la cabeza totalmente dada vuelta, porque la charla es amena y se ven cuestiones básicas y lógicas que en el día a día no tenemos tiempo de pensarlas, pero cuando las reflexionas un rato te das cuenta que son así. Con muchos seguimos teniendo relación por las redes sociales, así que se van bastante conformes. Ya van siete años de las charlas.

LR: ¿La mayoría de los que concurren conocen las normas viales?
- No estoy tan de acuerdo con eso. Yo creo que la gente en general sabe las normas. El problema es que no las respeta. Me parece que en la Argentina hay prevalencia de eso: las normas de tránsito se conocen, no en su generalidad pero sí las básicas, pero no se respetan.

LR: Hay como un “qué me va a enseñar éste que yo no sepa”.
- Eso es típico. “Yo manejo hace cuarenta años. ¿Cómo me va a enseñar alguien a manejar?” Pero yo les digo: en Argentina siempre pretendemos ser un país del primer mundo. En los países del primer mundo para sacar una licencia se tarda tres meses. Nosotros tenemos que tener una charla de cuarenta y cinco o cincuenta minutos. Y vamos mal predispuestos. Lomas de Zamora es uno de los pocos municipios que lo hace.

LR: ¿Qué pasa después de un siniestro, en relación a la Justicia?
- Para eso hacemos las charlas en Lomas: para que no se llegue a la Justicia. Porque la Justicia en este país, cuando de tránsito se habla, lo único que logra es re victimizar a la víctima. Porque tarda tiempo, revuelve y eso hace que la víctima se sienta doblemente víctima. Por lo tanto hay que trabajar para que la mayoría de la gente no llegue a tener un siniestro vial.

LR: ¿Cómo estamos en Argentina comparados con el resto de los países de Sudamérica?
- No estamos bien con respecto a Sudamérica. En otros países son más rápidos en efectuar las políticas porque creo que hay una conjunción entre la política pública y la Justicia, una simbiosis que permite que los plazos se cumplan con mayor celeridad.

LR: ¿Qué experiencias tiene usted con los “caranchos”?
- Ninguna, pero los conozco. No tengo nada para comentar al respecto.

LR: Sobre la violencia en la vía pública, hace poco tuvimos un caso lamentable en Ensenada, ¿qué opinión tiene al respecto?
- Yo creo que ese caso es bastante particular, porque el sujeto fue violento de ante mano. Creo que cuando se viven épocas sociales complejas en el país, por cuestiones económicas o lo que sea, el auto es un lugar donde muchas veces se generan ese tipo de eventos, insultos y peleas, por una cuestión de impotencia.

LR: ¿Cuando usted habla con la gente, en qué hace más hincapié?
- Yo lo que quiero transmitirles es que sepan que para conducir de manera segura tenemos que cambiar la actitud, no tanto, pero la tenemos que cambiar. Tenemos que estar más concentrados y respetar al otro. Creo que respetando al otro ya ganamos una batalla bastante importante.

LR: ¿Usted cree que la gente es consciente de lo que influye el consumo de alcohol, aunque sea mínimo, en el manejo?
- Los jóvenes menos que los grandes. Creo que los pibes jóvenes son conscientes, pero no les importa por la cultura de la transgresión a su edad, y hay estudios del observatorio de la agencia de seguridad vial que así lo dice, y aparte que no hay la cantidad de controles que debería haber.

LR: Con respecto a las rutas, ¿tenemos deficiencias en su estado que impiden que la circulación del tránsito sea correcta?
- Se están construyendo bastantes rutas. Evidentemente hay una falta. Las rutas nuevas están muy bien construidas y eso sirve para bajar los riesgos, pero yo creo que las rutas seguras igual las hacemos los seres humanos.

LR: ¿Alentaría usted a que la seguridad vial se enseñe en las escuelas por currícula?
- Yo creo que hoy es muy imposible porque los docentes tocan millones de temas, incluido el bullying, el grooming, el acoso y mil temas. Pero ya está dispuesto por la ley que lo tienen que trabajar como un núcleo de aprendizaje y así lo están haciendo, trabajándolo de manera transversal en distintas materias.

LR: En lo que respecta a políticas públicas, ¿qué decisión o medida alentaría a tomar usted en nuestro país?
- Argentina en materia de tránsito es federal. Por lo tanto, hoy los dos mil cuatrocientos municipios si quisieran pueden hacer lo que quisieran con tránsito porque cada uno es libre y tiene la potestad de hacerlo por la Constitución Nacional. Es por eso que se creó la Agencia de Seguridad Vial, para tratar de aglutinar a todos. Yo lo que haría sería tratar de que la Agencia tenga preponderancia en cuanto a la ejecución del tránsito en todas las provincias y todos los municipios del país.

LR: ¿La Agencia modifica los criterios de prevención o unifica las resoluciones judiciales?
- No, en materia judicial no tiene nada que ver. Su objetivo y su misión es tratar de bajar la cantidad de siniestros viales, pero tiene que organizar el trabajo de todas las provincias y municipios del país.

LR: ¿Y eso se está logrando en la práctica?
- En la práctica se está logrando. Falta mucho todavía, pero creo que van por buen camino.

 


 ACTUAR DESDE EL DOLOR

El 8 de octubre de 2006. Ese día, a la altura del kilómetro 700 de la Ruta Nacional 11, a unos 200 kilómetros de Santa Fe, el colectivo que transportaba a un contingente de alumnos del Colegio Ecos de Villa Crespo fue embestido por un camión. Murieron doce personas: el chofer del camión y su acompañante; nueve estudiantes y una profesora. El resto de los que viajaban en el colectivo sufrieron heridas de distinta consideración. El grupo escolar regresaba de la provincia de Chaco, donde habían visitado a sus “ahijados” de la escuela chaqueña El Paraisal.
Entre las víctimas estaba Lucas, hijo de Sergio Levin, quien desde entonces se convirtió en uno de los abanderados de la lucha para que la Justicia condenara a los culpables del trágico hecho.

Unos días antes de la entrevista con este medio, Levin volvió a poblar los micrófonos cuando la Corte Suprema dejara sin efecto la sentencia que había declarado la prescripción de la causa y de paso ordenara dictar un nuevo pronunciamiento. El máximo tribunal de Justicia del país anuló la resolución de la Corte de Justicia de Santa Fe, que había declarado la extinción de la acción penal y revocado la condena al chofer del micro, considerado responsable en calidad de autor de varios delitos de homicidio y lesiones por imprudencia.

Desde el siniestro de 2006 a la fecha, se ha convertido en un militante activo por la seguridad vial, primero a partir de la organización civil “Conduciendo a conciencia” y luego a través de las charlas de concientización que realiza en distintos ámbitos. En la actualidad es director de formación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, sancionada en 2008.


 

Causas del autismo. Despejando incógnitas.

autismoLos Trastornos del Espectro Autista (TEA) han pasado en apenas 20 años de ser un trastorno del neurodesarrollo casi desconocido a adquirir una gran relevancia a nivel mundial.

Hoy se debate si la prevalencia siempre ha sido la misma y no se diagnosticaba, o si realmente la incidencia de este tipo de trastornos se ha incrementado de una forma importante.

Hace 10 años veía en el Consultorio tres o cuatro casos nuevos por año. En estos últimos años estoy admitiendo uno o dos por semana!!!

Las familias necesitaban saber la causa que originaba el autismo de sus hijos, y esa necesidad ha generado graves problemas.

El hecho de que se acusara a las vacunas de provocar el autismo ha provocado una drástica reducción de la inmunidad de grupo. 

Enfermedades cuasi extintas como el sarampión, tosferina, rubeola, han resurgido con gran fuerza.
Pero las ligas anti-vacunas usando el marketing del miedo han generado una gravísima situación de salud a nivel mundial.
Es evidente, que los promotores de esta incomprensible campaña tenían buenas intenciones, y que jamás pensaron que por culpa de su campaña iban a morir tantos niños. Pero al parecer hicieron oídos sordos a la ciencia.

