Noviembre 2019

Un tema recurrente en torno de la práctica de la medicina es sin duda el del uso racional del medicamento.

Desde hace muchos años que se plantea, por una parte, no sólo cuánto de lo que se prescribe es realmente beneficioso para los pacientes, sino cuánto puede ser perjudicial hasta convertirse en iatrogénico, y por otra, el fuerte impacto económico para los sistemas de salud, donde el costo del medicamento ocupa un lugar preponderante, teniendo en cuenta también, que es un factor de altísima incidencia en el llamado “gasto de bolsillo”, término utilizado para expresar lo que no financia la cobertura de salud.

A ojos vista, ninguna de las iniciativas ensayadas para promover el uso racional y contener el gasto, ha sido efectiva.

Por el contrario, la modalidad prescriptiva es cada vez más agresiva, la oferta de fármacos crece y se hace cada vez más sofisticada y más cara, aunque no siempre más efectiva.

En los últimos años, el desarrollo de los llamados medicamentos especiales, entre los que los monoclonales componen el espectro más novedoso y difundido en el tratamiento de diversos tumores, han triplicado el gasto de los sistemas de salud.

Y no sólo de tumores se trata.

Un caso emblemático de los últimos tiempos, tanto que hasta ha tenido una fuerte repercusión mediática, es el de la Atrofia Muscular Espinal, tratada con Nusinersen, fármaco que irrumpió en el mercado argentino con un costo de un millón de dólares para el tratamiento anual.

Un precio a todas luces imposible de pagar en forma particular, que llevaría prácticamente a la quiebra a muchas obras sociales y empresas de medicina prepaga y hasta dificultoso de afrontar financieramente para el propio Estado.

La buena noticia es que los reportes científicos internacionales muestran resultados beneficiosos con el uso de Nusinersen en determinados estadios de la enfermedad.

Lo que no se puede explicar es que el precio en Argentina, si bien ha ido disminuyendo hasta prácticamente la mitad (¡?), siga siendo de 3 a 5 veces más caro que en los países centrales.

Tampoco se puede explicar que se prescriba fuera de protocolo, sobre todo en lo referido a estadíos donde no se ha demostrado beneficio alguno, y que por vía de amparos judiciales, se ordene su provisión.

O si se puede explicar, adentrándose en laberintos que poco tiene que ver con la práctica médica.

Sólo como referencia, vale la pena reflexionar sobre la observación de Joan Ramon Laporte, Catedrático de Farmacología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y Director de Instituto Catalán de Farmacología, que cuenta que cuando comenzó a dar clases, se dio cuenta que de los veinte medicamentos más vendidos en Catalunya, en el libro madre de farmacología de la época (Goodman&Gilman) figuraba sólo uno!.

Cosas vederes…

 

COMISIÓN DIRECTIVA

Octubre 2019

El 25 de Setiembre próximo pasado, se llevó a cabo la Asamblea General Ordinaria, que como es de rigor, somete a consideración de los socios del Círculo Médico, la Memoria y el Balance del último ejercicio, que culminó el 31 de Mayo del corriente año.

Un riguroso ejercicio anual que nos convoca desde la fundación de nuestra entidad, en el que más allá de cumplir con la ley, nos da a todos la oportunidad de conocer en detalle la marcha de la institución y compartir entre colegas los resultados de la gestión y su perspectiva.

En esta oportunidad tanto el relato de lo acontecido durante el período, expresado en la Memoria, como el estado y evolución económico financiera provisto por el Balance, fueron aprobados a libro cerrado.

No obstante esta tradicional actitud de los asociados respaldando plenamente lo actuado por Comisión Directiva, Presidencia abrió el diálogo y eventual debate, en pos de ampliar lo expresado en la documentación formal, sobre todo en cuanto a fenómenos político y económicos que inciden en la vida institucional y que se traducen en oportunidades y amenazas frente a los tiempos por venir.