Nadie reparó que en Dinamarca, nunca se usó tiomersal como conservante, o que en Japón la triple vírica no se administrase desde la década de los 90. Y parece que nadie cayó en la cuenta de que la prevalencia de los casos de TEA en estos países era la misma que en el resto del mundo. Entre tanto, miles de horas de investigación y millones de euros se malgastaron en investigar un absurdo.

El autismo tiene un origen multifactorial, que es una forma elegante de decir que realmente no sabemos qué lo provoca. Sin embargo, cada día las investigaciones en el campo de la genética van arrojando más luz.
Se sabe que determinado tipo de mutaciones y genes específicos sí presentan una relación directa con el autismo. Sin embargo lo que los genetistas no explican es el porqué de estas mutaciones o alteraciones en la información genética.
Y quizás el quid de la cuestión tenga que ver con los agentes medio-ambientales a los que tanto se hace referencia pero nadie sabía bien ni cómo ni por qué.
Bien, este tipo de agentes medioambientales (llámense pesticidas) son sencillamente contaminación por productos químicos.

Una serie de estudios de investigadores independientes dieron la voz de alarma sobre los efectos en la salud de pesticidas usados en países de América Latina, donde las multinacionales del sector disponían de legislaciones muy pobres en ese aspecto, y donde se podían usar productos que estaban prohibidos en casi todos los países del llamado “primer mundo”.

La cantidad de niños con malformaciones severas o graves trastornos del neurodesarrollo estaban a la orden del día.
Se estima que alrededor del 25% de los casos diagnosticados de TEA tienen un origen puramente genético.
Pero una que está profusamente documentada y que posee una increíble lista de estudios, es la que está relacionada con el uso de sustancias tóxicas.

Se han publicado varios artículos profusamente documentados de cómo los agentes tóxicos afectan de manera fehaciente, que actúan como disruptores endocrinos, que afectan a la herencia genética. 

El disruptor endócrino es una sustancia química, ajena al cuerpo humano o a la especie animal a la que afecta, capaz de alterar el equilibrio hormonal de los organismos de una especie, es decir, de generar la interrupción de algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, o de generar una respuesta de mayor o menor intensidad que lo habitual.

Son muy numerosos, se han identificado más de 1.000, y poseen estructuras muy variadas. Tienen origen natural o artificial, y pueden actuar a dosis muy bajas sobre una gran diversidad de organismos.

Hormonas de tratamiento (esteroides para mejorar el rendimiento deportivo), dioxinas (provenientes de la combustión de hidrocarburos), bisfenol A (en envases plásticos), ftalatos (utilizados en pintura, cosmética, esmaltes de uñas, pegamentos), metales pesados.

Las etapas de la vida más vulnerables a su acción son el embarazo, la infancia y adolescencia.
La dieta es su principal fuente de exposición, seguida de los productos de higiene personal, los pesticidas del hogar, los plásticos y la contaminación atmosférica.

"Las distintas sociedades científicas deberían tratar de obtener mayor efectividad en el control de las sustancias químicas para la protección de la salud y del medio ambiente."

Datos oficiales de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) sobre residuos de plaguicidas en los alimentos muestran que el 28 % de los alimentos analizados contienen residuos de plaguicidas. Este porcentaje aumenta hasta el 45% para frutas y verduras, sin duda el grupo con mayor número de residuos de plaguicidas, un tercio de los cuales son disruptores endocrinos.

Los disruptores endocrinos interfieren con redes neuronales y con la expresión de genes relacionadas con trastornos del espectro autista y la discapacidad intelectual.

Uno de los mayores hallazgos científicos de las dos últimas décadas es la importancia de los niveles de hormonas tiroideas durante los tres primeros meses de vida para el correcto desarrollo del cerebro del feto.

Durante este periodo, la glándula tiroides del feto no se ha desarrollado completamente, por lo que el feto depende del aporte de hormona tiroidea de su madre.

Por esta razón, cualquier sustancia que interfiera los niveles de hormonas tiroideas (disruptores hormonales) tendrá un impacto en la formación y desarrollo de las neuronas del feto a largo plazo.

Si la madre tiene un nivel de hormona tiroidea bajo, el feto no podrá compensar esta carencia.
La hormona tiroidea tiene un papel fundamental en la organogénesis del SNC y su déficit es causa de displasias cerebrales que producirán Retardo mental, convulsiones y…TEA (¡!)

Lamentablemente el dosaje de hormona tiroidea en la madre (procedimiento nada oneroso) no forma parte de la rutina que se investiga en las mujeres embarazadas.

Las distintas sociedades científicas deberían tratar de obtener mayor efectividad en el control de las sustancias químicas para la protección de la salud y del medio ambiente.

Esto no significa que se prohíba la síntesis de estos compuestos, algunos de los cuales tienen gran importancia en la agricultura y la ganadería. Lo que sí debería lograrse es una mayor motivación para que la industria química desarrolle compuestos con las acciones benéficas necesarias sin interferir en los mecanismos hormonales.

¿Estaremos más cerca de poder determinar causas y poder actuar previniendo los TEA?
La empresa parece compleja y los intereses económicos aumentan tanto como la prevalencia de esta compleja entidad clínica.

Dr. Fernando Mendyrzycki
Neurólogo Infantil Universitario

 

Referencias
Autismo Noticias, Daniel Comin,
Junio 2011.

Disruptores endócrinos en alimentos,
Jordi Sabaté, 2018.

AC de Endocrinología Diabetes,
Revista Colombiana, 2019.

Contaminación química ambiental y sus efectos en salud:
revisión bibliográfica Palacios Antonio Real Dominguez Macarena,
2018-10-15T10:48.03Z.

Vaccines are not associated with autism:
An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies’ doi:
10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

“Contaminación ambiental estrogénica
en la dinámica psicoinmunoneuroendocrinológica”.
Tesis maestría en Psicoinmunoendocrinología. Dra. Stella Maris Gilabert. 2002.

 

El Lord «metálico»

cochrane“Olvídate de las maniobras, siempre ataca directamente”. El consejo que le dio el famoso Horacio Nelson, héroe de Trafalgar, se introyectó como lanz a en la mente del joven escocés Thomas Alexander Cochrane cuando empezó a hacer sus primeras incursiones en la Marina Británica.

De cuna aristocrática venida a menos, el ambicioso adolescente tuvo una meteórica carrera en base a una personalidad temeraria en donde no cabía lo imposible. Se destacó en las guerras contra Napoleón y recibió las más altas condecoraciones. Era en su país un héroe naval cuando decidió incursionar en política.

En 1806 ingresó a la Cámara de los Comunes como diputado en representación del distrito de Honinton y desde ahí denunció arbitrariedades y abusos en la Marina, lo que le valió duros enfrentamientos con los altos mandos de esa fuerza. Las facturas no tardaron en llegarle. En 1813 se vio involucrado en una estafa financiera contra la Bolsa de Londres y fue expulsado tanto del Parlamento como de la Marina. Su prestigió cayó en un pozo ciego.

En esa delicada situación se ofreció en 1818 como mercenario cuando aceptó la propuesta de Álvarez Condarco para conducir la Armada Chilena que luego participaría de la campaña al Perú bajo las órdenes de San Martín. En la maniobra de persuasión también sirvió la influencia del chileno Bernardo O´Higgins, quien había estudiado en Londres.

Se sabía que para culminar la gesta emancipadora era necesario conquistar el mar y las acciones que comandó Cochrane para limpiar el Pacífico de naves españolas fueron claves para lo que vendría después. Por eso San Martín le pidió al escocés que comande la flota que lleve al ejército argentino-chileno a tomar Lima.

La flota contaba con tres fragatas, dos bergantines, una goleta y un navío. La fragata “O´Higgins”, al mando de Thomas Sackville Crosbie. La “Lautaro”, de Martin John Guise, que había combatido en Trafalgar a las órdenes de Nelson. La “Independencia”, de Robert Forster. El “Galvarino”, de John Tooker Spry. El “Araucano”, de William Carter. La “Moctezuma”, de John Young. El “San Martín”, de William Wilkinson. Los altos mandos, la totalidad de la oficialidad y 600 sobre 1600 tripulantes eran todos de nacionalidad inglesa.

Visto en perspectiva, los historiadores coinciden en que estaban dadas todas las condiciones para que San Martín y Cochrane, dos pesos pesados, terminaran enfrentados por determinar quién era el líder de la expedición. Uno era un oficial de carrera, metódico, disciplinario, buen estratega. El otro era un aristócrata venido a menos, osado, desobediente, arrogante, brillante, pero codicioso, siempre preocupado por ganar más y más, gracias a su oficio de marino y su coraje intrépido.

O´Higgins lo vio venir y por eso, en vísperas de la partida de Valparaíso, le hace llegar al almirante un oficio marcándole los límites. “El objeto de la presente expedición –dice la nota- es extraer al Perú de la odiosa servidumbre de España elevándola al rango de una potencia libre y soberana y concluir por ese medio la grandiosa obra de la independencia continental de Sud América. El capitán general del Ejército, don José de San Martín, es el jefe a quien el gobierno y la república han confiado la exclusiva dirección de las operaciones de esa gran empresa…”.

Sin embargo, la relación entre ambos nunca fue distendida. Cochrane buscará la manera de minar la autoridad de San Martín, y éste deberá imponerse en las determinaciones cruciales que acabarían con el éxito de la campaña y la Independencia del Perú.

Celos, lucha por el poder, ego, quizás hubo un poco de todo. Con Lima ya celebrando la liberación del yugo realista, se hacen acuñar y distribuir medallas con el texto: “Lima obtuvo su independencia el 28 de julio de 1821, bajo la protección del general San Martín y el ejército Libertador”. Sin ninguna mención a la escuadra naval ni a quien la conducía.

Cochrane quedó muy ofendido y, dicen, aprovechó la ocasión para llevar la disputa al terreno del dinero. San Martín vió así confirmadas sus certezas respecto de la codicia del Almirante por la plata, desde el momento en que comenzó a llamarlo “Lord Metálico”. Cochrane le reclama el pago de sueldos adeudados a los marinos y en el medio de las deliberaciones, el escocés resolvió el conflicto a su modo, apoderándose de los caudales públicos del Estado Peruano que San Martín había puesto a resguardo en una goleta atracada en el puerto de Ancón. Los esfuerzos posteriores para que ese dinero se restituya fueron inútiles.

En sus memorias, vaya paradoja, el “pirata” inglés –a quien según Rodolfo Terragno lo movilizaban más las riquezas del Perú que su Independencia- se encargó de menoscabar la imagen del Libertador de América acusándolo de las peores bajezas.

 


Al margen

En la película estadounidense “Capitán de mar y guerra”, basada en la serie de novelas del escritor Patrick O´Brian, el actor Russell Crowe interpreta al capitán inglés Jack Aurbrey, peculiar personaje que se habría inspirado en Lord Cochrane.


Fuentes
Maitland y San Martín. Rodolfo Terragno.
El General y el Almirante. Omar López Mato.
El águila guerrera. Pacho O´Donnell.

La Revista Julio 2019


 

amistad150“Elegimos un amigo porque esa persona nos completa”

La amistad como vínculo fuerte y persistente empieza a analizarse más profundamente en estos tiempos de marcado individualismo y vínculos efímeros marcados por las redes sociales.

El antropólogo Joan Portos Gilabert nos ayuda a pensar, plantea hipótesis sobres las razones que nos mueven a elegirnos. Entre otras cosas, afirma que un amigo no es un medio, sino un fin, una persona que nos enriquece más en las diferencias que en las semejanzas...

Leer más...

musicoterapia150La música no es un fin, sino un medio.

La musicoterapeuta Viviana Fioravanti refuta mitos de la profesión, valora los resultados terapéuticos alcanzados con pacientes de todas las edades y patologías, y resalta el rol del especialista...

Leer más...

tucuman150La Tucumán de 1816.

La ciudad era una incipiente aldea y de unos 5 mil habitantes. Los congresales que luego proclamaron la Independencia se alojaron en la casa de familias adineradas y en conventos...

Leer más...

“La música no es un fin sino un medio”

musicoterapiaLa musicoterapeuta Viviana Fioravanti refuta mitos de la profesión, valora los resultados terapéuticos alcanzados con pacientes de todas las edades y patologías, y resalta el rol del especialista para entender que cada situación requiere un enfoque particular.

 

LR: ¿Qué es la musicoterapia?
- En realidad la musicoterapia es algo por lo que todo el mundo dice “ay qué lindo” pero no tiene mucha idea de lo que hacemos. Cargamos con el nombre porque la música es algo que le gusta a todo el mundo, y porque por otro lado la gente cree que tiene que venir a la consulta a hacer música, que va a aprender a hacer música o que tiene que saber hacerla. En realidad la musicoterapia es algo que hacemos los musicoterapeutas usando todos los elementos de la música (la armonía, el sonido simple, el silencio, la melodía) pero para evaluar cualquier producción sonora que se nos presente. Cuando alguien habla, para nosotros también está haciendo música. Más que nada lo no verbal, lo gestual, que viene acompañado. Es tomar la producción como un combo, como una totalidad. A mí high mentalis me enseñó que la consulta empieza cuando uno llama al paciente y viene. Cómo se para, si viene con un niño, si lo agarra, si lo llama o si lo trae colgando de un brazo, si lo deja atrás. Todas esas son informaciones para un encuadre terapéutico como es el que tenemos nosotros.

LR: El término implica una terapia. ¿A quién se la indicarías?
- Cualquier persona puede hacerla porque es una terapia a la que puede ir de la misma manera que va a un psicólogo queriendo revisar aspectos de su vida. Por otro lado hay otras cuestiones que son puntuales o más ideales como en el caso de las discapacidades. Por ejemplo, cuando lo que está comprometido es la palabra hablada, en el caso de los ancianos que empiezan a tener muchas incoherencias o dificultades para conectar, cuando hay demencias o principios de Alzheimer, cuando hay dificultad para conectarse adecuadamente con la situación del aquí y ahora. En el caso del Alzheimer muchos aspectos de la memoria están absolutamente conservados, y trabajar con los sonidos y con el cuerpo con una orientación específica ayuda mucho a los pacientes. Facilita muchísimo la neuro plasticidad. Porque el cerebro haciendo o escuchando música, aún en una actitud pasiva, activa los dos hemisferios al mismo tiempo.

LR: ¿Qué rol juega lo lúdico dentro del espacio que se genera entre el paciente y el profesional?
- El juego es la mejor entrada porque nos sirve para que se afloje el otro, nos sirve para entender cómo juega, nos sirve para ver si se prende o si no se prende con las instancias planteadas. Con los niños es fundamental porque los niños juegan todo, los roles, las profesiones, los miedos. Así que lo lúdico es la manera de entrar. Después otra cosa es lo que hacemos con eso. Una cosa es en la instancia diagnóstica, donde lo lúdico sirve para que el chico nos muestre todo. Después vamos estableciendo las estrategias terapéuticas, vamos viendo por dónde si y por dónde no. Así podemos meter los temas de crisis sobre el tapete para ir trabajando.