En ese sentido, se señaló la fuerte presión impositiva como un factor muy negativo para las cuentas institucionales, y su consecuente impacto como factor de merma sobre las remuneraciones de los médicos.

Dicha situación ha motivado, y continúa movilizando a la entidad, para que a través de las múltiples vías de participación institucional, se gestione modificaciones buscando el alivio de dichas imposiciones, que vienen horadando el honorario profesional. En ese marco, el impuesto a los Ingresos Brutos, IVA y Mínimo no Imponible, han sido planteados como prioritarios frente a las autoridades, encontrándonos a la espera de algún alivio.

En otro orden, y tal como viene sucediendo desde hace varios años, se resaltó que la economía de la entidad, y por ende el trabajo de los médicos, está ligada en más de un 80% a la actividad de OSMECON Salud, y el resto al convenio IOMA.

La evolución de dichos sistemas ha sido favorable, manteniéndose estables en el plano económico financiero, y generando una enorme oferta de trabajo médico. En ambos el mayor esfuerzo ha estado y sigue estando ligado a la recomposición del valor de honorarios que al calor de las fuertes y sucesivas crisis, se ha deteriorado considerablemente.

Por otra parte se ha aprovechado para alertar y tomar conciencia de la fuerte amenaza que se cierne sobre los sistemas de salud, en relación a las cada vez mayores exigencias prestacionales, muchas de ellas irracionales y de dudosa o nula eficacia, incremento exponencial de la judicialización de la atención de la salud, y el desafío que impone la cada vez más sofisticada y costosa oferta de tecnología, tanto en aparatología como desde la industria farmacéutica.

Por eso concluímos en la importancia de sostener los vínculos asociativos, manteniéndonos informados e involucrados en una problemática muy compleja donde se definen presente y futuro de nuestro trabajo como médicos, cuando no de la profesión en el sentido más amplio.

Cuando celebramos el 40 Aniversario del Círculo, acuñamos el lema: JUNTOS Y CON EL ESFUERZO DE TODOS.
Hoy, más que nunca renovamos nuestros votos para que así sea.

COMISIÓN DIRECTIVA

Septiembre 2019

De sapos a príncipes, y viceversa, casi sin solución de continuidad.
Así nos presenta la prensa y en definitiva así percibe gran parte de la sociedad, la labor médica.

Somos los héroes que seguimos operando con la luz cortada, y un rato después, asesinos porque esa operación se complicó.

Esto no es nuevo.
Es un proceso de larga data, en el que múltiples factores han ido contribuyendo al creciente deterioro del ejercicio profesional.

Las relaciones sociales se modifican, no siempre para bien, y sobre ese campo se ha desvirtuado la relación médico paciente, que es sin duda el punto de partida de la creciente conflictividad en la que naufraga la práctica médica.

Está claro que el tema de la responsabilidad profesional, lo asumimos desde siempre, y hasta en exceso si se lo compara con otras profesiones u oficios, que jamás pagan por sus errores, como suele pasar con jueces que liberan presos que en poco tiempo vuelven a asesinar. Asesinos de verdad, no médicos que por impericia, imprudencia o negligencia provocaron daño o inclusive la muerte de un paciente.

Y no se trata de igualar para abajo. Nos hacemos cargo de nuestra responsabilidad, y de hecho pagamos por ello, y con creces.

Pero…Asesinos, no.

Los colegas que han pasado o están pasando por la instancia judicial a raíz de algún episodio vinculado con su práctica profesional, ni que hablar si el caso cobró repercusión mediática, llevarán, más allá de la resolución judicial, una huella perpetua.

Pero, es así.

Seguramente la litigiosidad y los costos, tanto judiciales como de la atención médica, seguirán creciendo.

Los seguros también se encarecerán.

Y los medios inescrupulosos, seguirán haciendo su negocio.