LR: ¿Cuál es el rol de la terapia en relación a la comunicación verbal y la no verbal?
- Dependiendo del grado de compromiso con la patología, se profundizan todas las vías de contacto. Es una de las indicaciones en los trastornos del espectro autista, porque no es necesario hablar en musicoterapia. No es necesario entrar en contacto. El silencio es un punto de inflexión muy importante en una sesión de musicoterapia. Es un momento de quiebre: nosotros lo llamamos momento de insight, donde de pronto se juntan un montón de asociaciones, no necesariamente consientes y prácticas, pero que sí impactan en las conductas posteriores. El contacto en musicoterapia se facilita a través de intermediarios que pueden ser los instrumentos, puede ser una pelota o un objeto que el paciente trae. El contacto se hace compartiendo una superficie. O sea, si estamos los dos usando un tambor, no estamos en contacto pero tenemos un punto que nos une. Y todas estas son vías alternativas para llegar al contacto visual. Se establece un contacto que por ahí dura un segundo y seguimos con otra cosa. Pero ese segundo, más dos segundos de la próxima, más tres segundos de la próxima empiezan a generar cambios. Lo que tiene la musicoterapia es que vos entrás en áreas directas de la expresión del inconsciente. Lo sonoro corporal no verbal no lo manejamos. Yo no estoy pensando cómo voy a hacer los gestos que hago mientras hablo. Salen solos. Son absolutamente íntimos y verdaderos. Cuando vos establecés cambios directamente en el inconsciente entrás al punto de conflicto y no lo tenés que pensar. Por ejemplo el psicoanálisis utiliza la angustia, el darse cuenta, el poner las cosas en palabras. Nosotros no aplicamos ese método, sino que se hace el cambio y después uno se da cuenta de dónde venía algo o empieza a notar cambios en la conducta. Ésta es una gran diferencia, nosotros entramos de otra manera. No buscamos que la gente se dé cuenta sino que se produzcan los cambios porque lo vemos en el discurso sonoro corporal.

...Nosotros no hacemos que una persona autista deje de ser autista o que una persona con síndrome de Down deje de tener el síndrome. Pero sí podemos colocar muchas herramientas para que mejore la conexión y el autocuidado.”

LR: No hay dos personas iguales, ¿no? ¿Usted adopta una estrategia distinta con cada paciente?
- Totalmente. Recién cuando venía a la entrevista el muchacho que manejaba el coche que me trajo me decía que sus hijos se duermen escuchando música de metal porque él y su mujer son metaleros. En general se piensa que si vos ponés música de metal la gente se excita. Esto no es así. A cada uno lo tranquiliza lo que tiene que ver con su historia sonora.

LR: ¿En qué ámbito de todos los que menciona es más efectiva?
- En todos. Tiene que haber un buen musicoterapeuta, una buena anamnesis y una buena conexión donde haya buena transferencia y contra transferencia. Porque cuando hacés una buena conexión te das cuenta por dónde viene la cosa y rápidamente podés ir metiendo cuñas. Después la gente viene y dice “no sé qué pasó pero yo estoy mejor”.
Y por ahí dos meses después te dice “sabés qué descubrí, que mi abuela mataba la gallina que yo le daba de comer y era con la que hacía el puchero…”, por decirte un ejemplo de cualquier asociación que sea. Y el punto es que vos donde entrás y resolvés en el inconsciente no tenés riesgo de que mute a otro síntoma. Muchas veces hay terapias que te dicen “te resolvemos esto en 5 sesiones”. Y sí, el paciente no se comió más las uñas pero empezó a, no sé, a rascar las paredes, o a enroscarse el pelo hasta tirarse mechones. Si no le das solución, el conflicto busca salida por otro síntoma. No se trata de que le cambiemos el síntoma sino que resolvamos de fondo. Hay cosas que no se pueden resolver. Nosotros no hacemos que una persona autista deje de ser autista o que una persona con síndrome de Down deje de tener el síndrome. Pero sí podemos colocar muchas herramientas para que mejore la conexión y el autocuidado. Vos podés darles herramientas para que esas habilidades se usen saludablemente y no para su riesgo.

LR: Usted habrá visto pacientes con Alzheimer incipiente y avanzado. ¿Cómo trabaja con ellos?
- En las situaciones incipientes se usa toda la historia sonora del paciente para que la memoria retrógrada mantenga fresca la memoria actual. O sea ir metiendo una cosa con otra. Y en las más avanzadas, la musicoterapia ayuda a organizar el día a día: la mañana, la tarde, la noche, la semana. O sea, los pacientes se orientan mucho mejor en tiempo y en espacio. Lo que hacés son juegos como por ejemplo “ésta canción se la contaba a mi hija, quién es tu hija, y de estas fotos cuál es tu hija…”.
Vas intercurriendo en cosas que mantienen activas a las habilidades, lo más que se pueda y el cerebro te lo permita. Lamentablemente no somos milagrosos.

LR: ¿Qué tipo de formación tiene un musicoterapeuta?
- Es una carrera universitaria. Ahora es una licenciatura de cinco años. Se da en la UBA, la USAL, la Universidad Maimónides. Hay una nueva carrera en Mendoza y en la Universidad del Nordeste.

LR: ¿Necesariamente hay que ser músico para ser musicoterapeuta?
- Uno tiene que saber música. Los musicoterapeutas no somos músicos porque tampoco se trata del preciosismo musical. Lo más entrenado que tenemos que tener es el oído para escuchar el discurso sonoro. Hay varias corrientes en musicoterapia. Algunas son muy instrumentistas y apuntan mucho a la producción musical. Y para mi gusto es una musicoterapia muy catártica y no tan metida con el discurso sonoro. La corriente que yo adhiero tiene que ver con que hagas lo que hagas para mí es un discurso sonoro, y ese discurso yo lo voy evaluando y le voy encontrando constantes y variables. Por ejemplo, el “chan chan” del tango es una constante. Todo lo demás es una variable. Podríamos decir que el “chan chan” del tango sería la expresión sonora del síntoma. Y yo lo tengo que movilizar. Cuando yo consigo hacerlo, logro un cambio en la conducta de fondo. Muevo el origen.

LR: ¿La música es una excusa?
- Sí. Cargamos con este nombre y todo el mundo cree que voy a venir con la guitarra y todo el arsenal de instrumentos, que sí los tengo porque hay con quienes sí trabajo con instrumentos. Pero con la mayoría de la gente yo no trabajo con instrumentos porque la mayoría no sabe tocar instrumentos, y si al que toca piano yo le pongo un tecladito de dos octavas me dice “esto es una porquería”. Y el que no toca guitarra no quiere tocarla porque “te la voy a romper”. En realidad, una misma frase que dice una persona puede tener una entonación distinta. Esa es la música para nosotros. Aunque vos estés hablando frente a mí. Cuando vos flexibilizás ese núcleo que se repite constantemente, lográs un cambio en la conducta. Y después por ahí viene el “sabés que empecé a dormir mejor…”.

LR: ¿Piensa que la desinformación de la que hablábamos al principio, sobre qué es la musicoterapia, ha llevado a que se subestime la profesión?
- Cuando la gente viene a verme, más de una vez me dicen “yo pensé que me iba a encontrar con un hippie de pullover peruano medio fumado” y yo no tengo ese aspecto. Éstos son prejuicios. Sí también hay un mal uso de estas herramientas. Porque andar tocando la guitarra con guantes de látex y ambo por las salas tampoco es hacer musicoterapia. No somos DJS de pacientes, no te decimos si estás sano o no dependiendo de qué música te guste, no te indicamos una receta de qué tenés que escuchar para sentirte bien. La música no cura. Lo que cura acá es la estrategia terapéutica en un vínculo paciente profesional. Igual que las palabras. Las palabras no curan. Cuando vas al psicólogo no te impone las palabras y te cura. Te cura lo que van haciendo con los relatos, las evaluaciones, las interpretaciones y demás.