COMISIÓN DIRECTIVA

Agosto 2019

En los últimos meses, ha cobrado estado público, algunas controversias entre distintas instituciones médicas, referidas al desarrollo e implementación de un nuevo Nomenclador de Prestaciones Médicas para aplicar con el IOMA, por tal motivo creemos oportuno publicar en nuestro medio el comunicado de prensa emitido conjuntamente por la Federación Médica de la Pcia. de Bs As y la Federación Médica del Conurbano:

“La Federación Médica de la provincia de Buenos Aires (FEMEBA) y la Federación Médica del Conurbano (FEMECON) continúan trabajando activamente en conjunto con el IOMA en la confección del nuevo nomenclador de prestaciones médicas, el que a su juicio, implicará un importante avance normativo para todos los actores del sistema y para los beneficiarios del Ioma en particular.

Debido a la complejidad de la tarea encarada y la necesidad de que la confección de este nuevo instrumento se base en normas científicas, académicas y técnicas, ambas entidades fueron conscientes desde el principio, de la envergadura de la tarea que se encaraba y del tiempo que insumiría la confección de su modelo definitivo, su aprobación por parte del Directorio y otros órganos de contralor, y finalmente la adecuación de todos los sistemas operativos, administrativos e informáticos, que permitiesen su efectiva puesta en vigencia. La participación de la mayor cantidad posible de entidades, tal como correspondía, complejizó aún más la tarea; la puesta en marcha del nomenclador confeccionado por FEMEBA y FEMECON, quienes entre ambos asisten a casi 4 de cada 5 beneficiarios del Instituto, hubiera sido una tarea mucho más fácil, rápida y menos compleja, pero mucho menos justa, toda vez que no se hubiera dado participación a otras entidades médicas, y a las entidades sanatoriales.

Las Federaciones, al igual que lo ha manifestado el Instituto, entienden que el nuevo nomenclador, que debe incluir a todas las especialidades y no solo las quirúrgicas, y que indefectiblemente debe tener ámbito provincial, no sólo es necesario sino que constituye una herramienta imprescindible y ordenadora del sistema, y en su confección está incluída la sustentabilidad del sistema, la calidad de la prestación, la inclusión de nuevas tecnologías y la actualización del conocimiento médico, todo ello con la finalidad de dar la mejor prestación posible al afiliado.

FEMEBA y FEMECON se hallan trabajando en conjunto con el IOMA desde el principio para tal fin, y de la misma manera continúan haciéndolo ahora en los últimos detalles, para lograr el mejor nomenclador realizable, a la brevedad posible, sin prisa pero sin pausa.

En ese sentido, y ya transitando las últimas etapas de la fase técnica, han solicitado al instituto que mientras tanto incorpore al actual nomenclador las prácticas que actualmente se realizan por trámite de excepción, y que fije fechas y objetivos a cumplir, estableciendo un cronograma cierto respecto a las dos fases restantes, es decir la aprobación formal de la norma y las adecuaciones administrativas y técnicas para su efectiva puesta en marcha.

Además, y atento a que la imposibilidad fáctica de que el nomenclador entre en vigencia en forma inmediata, posterga la eventual mejora arancelaria que el mismo implica, ambas entidades han solicitado también que el incremento del 8% previsto para el mes de agosto del corriente, se eleve al 16%, iniciándose a la brevedad posible, la negociación para el último cuatrimestre del año en curso.”

FEMEBA-FEMECON

COMISIÓN DIRECTIVA

Julio 2019

La vacunación infantil es, sin duda, la medida preventiva más eficaz de todos los tiempos.

En el siglo XXI parece que esta medida se esté ahogando en su propio éxito.

Las enfermedades prevenibles por las vacunas están casi desapareciendo, y ello induce a la población a pensar que ya no existen o a minusvalorar sus riesgos.

El rechazo a la vacunación infantil no es algo nuevo.

En 1867 se constituye la primera asociación antivacunas en Londres, desarrollándose movimientos similares en el resto de Europa. Veinte años después el movimiento se extiende a EE.UU.