LR: ¿El paciente que va a musicoterapia, en general, comparte el tratamiento con otros profesionales de otro campo?
- Depende de qué le pase. En los chicos con discapacidades sí se da la estrategia de la multi intervención, que también hay que ver cómo se hace. No se trata de facturar todo lo que sea posible metiendo al chico en 84 terapias a la semana. Esto debería estar pensado a consciencia para cada persona que se te sienta adelante. Yo particularmente es raro que tenga pacientes en tratamiento simultáneo por las cosas que yo puntualmente trabajo. Pero sí sucede. Se da mucho en los musicoterapeutas que trabajan en instituciones, más que en los que trabajan en consultorio. La ley de ejercicio profesional que tenemos, que no está reglamentada por lo que no estamos en el registro de prestadores, sólo permite que se pague la consulta de musicoterapia con certificado de discapacidad. Sólo accede alguien con certificado de discapacidad. Lo demás no lo reconoce nadie y a la persona no le devuelven ni 50 pesos.

LR: ¿Con qué diagnósticos uno indicaría musicoterapia?
- Con pacientes con trastornos del espectro autista, pacientes con Alzheimer, en obstetricia, en neonatología, en internación de pediatría, en cuidados paliativos, en pre quirúrgicos para ambientar a los pacientes con diagnósticos complicados. En los casos que se trabaja musicoterapia en internaciones de cirugías hay estadísticas de menos recurrencia de infecciones y menos necesidad de analgesia.

LR: ¿Cómo sería ese tratamiento?
- Depende, porque a veces sólo se interviene para la necesidad específica y después ya queda a criterio del paciente si continúa la terapia con ese musicoterapeuta o con otro o no. Pero estas cosas sí se han trabajado y se trabajan en el mundo. Lo que yo hago no lo hace mucha gente en el mundo, estoy ahora abriéndolo. En el lugar de intervención las personas son sonido, gesto, movimiento les pase lo que les pase. Si tenemos eso podemos tener un musicoterapeuta trabajando ahí.

LR: ¿Cómo elige la música que usa?
- Yo no la elijo. Nunca abordo a los pacientes ni con instrumentos ni con música. Se va adecuando a los gustos de paciente aunque se elija música que a mí no me gusta. Yo no hago un tratamiento tan musicalizado porque cuando vos ponés música ya hay un sentido asignado a todo esto. Esta música puede ser la que abra las puertas de la confianza y después yo después la mueva y me mueva en el terreno de lo sonoro que produce el paciente. La música no es un fin sino un medio.

“...La música no cura, es disparador y vos tenés que estar ahí para ver qué pasa...”

LR: ¿Puede ser que la música no sea el factor más preponderante mientras dure la sesión?
- Sí, porque la música que está hecha es la música de otro y puede ser el disparador de algo muy conmovedor y positivo o de algo muy conmovedor y negativo. Hace poco tuve un cruce en una red con unos musicoterapeutas españoles que vendían CDS de la felicidad, la relajación, el buen sueño y todo lo demás. Vos vendés esto de la relajación y todo lo demás, que era una melodía con el sonido de una laguna y los patitos. Si esto se lo ponés a alguien que no recuerda que fue violada al borde de una laguna y sonaban los patitos, lejos de la relajación vas a tener una crisis que va a levantar un recuerdo absolutamente negativo. Mucha gente las situaciones así muy traumáticas las bloquea y las niega, no las recuerda, y un disparador así de fuerte las puede levantar. No se le puede asignar ese poder. La música no cura, es disparador y vos tenés que estar ahí para ver qué pasa. Si vos te llevas el CD a tu casa y te empezás a angustiar sólo porque se suponía que con eso te tenías que relajar podés tener una crisis fea con una persona. Esto no se lo podés dar para que lo use para relajarse. Esto es trabajo en sesión. Hoy por hoy tenemos cualquier cantidad de consultas de gente que empieza a decir que fue abusada, es un tema que está sobre la mesa en todos lados y que empieza a expresarse y que venía tapado por un montón de síntomas encima, y esto lo vemos muy frecuentemente. No existe la receta musical, existe el trabajo conciente de una sesión.

LR: ¿Qué pasa con los chicos que tienen trastorno de déficit de atención? ¿Tiene utilidad la música?
- Depende si es con hiperquinesia o sin hiperquinesia. El déficit de atención se trabaja en general con el ritmo, que es con lo que te tenés que conectar y estar atento para repetirlo y seguirlo. Yo con la hiperquinesia tengo mis reservas porque hay muchos chicos sanos que están cansados de estar ocho horas en la escuela con gente que les dice “quedate quieto”. Además salen al recreo y les dicen que no pueden correr, porque en los recreos no se corre porque si se chocan se lastiman. Les pedimos demasiado a los chicos. Y en realidad me preocupan más los que están quietitos sentaditos en el fondo que “son buenitos”, pero tenés que ver qué le pasa a cada uno. El ritmo con los chicos es el primer aliado para el tratamiento. Por eso digo que el juego puede ser una entrada independientemente de lo que estoy haciendo. Los recursos son amplísimos, porque yo puedo estar haciendo ritmo con una pelota y no con un tambor. Con cada chico se hace algo nuevo.

LR: En la revista ya hicimos muchas notas sobre la cuarta edad. ¿Cómo trabaja la musicoterapia con eso?
- Yo creo que una persona llega a viejo como vivió toda la vida. Por eso habría que pensar la vejez desde joven. Por ahí estaría bueno meterle mucho más énfasis a la prevención para que la cuarta edad no nos agarre mal parados. Pero si la cuarta edad nos agarró mal parados hagamos todo lo que tengamos a mano. Hay mucha gente que empieza a descubrir la vida y a disfrutar sus hobbies y actividades después de que terminó la edad laboral, y no necesariamente con plata. En Remedios de Escalada, PAMI tenía un club de día que funcionaba como un hospital de día. Iban los pacientes de nueve a cinco. Los que necesitaban traslado los llevaban. Hicieron una orquesta con instrumentos de papel, armaban viajes, hicieron un vestuario y empezaron a hacer cosas para mover al barrio. La cuarta edad dependerá de cada uno como la vida en general. No me acuerdo quién dijo que “no hay enfermedades sino enfermos”. Frente a un mismo diagnóstico yo he visto morirse en dos meses a alguien y a otro decir “voy a hacer todo lo que no hice”. En el hospital vi a un nene con el que estábamos trabajando en la despedida para su muerte. Un día me llega a mí un mensaje al celular que había entrado al hospital el papá de ese nene con un balazo en la cabeza. ¿Y el nene sabés que dijo? “Yo no me puedo morir ahora porque no voy a dejar sola a mi mama”. El nene ahora vive en Mar Del Plata y tiene 25 años. Lo estábamos acompañando a morir. Nunca hay un velorio si no hay un muerto. El potencial humano es increíble. Se ha visto en millones de ejemplos.


Perfil de la entrevistada

Viviana Fioravanti es musicoterapeuta recibida en la Universidad del Salvador. Orientó su trabajo en clínica psiquiátrica y desarrolló la actividad durante 28 años en el Hospital Churruca. El suyo fue el primer nombramiento de musicoterapeuta en el escalafón hospitalario. En lo privado, se enfocó principalmente en la terapia con chicos.

“Elegimos un amigo porque esa persona nos completa”

amistadLa amistad como vínculo fuerte y persistente empieza a analizarse más profundamente en estos tiempos de marcado individualismo y vínculos efímeros marcados por las redes sociales.

El antropólogo Joan Portos Gilabert nos ayuda a pensar, plantea hipótesis sobres las razones que nos mueven a elegirnos. Entre otras cosas, afirma que un amigo no es un medio, sino un fin, una persona que nos enriquece más en las diferencias que en las semejanzas.

LR: ¿Qué es la amistad desde el punto de vista de la antropología?
- Ante todo es una relación social. El tema es que las ciencias sociales no se han dedicado mucho a estudiarla. La filosofía lo ha explorado y en los últimos años algunas antropólogas y antropólogos lo han empezado a abordar. Pero no es un vínculo de los más explorados. Ahora lo que pasa es que, como toda relación social, no tiene una definición universal. Tiene una definición que nosotros llamamos estructural. Significa que cambia en relación con las otras relaciones. La relación de amistad va a cambiar según cómo definimos otras relaciones: la relación de amor, la de compañerismo, las de parentesco. Diferentes culturas van a tener relaciones de amistad pero las van a definir distinto. Por eso es una definición estructural. Ni siquiera de diferentes culturas, dentro de un mismo grupo diferentes clases sociales no van a entender igual a la amistad. Tampoco se van a entender igual a las relaciones de amistad entre varones que a las que hay entre mujeres, por ejemplo; depende de cómo se definan las relaciones de género. Son relaciones que cambian según cómo se comparan con las otras relaciones. No sabemos si la amistad es algo universal en toda la humanidad, pero sí es algo muy generalizado. En la mayoría de los grupos humanos se reconocen relaciones parecidas a lo que nosotros llamaríamos amistad. Es un tipo de relación donde se juega algo parecido al amor, donde se juega algo de la intimidad, donde frente a ese otro se brinda algo de lo íntimo. Pasa que lo íntimo también es una relación estructural porque no todos los seres humanos consideramos la intimidad de la misma manera. Pero sí intimidad y amistad muchas veces van de la mano.

LR: ¿Tiene que ver con la confianza también?
- Sí, pero ante todo tiene que ver con un tipo de relación social que la antropología ha descripto en la mayoría de los grupos humanos, que son las relaciones de reciprocidad. Son el tipo de relación que sostuvo a la humanidad desde que existe el ser humano, pero que a nosotros nos cuesta entenderlas porque justamente son relaciones que se han trastocado mucho con el advenimiento del ser humano occidental y el capitalismo. Son relaciones donde uno está obligado a darle a un otro, ese otro está obligado a recibir y a devolver. Eso constituye una relación social entre personas y entre grupos. La relación de amistad es justamente de ese tipo. Hay diferentes formas de reciprocidad. Hay una que es la equilibrada, que a nosotros nos cuesta entender mucho porque la asociamos a que uno da algo y el otro le devuelve algo equivalente en valor, pero ese valor en general es más simbólico y no económico. Y después hay una reciprocidad generalizada, que es la que yo le doy al otro sin esperar una devolución. Otros también la mencionan como reciprocidad positiva. Esa devolución sí se da, pero se da en otro momento.
Y la amistad combina esas dos: la reciprocidad equilibrada en la que ambos nos tenemos que devolver algo y que eso que nos devolvemos tiene que tener el mismo valor simbólico; pero esa devolución no tiene que ser inmediata así que también hay algo de la generalizada.

LR: ¿Es como una deuda de amistad?
- La deuda tiene que ver con el sostenimiento de la relación justamente.

LR: ¿La amistad se construye entonces?
- Claro, y todo el tiempo.

LR: Cuándo usted habla de que esa devolución puede darse al tiempo, ¿tiene que haber igualmente en el desarrollo de las personas un vínculo que sea medianamente inmediato para que eso no se pierda?
- Sí, por supuesto. Lo mejor es hacer el ejercicio que te propuse desde el inicio, que es compararlo con otro tipo de relaciones interpersonales. Vos fijate que en nuestra forma cultural, urbana de clase media y profesional, las relaciones de amor requieren una reciprocidad mucho más inmediata que la de amistad. Requieren una devolución de ese equilibrio que sea mucho más rápida. Uno puede tener un amigo que quizás no lo ve hace dos años, cinco años. Un amigo después de cinco años sigue siendo un amigo como si no hubiera pasado el tiempo. Eso con una pareja no lo podemos hacer. “¿A dónde te fuiste éstos cinco años?”, le diríamos. Siempre tiene que haber una búsqueda de la construcción de la que vos hablabas. Es una relación que implica un compromiso mutuo. Kant, el filósofo, hablaba de que hay varios tipos de amistad. Decía que la amistad perfecta justamente es la que ve al otro como un fin en sí mismo y no como un medio. Hay amistades también donde hay un medio, donde se busca un goce. Un amigo con el que vamos a jugar al fútbol, un amigo con el que salimos a tomar algo. La amistad también tiene que ver con el disfrute. Pero en ese tipo de relación el amigo está puesto un poco como un medio para la diversión.

LR: ¿Cómo ve la amistad a través de las redes sociales?
- Para mí las redes sociales trastocan lo más importante que la relación de amistad tiene en el mundo contemporáneo, que estrictamente tiene que ver con ese compromiso con un otro. Vivimos en un mundo donde se hace casi una sacralidad del individualismo, donde justamente las relaciones sociales están muy fragmentadas y debilitadas, donde se hace incluso una loa a la soledad puesta como un valor. Una de las cosas que la amistad nos marca todo el tiempo es que el ser humano es un ser con otro. La persona humana no es una persona individual sino es una persona social. En el mundo contemporáneo la amistad es el tipo de relación que más nos marca una defensa a los tipos de relaciónes neoliberales y desde la cual hoy en día incluso se empieza a pensar la política. Las redes sociales son para mí un ataque a esa concepción de la amistad. A mi entender una lógica de la amistad mucho más efímera, mucho menos comprometida en esa reciprocidad para con el otro. Donde uno es amigo porque le pone un me gusta a un comentario, ¿no? Donde justamente nos lleva a una forma mucho más basada en lo individual y en la contemplación casi voyerista hacia ese otro que figura como amigo o amiga.

LR: De cualquier forma puede haber circunstancias en donde redes sociales tengan su importancia frente a un suceso y permitan ayudar a la relación.
- Antes hablábamos de pensar la amistad como un fin y no como un medio. La red social puede ser un importantísimo medio para el desarrollo de amistades. El problema es cuando se piensa que la amistad sólo puede estar sustentada en el intercambio en esas redes. Estaba pensando más en esa idea de “tengo un montón de amigos en Facebook”, no de pensar las redes sociales como un medio, porque ahí está bien lo que vos planteás. Podemos pensar a las redes como un medio para afianzar el vínculo a lo largo del tiempo, ese vínculo descomprometido pero con compromiso. Que la red social nos acerque en distancia y tiempo. Pensando a la red como un medio y no como un fin, y pensando la amistad como un fin y no como un medio.

amistad2LR: ¿Por qué siendo un vínculo tan valioso e importante las ciencias sociales no se han ocupado tanto de estudiar a la amistad?
- Porque se le da mucha más prioridad a otro tipo de vínculos. En las sociedades no capitalistas, que son las que más se ha dedicado a estudiar la antropología, la relación más importante de organización era la de parentesco. Se dejó de lado a la amistad. Con el advenimiento de las sociedades que muy genéricamente llamaríamos capitalistas a partir de la revolución industrial, las relaciones que más se empezaron a analizar fueron las de clase. A partir del siglo XX las ciencias sociales han puesto el foco mucho en las relaciones de conflicto. La amistad siempre quedó como una especie de relación social de segundo orden. Precisamente en el siglo XXI, con el advenimiento casi hegemónico a nivel mundial del neoliberalismo, las ciencias sociales empiezan a revalorizar la amistad, a decir “ah pará, acá hay una relación que es importante y transcultural, que tiene que ver con una definición importante del ser humano en la cuestión de definirse como persona en el otro”. Hoy en día sí hay varios pensadores y pensadoras que empiezan a mirarla.

LR: Uno a veces está tan enganchado con las actividades cotidianas que le cuesta mantener una amistad y suponemos que eso no debe ser casual.
- No. La amistad es la relación interpersonal que más resiste esos avatares. Las de parentesco también, obviamente. Pero saliendo de esas relaciones, que en nuestra cultura son las relaciones de la familia primaria y que cambian mucho según las diferentes culturas, la relación de amistad es la que más resiste. Por ejemplo, a que un amigo por alguna razón de su vida te deje de hablar durante un tiempo, incluso que te trate mal en algún momento. Más allá de que hay que construirla. Es una relación muy resistente a los avatares de la vida.