En 1998 la revista The Lancet publica el artículo de A. Wakefield en el que asociaba la vacuna del sarampión con el autismo. Diez años más tarde, después de que el Colegio de Médicos Británico condenara la investigación de A. Wakefield calificándola como no ética, lo expulsara del colegio y le retirara la licencia para ejercer la medicina, la revista The Lancet se retractó del artículo. Pero el daño ya estaba hecho.

Para hacer frente al problema del rechazo de las vacunas es importante conocer el motivo. En la encuesta europea referida antes, los pediatras consideraban que los motivos más frecuentes del rechazo de la vacunación por parte de los padres eran: miedo a los efectos adversos (60%), demasiadas vacunas para el sistema inmune infantil (48%), preferencia por la medicina alternativa (48%), consideraban que era mejor pasar la enfermedad (31%), miedo al autismo (29%) o no creían en los riesgos de padecer la enfermedad (27%).

Hoy día hasta máximas autoridades de potencias mundiales utilizaron argumentos anti-vacunas en campañas electorales.

La no vacunación es una amenaza global. Así fue calificado por la OMS por el nivel de peligro que representa para la humanidad.

Los expertos advierten que la tasa de vacunación debe ser de alrededor un 95 por ciento de los ciudadanos de un país, algo que aún en la Argentina no se ha logrado cumplir, tanto por carecer de una mayor concientización sobre la necesidad de inocularse, como también, por una faltante de algunas vacunas.

Al respecto, recientemente el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, reconoció en dialogó con un medio que hay “algunos faltantes” de vacunas que el Gobierno está intentando cubrir.

La Sociedad Argentina de Pediatría sostiene que: “Tanto el sostenimiento de lo conseguido como las metas de mejora en las coberturas de vacunas se ven amenazadas por esta situación, por tal razón resulta imprescindible priorizar la resolución de la falta de disponibilidad de vacunas frente a otras problemáticas sanitarias y que es de cumplimiento al Calendario Nacional de Inmunizaciones”.

Es función de toda la comunidad médica insistir ante la población sobre la necesidad imperiosa del cumplimiento del Calendario de Vacunaciones priorizando la prevención sobre la baja incidencia de complicaciones.

COMISIÓN DIRECTIVA

Junio 2019

Las dificultades del día a día en el ejercicio de nuestra profesión, naturalmente vinculadas a los avatares de los Sistemas de Salud, muchas veces nos alejan de la visión general, en cuanto a cuales son las preocupaciones globales en lo que a Salud se refiere.

Sin duda el organismo de referencia en la materia es la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Muchas veces sus resoluciones y recomendaciones, son vistas, sobre todo por quienes no están ligados al mundo de la Salud Pública, como postulados alejados de la realidad cotidiana y de poca trascendencia en los hechos.

Sin embargo, vale la pena repasar algunas de las prioridades documentadas en la 72 Asamblea.
Fueron varios los planteos principales, en los que se expresa:

Cobertura Sanitaria Universal, señalando que la mitad de la población mundial no tiene acceso a los Servicios de Salud, tomando como estrategia para su abordaje, el refuerzo de los sistemas de salud primaria y trabajadores comunitarios.

Resistencia a los antibióticos. Un tema relevante, sobre todo cuando morir por una infección parecía un tema superado. Mueren 700000 personas cada año y las proyecciones indican que hacia 2050 supere al cáncer, si no se toman las medidas pertinentes. Claramente, el abuso en el uso de antbióticos y consecuentemente su pérdida de efectividad por resistencia microbiana, desafía a los sistemas de Salud para promover enérgicas campañas de uso racional.

Medioambiente y cambio climático. Sin duda una temática que excede las incumbencias de la OMS, pero de alta incidencia en el ámbito de la salud. Téngase presente, sólo a modo de ejemplo, la contaminación de aguas y el calentamiento, comienza a propagar enfermedades transmitidas por mosquitos, a regiones donde antes no existían.