LR: ¿Por qué elegimos nosotros a los amigos?
- Eso es interesante. Creo que es una respuesta que hasta es más de la psicología, porque todos seguramente tenemos amistades de distintos tipos y las elegimos por diferentes cuestiones. Desde las ciencias sociales también podemos dar una respuesta un poco estructural. Elegimos un amigo porque esa persona nos completa como sujetos. En esa persona encontramos algo que puede ser de las semejanzas o de las diferencias. Pero que tanto por una u otra razón nos completa. Es parte de nuestra subjetividad. Por eso lo elegimos. Después la psicología tendrá un montón de otras respuestas para cada caso particular.

LR: La amistad también puede resistir lo ideológico. Uno puede tener un amigo aunque esté ubicado en el plano opuesto.
- Es un buen ejemplo. Pero a la vez también puede ser el contrario. Si tenemos que ir a cada caso particular, la respuesta compete más a la amistad3psicología que a la antropología o la sociología. Si te tengo que hablar de mí, yo puedo tener un amigo que piense ideológicamente distinto a mí. Pero no puedo tener un amigo que sea antisemita o que crea que la dictadura argentina fue algo correcto. Hay un límite. Pero yo los tengo, quizás otra persona no. Porque a mí una persona que tiene esa concepción no me completa como sujeto. No me devuelve algo esa reciprocidad. No me llena lo que yo soy como individuo en la sociedad en la que vivo. Todo lo contrario: me vacía. Pero eso sí, es una respuesta que tiene que ver con cada caso particular. Sí es interesante sintetizar que la amistad no sólo se basa en la semejanza sino en la diferencia con un otro. No buscamos solamente iguales sino diferentes.

LR: ¿Se puede seguir siendo amigo de alguien con quien se tuvo una relación de pareja?
- Depende de cómo se transformen las relaciones. Siempre es una situación difícil porque los cierres de pareja suelen, en la mayoría de los casos, estar atravesados por fuertes conflictividades. Toda relación interpersonal es difícil repararla luego de un proceso de conflicto. Pero mientras las dos partes busquen reestructurar la forma de reciprocidad, de una relación de pareja a una de amistad, perfectamente se puede realizar. Ahí hay también una cuestión, en la que creo que estamos atravesando un proceso de transformación, que ya viene de más de cuarenta años. Tiene que ver con las revoluciones sexuales de la década del sesenta y setenta, pero que con el advenimiento del feminismo se empiezan a pensar mucho más. Estamos atravesando un proceso de reestructuración muy fuerte de las relaciones sexuales. Como decía al principio, cada relación social se define por cómo se relaciona con otro tipo de relación social, y estamos atravesando de un proceso donde las relaciones sexuales se empiezan a incorporar a la relación de amistad, que hace veinte años quizás nos parecía imposible. Hoy en día el cambio de valoración, de cómo entendemos la sexualidad incluso, empieza a incorporar la relación sexual en algunas relaciones de amistad, por ejemplo. Ahí estamos viviendo una transformación en nuestras propias concepciones de la relación de amistad, y que tienen que ver en cómo se están transformando otras relaciones interpersonales.

LA: ¿Por qué las relaciones de amistad más importantes se consolidan en los primeros años de vida, infancia o adolescencia?
- Podemos especular una explicación en función del marco teórico que te estoy dando. Posiblemente en esos años sea donde uno se relacione más con el otro como fin en sí mismo. Es un momento en donde uno está construyendo su subjetividad justamente. Ahí es donde la psicología y las ciencias sociales podemos trabajar juntas. Son los años donde uno está forjando su subjetividad, y precisamente lo que decía antes, el ser humano es un ser social. Entonces en ese proceso de formación de subjetividad, uno encuentra a otros que te van construyendo tu subjetividad en la semejanza y en la diferencia. Por eso son amistades que tienen tanta potencia, porque se nos cristalizan. Son un tatuaje en nuestro ser, en nuestra identidad más primaria. Para las ciencias sociales el sujeto no es lo mismo que el individuo. El sujeto es social e interpersonal. Al individuo, desde nuestra visión occidental, muchas veces lo asociamos al sujeto. Pero son cosas muy distintas desde la visión de las ciencias sociales.

LR: ¿Hay algo que quieras agregar?
- Lo único reafirmar que en estos tiempos que corren de poderoso individualismo, la defensa de la amistad es una barricada política e ideológica contra el neoliberalismo.


portosPerfil del entrevistado

Joan Portos Gilabert es antropólogo recibido en la UBA. Se dedica al estudio del pasado reciente, puntualmente de la última dictadura militar desde una perspectiva histórica y antropológica. Investiga los hechos, la represión política instrumentada en ese momento y la manera en que la sociedad procesa esos acontecimientos.

La Tucumán de 1816

tucuman1La ciudad era una incipiente aldea y de unos 5 mil habitantes. Los congresales que luego proclamaron la Independencia se alojaron en la casa de familias adineradas y en conventos.

El único periodista acreditado en el Congreso de 1816 fue Fray Cayetano Rodríguez. Su periódico, el Redactor del Congreso, se distribuía con tres meses de retraso. Previo a la llegada de los diputados de las Provincias del Sud, ya conocida la sede, en Tucumán, trataba de explicarle a un amigo los motivos de la elección: “¿Y dónde quieres que sea? ¿En Buenos Aires? ¿No sabes que todos se excusan de venir a un pueblo a quien miran como opresor de sus derechos y que aspira a subyugarlos? ¿No sabes que aquí las bayonetas imponen la ley y aterran hasta los pensamientos? ¿No sabes que el nombre porteño está odiado en las Provincias Unidas o desunidas del Río de la Plata?”

De acuerdo a la mayoría de los historiadores, no existían muchas posibilidades a mano. Buenos Aires, se ve, no generaba confianza y la idea era ponerle un límite. Las provincias del litoral estaban dominadas por Artigas; Catamarca y La Rioja se hallaban muy a trasmano; Cuyo también y además la amenaza realista desde Chile era latente; lo mismo sucedía con Salta y Jujuy, asediadas por el avance español desde el Alto Perú –se había perdido recientemente la batalla de Sipe Sipe-.

La designación de Tucumán para las deliberaciones que consagrarían la Independencia caía de maduro. Era un punto equidistante para todas las provincias, a medio camino entre Buenos Aires y Lima por el viejo Camino Real. Allí tenía su base el cuartel general del Ejército del Norte, lo cual le ofrecía protección, además de la resistencia de los hombres de Guemes. La presencia en forma permanente de fuerzas militares también movilizó el desarrollo de una estructura sanitaria que, aunque precaria, servía para atender cualquier necesidad.

Por otra parte, el historiador tucumano Carlos Páez de la Torre rescata un punto no menor: el gobierno de la ciudad había demostrado “una fidelidad sin desmayo a las disposiciones del gobierno central. Lo que el directorio decía Tucumán acataba. Estaba Bernabé Aráoz de gobernador, de enorme prestigio por su fortuna personal, por la Batalla de Tucumán, por su parentela, por sus vinculaciones”.

Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, las provincias de la Banda Oriental y algunas del Alto Perú no enviaron representantes, por cuestiones políticas. Los primeros diputados arribaron a Tucumán a finales de diciembre de 1815 “más que fatigados por los caminos infernales”. Lo hicieron en galeras –el medio más rápido y confortable- o en carretas –que también podían transportar mercadería y tardaban entre 40 y 50 días en hacer, por ejemplo, el trayecto desde Buenos Aires-. La mayoría hizo redactar su testamento. Todo podía suceder en el medio de la nada, por caminos “paupérrimos” y expuestos al ataque de “indios o bandidos”.