Seguridad del paciente. Un tema sumamente complejo, que también impacta muy fuertemente en las regiones más pobres. Sin embargo, en los más ricos, uno de cada 10 pacientes sufre algún evento adverso. Ciento treinta y cuatro millones de eventos en el año, se vinculan con 2,6 millones de muertes.

Transparencia de precios para medicamentos, vacunas y otros productos de salud. Seguramente este título no necesite de muchas explicaciones. Contiene un tema que es preocupación de larga data para los Sistemas de Salud. Incluye todos los productos y dispositivos médicos y sus respectivas mecanismos de imposición en el mercado, desde el patentamiento, producción, comercialización, prescripción y llagada al paciente.
Un tema que se agiganta día a día, a la luz del desarrollo tecnológico y las presiones para su financiamiento y comercialización.

Estas son cinco de las siete prioridades señaladas en el marco de la Asamblea Mundial, a la que concurren todos los países miembros de las Naciones Unidas, que a su vez instan a los Estados a aplicar políticas en relación a estas prioridades.

Hagamos votos para que alguna vez se tomen seriamente estas recomendaciones.

COMISIÓN DIRECTIVA

Mayo 2019

El ejercicio de la medicina y los Sistemas de Salud están desde siempre, y cada vez más, influenciados y hasta condicionados por el incesante desarrollo tecnológico.

La vorágine innovadora se expresa con una monumental oferta, constante y creciente, de nuevos dispositivos de todo tipo.

Permanentemente se presentan nuevos productos al servicio no sólo de mejores métodos diagnósticos y terapéuticos, sino también de la seguridad, confort y accesibilidad de los pacientes al Sistema.

El ritmo con el que se crean nuevas necesidades, hace casi imposible una evaluación certera en términos de eficiencia y eficacia de todo lo que se ofrece minuto a minuto.

En ocasiones, la fuerza del mercado supera el criterio científico, y ni qué hablar de las prioridades de un Sistema de Salud, imponiéndose la utilización de determinados productos, métodos o insumos de dudoso o nulo beneficio para el paciente, que además ganan cada vez mayor participación en el gasto sanitario, a expensas de la progresiva caída del valor del honorario médico.

Como se dijo más arriba, el catálogo de ofertas no se limita a la aparatología, medicamentos o prótesis, sino que también avanza sobre la manera de brindar prestaciones de salud.

Tal el caso de la cada vez más presente ¨Telemedicina¨.

Se ve desde hace ya un tiempo, atractivas publicidades de Sistemas Privados que venden Telemedicina entre sus productos de atención de la salud.

No está muy claro si lo que se ofrece son consultas telefónicas, medicamentos a domicilio, interconsultas con centros asistenciales del exterior, o todo junto y mucho más.

Está claro que si la competencia comercial lo impone, los sistemas gremiales también deberán sumarse al coro de la atención express.

No obstante, no podrá soslayarse analizar seriamente esa novedosa manera de proveer atención médica tanto en el plano profesional como en su dimensión ética.

En ese sentido tal vez sea útil tener en cuenta las recomendaciones de la OMS respecto a la utilización de este tipo de insumos, por cuanto su aprovechamiento comercial, no siempre responde al verdadero valor del servicio.

En líneas generales, se destaca el valor de la tecnología al servicio de la emisión de notificaciones de corte sanitario, respetando siempre contextos de seguridad y privacidad.

Esas mismas condiciones se plantean como absolutas cuando la Telemedicina está referida a la relación médico/paciente, pero que además siempre tendrá el carácter de complementario y no de reemplazo del acto médico convencional.

También se hacen estrictas observaciones respecto a la privacidad de los datos, estandarización de procedimientos, protocolos, consentimiento del paciente, acreditación profesional, etc.

En definitiva, lo que queda en claro es la necesidad de evaluar seriamente la incorporación de nuevas tecnologías, y proteger el acto médico en todo el espectro de la relación con el paciente.