Sólo unos pocos habían estado alguna vez en la incipiente ciudad en la que iban a discutir el futuro de los territorios antes dominados por España. Debieron acostumbrarse a la precariedad y a lo que había a disposición. Se les asignó una remuneración de $ 100 por mes.

El Congreso comenzó a deliberar el 24 de marzo de 1816. El discurso de bienvenida lo pronunció el diputado porteño Pedro Medrano. En esa misma jornada se decidió que la presidencia del cuerpo sería mensual y rotativa. Francisca Bazán de Laguna, mujer de la clase adinerada del lugar, cedió su casa para que allí se realizaran las sesiones.

En ese Tucumán no había mucho para ver. A lo lejos, se podían distinguir las siluetas de sus cuatro iglesias y el Cabildo, ubicados en derredor de la plaza pública, “nombre pomposo para un espacio abierto donde pastaban los animales” según cuenta Paz de la Torre. Pese a esa descripción, en el contexto del momento, era un centro comercial muy importante. La principal actividad era la construcción de carretas y una primitiva explotación de la caña de azúcar y la ganadería. Había en la ciudadela más de 10 pulperías, verdaderos centros de reunión de los más humildes, gauchos y campesinos, quienes allí se abastecían de todo lo necesario –alimentos, herramientas, etc-.

Tucumán era en realidad una provincia, que contenía entonces a las actuales Catamarca y Santiago del Estero. De acuerdo a los registros de la época, la población total era de unos 50 mil habitantes. En la capital, San Miguel, urbe modesta con características de aldea, vivían unas 5 mil personas según una proyección del censo realizado en 1812 en dos de los cuatro barrios o cuarteles en los que se dividía.

tucuman2Las viviendas en su mayoría eran modestas, salvo las que estaban circundando la plaza y pertenecían a los más pudientes. Estas casas, según el escritor Paul Groussac, tenían “zaguán con baldosas, un primer patio lleno de plantas y rodeados de galerías en cuyos postes de cedro se enroscan diamelas y madreselvas, una alfombrada sala de recepción con balcón, muebles de caoba y platería labrada”. En ellas se alojaron algunos de los congresales; el resto lo hicieron en los conventos o casas de sacerdotes.

El Cabildo era la institución principal. De dos plantas y ocho arcos sin torres se alzaba sobre el resto de las edificaciones. De las cuatro iglesias, la única más o menos significativa era la de San Francisco, construida por los jesuitas. En las manzanas adyacentes a la plaza la urbanización era compacta pero a poca distancia se iba haciendo más salteada “para prácticamente desaparecer más allá de la ronda”.

La población nativa que recibió a los congresales bebía aguardiente o caña. Vivían una vida sencilla. Los aglutinaban las festividades religiosas y diversiones populares como las payadas, el juego de naipes, las riñas de gallos, las carreras de cuadrera y de sortija. “La vida de la ciudad –cuenta de la Torre- duraba lo que la luz del sol. Después, se trancaban las puertas y la familia comía a la luz de velas. Sólo algunos mozalbetes en tren de juerga se atrevían a caminar durante la noche”.

Es que San Miguel de Tucumán era, básicamente, una aldea de calles de tierra, casi sin vereda, con viviendas de techo de paja o teja en el centro y ranchos o quintas con sembrados y árboles frutados más a los lejos. En las afueras, el río Salí atravesaba el bajo anegadizo en dirección a Santiago y camino a Salta se amontonaban cañaverales, altos pajonales y luego las llanuras con montes de cebiles y quebrachos.

En su “Breve Historia de Tucumán: del siglo XVI al siglo XX”, Manuel Lizondo Borda ofrece una descripción aún más detallada del entorno: “Al suroeste se abrían hondonadas y tras ellas como una pampa de bajos pastizales. Y más al poniente decoraban el paisaje coposos árboles de sombras, quintas de alegres naranjales y montes que se perdían a lo lejos frente al pie del murallón gigantesco, boscosos también, de las montañas”.

tucuman4En ese ambiente tranquilo y pueblerino, los diputados provinciales debatieron en sesiones abiertas y a veces secretas. A pesar del fragor de los debates, las presiones y el tiempo apremiante, se permitieron también ciertas distracciones (Ver De baile…). Lo cierto es que el 9 de julio, pasado el mediodía, aclamaron la Independencia de las Provincias Unidas en América del Sud de la dominación de los reyes de España y su metrópoli -diez días más tarde se agregaría la frase “y de toda dominación extranjera”-. Presidía la sesión de ese día Francisco Narciso Laprida y 29 diputados suscribieron el acta, de la cual se hicieron 3000 copias -mitad en castellano, mil en quechua y 500 en aymará-. La noticia en Buenos Aires se conoció el 16. El 10 se hizo un baile en la misma casa histórica y se coronó reina a Lucia Araoz de 10 años, a quien luego se llamó “la novia de la patria”.

El congreso realizó sus reuniones en Tucumán hasta el 4 de febrero de 1817, y de ahí se trasladó a Buenos Aires. Las fuerzas realistas amenazaban desde el norte y las condiciones de seguridad no estaban dadas.

Aun así, la atmósfera pueblerina no varió. La gente siguió con su vida sosegada, quizás sin imaginar que nunca se dejaría de hablar de esos meses revolucionados por la realidad histórica.

De baile en baile

Mientras sesionaba el Congreso, todas las semanas había un gran baile en Tucumán en alguna casa adinerada de la aldea. El baile más famoso fue el del día 10. También lo fue el modo en que lo narró el francés Paul Groussac según versiones cercanas: “¡Cuántas veces me han referido sus grandezas mis viejos amigos de uno y otro sexo, que habían sido testigos y actores de la inolvidable función! De tantas referencias sobrepuestas, sólo conservo en la imaginación un tumulto y revoltijo de luces y armonías, guirnaldas de flores y emblemas patrióticos, manchas brillantes u oscuras de uniformes y casacas, faldas y faldones en pleno vuelo, vagas visiones de parejas enlazadas, en un alegre bullicio de voces, risas, jirones de frases perdidas que cubrían la delgada orquesta de fortepiano y violín. Héroes y heroínas se destacaban del relato según quien fuera el relator. Escuchando a doña Gertrudis Zavalía, parecía que llenaran el salón el simpático general Belgrano, los coroneles Álvarez y López, los dos talentosos secretarios del congreso, el decidor Juan José Paso y el hacedor Serrano… Oyendo a don Arcadio Talavera, aquello resultaba un baile blanco, de puras niñas imberbes, como él decía. Y desfilaban ante mi vista interior, en film algo confuso, todas las beldades de sesenta años atrás: Cornelia Muñecas, Teresa Gramajo y su prima Juana Rosa, que fue “decidida” de San Martín; la seductora y seducida Dolores Helguera, a cuyos pies rejuveneció el vencedor de Tucumán, hallando a su lado tanto sosiego y consuelo, como tormento con madame Pichegru…”.

“Breve Historia del siglo XVI al siglo XX”. Manuel Lizondo Borda.
“Historia de Tucumán”, Carlos Paez de la Torre

La Revista Junio 2019


 

docente150“Soy un agradecido de la educación pública”

En 2019 un argentino fue elegido entre los 10 mejores docentes del mundo. Se le reconoció el valor del proyecto de radio escolar que desde hace casi veinte años desarrolla en una escuela de Temperley. Hablamos de Martín Salvetti, un profesor distinto, creativo, con ideas y cercano a las necesidades de los alumnos...

Leer más...

fakenews150Fake News, el enemigo global.

La especialista Natalia Aruguete nos ayuda a comprender los alcances de esta moderna estrategia política de vaciamiento del discurso a partir de la mentira deliberada. Se mostró esperanzada...

Leer más...

Belgrano150Belgrano, el educador

Con sus ideas sentó las primeras bases orientadas a desarrollar un sistema de enseñanza para todos, gratuito y de calidad bajo la órbita del Estado. Su propuesta central es muy anterior a la Revolución de Mayo...

Leer más...