Está claro que la Telemedicina en el marco de los recaudos antes expresados, podrá aportar algunos beneficios a la gestión de servicios médicos.

Está claro también que nunca el call center reemplazará al médico.

COMISIÓN DIRECTIVA

Abril 2019

Con una campaña electoral ya prácticamente lanzada, en un contexto de crisis económica y grieta social, es muy difícil sintonizar las propuestas de fondo que podrían alentar los futuros gobernantes.

El debate se torna paralizante y las ideas naufragan en un mar de acusaciones por lo hecho o no hecho por los unos y los otros.

En lo que a Salud se refiere, en el mejor de los casos emergen remanidos diagnósticos que por derecha o por izquierda denostan el Sistema de Salud cargando las tintas según convenga, sobre las falencias del subsector público, privado o de la seguridad social.

No es nuevo que en nuestro país el Sistema de Salud tiene particularidades que difícilmente permitan comparaciones con otras experiencias en el mundo.

Sin embargo, es un Sistema en todo el sentido de la palabra, y es estéril el contrapunto, para dilucidar si debería ser Universal, Contributivo o Privado en forma excluyente.

De ahí que cuando se lo compara con los Sistemas europeos, que valga la aclaración, no son todos iguales, o con los privados puros, no se llegue a ninguna conclusión útil para superar lo existente.

Algo así como una grieta en Salud, tal vez parecida en algún punto a las disquisiciones sobre el Sistema Previsional.

Evidentemente nos cuesta mucho integrar, valorando las fortalezas de los distintos subsistemas, y preferimos definiciones tajantes respecto de la vigencia de uno u otro.

Esa lucha dialéctica no tiene destino, por cuanto no incorpora el concepto de idiosincrasia de los Sistemas de Salud, sino que se centra en la convicción personal o el capricho ideológico de quien se pare en uno u otro lado de la grieta.

Nuestro país tiene una larga tradición en su sistema de Salud tripartito, que antes de ser demolido en nombre de una pretendida reforma hacia cualquiera de los extremos del péndulo, debe ser respetuosamente considerado para ser alentado y robustecido, porque tiene todavía hoy una gran potencialidad y capacidad de respuesta.

Pero insistimos en que cualquier cambio introducido debe tener en cuenta las cuestiones histórico culturales del contexto en el que se pretendan. La cuestión dilemática es falsa.

En esta línea, Paul Krugman , Premio Nobel de Economía, apela a un argumento contundente, cuando hace referencia a que el Commonwealth Fund en su publicación más reciente, producto del sondeo periódico que realiza sobre el sistema sanitario de los países centrales, ubica en los primeros lugares a Gran Bretaña, Australia y Holanda.

”Lo increíble de estos tres países es que sus Sistemas son radicalmente distintos”.
Una observación contundente a la hora de proyectar seriamente Políticas de Estado.

COMISIÓN DIRECTIVA

Marzo 2019

LA CAJA DE PREVISIÓN Y SEGURO MÉDICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES INFORMA A SUS AFILIADOS Y BENEFICIARIOS:

Ante los conceptos vertidos en publicaciones de distintos medios que no se condicen con la realidad y carecen de veracidad, a la vez que refutarlos, ponemos a disposición toda la documentación pertinente, por eso manifestamos que:

La Caja de Previsión y Seguro Médico de la Provincia de Buenos Aires es una entidad de Ley cuyo inicio se remonta al año 1962 mediante la ratificación de su norma de creación por la Ley 6742, sufriendo en estos más de 50 años diversas modificaciones hasta llegar a la Ley 12.207, promulgada en diciembre de 1998, que con algunas reformas posteriores fija el nuevo marco legal que rige el funcionamiento de la Institución.

El órgano máximo de contralor es la Asamblea de Representantes, cuyos miembros son elegidos por el voto directo de los afiliados activos y jubilados (Art. 11 y 12 de la Ley 12.207), al igual que los Directores de Distrito, cuya función es administrar la Institución de acuerdo a las decisiones que anualmente toma la mencionada Asamblea.

De acuerdo a lo que establece el marco legal, el Directorio de bbla Caja realizó la convocatoria para las últimas elecciones mediante la publicación en el Diario La Nación, periódico de circulación nacional, de fecha 3-5-2018, como así también en diarios locales de los Distritos en los que se convocó a elecciones.

Es inexacto hablar de rotación en los mandatos, cuando los mismos tienen períodos de duración de acuerdo a lo que establece el Art. 14 de la Ley 12.207: Los Directores y Representantes a las Asambleas durarán cuatro (4) años en sus funciones, renovándose cada dos (2) años por mitades, pudiendo ser reelectos hasta completar tres (3) períodos consecutivos de mandato.

Los balances son públicos y no sólo se encuentran bajo control de la Auditoría Externa, sino que son sometidos para su aprobación a la Asamblea de Representantes y girados oportunamente a la Dirección de Entidades Profesionales del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

La Asamblea de casi doscientos (200) Representantes, resuelve anualmente el monto de los aportes, como así también el de los beneficios.

No es cierto que no se abone un haber complementario, todos los beneficiarios reciben a lo largo del año el equivalente a trece (13) beneficios, situación que de la simple compulsa de los recibos de pago puede corroborar cada beneficiario (además de poner a disposición la documentación que acredita tal circunstancia).

A mayor abundamiento de datos, la Caja abona, sin aportes de terceros, como beneficio un importe que quintuplica el aporte hecho por los profesionales, algo que otros sistemas no hacen; eso gracias a los principios de creación de la Caja de Solidaridad con Equidad, por lo que las prestaciones son complementadas con aportes del 5% de los honorarios profesionales y lo obtenido de la renta financiera.

Con el fin de aclarar y no polemizar, solicitamos a todos los colegas médicos que se informen, todas las Delegaciones de la Caja se encuentran a su disposición para ello y por favor no se dejen llevar por dichos que no conducen a nada positivo.

EL DIRECTORIO DE LA CAJA DE PREVISIÓN Y SEGURO MÉDICO
DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Enero 2019

El año que se inicia, obliga a las Instituciones Médicas, particularmente en la Provincia de Bs. As., a un impostergable desafío.

El grado de dispersión y hasta enfrentamiento entre entidades que en definitiva comparten un espacio común, que no es otro que el de trabajar por el bienestar de los médicos desde distintos aspectos que tienen que ver con la vida profesional y personal de los colegas, debe ser encarado y resuelto con urgencia, si realmente se quiere honrar lo que se pretende representar.

El viejo anhelo de constituir un gremio fuerte y consolidado a través del tiempo, corre riesgo de hacer agua cuando se dispersa, no porque las distintas instituciones se reagrupen de manera diferente, sino porque se pierda de vista el principio totalizador del interés común, y por sobre todas las cosas, el diálogo.

Las particularidades regionales, sobre todo en un territorio tan extenso y complejo como la Provincia de Bs As, son ni más ni menos que eso, y no sólo deben ser tratadas respetuosamente, sino que jamás deberían obrar como factor de división ni menos de enfrentamiento.

Es de Perogrullo que cuando esto ocurre nos devoran los de afuera.

Es en esta condición que se torna intolerable e inadmisible que en ocasiones en forma anónima, y otras veces con nombre y apellido, se apele a la versión moderna del panfleteo, a través de mensajes de whatsapp, o algún otro medio, para agraviar instituciones y dirigentes.

La soberbia de suponer que se esgrimen verdades absolutas, con supina ignorancia del funcionamiento, ya no sólo de nuestras instituciones, sino del propio sistema democrático, nos perjudica a todos, y nos achica el espacio en la búsqueda de mejoras en un ya complicado panorama general.

Sólo desde la ignorancia o desde la mala intención, alguien puede no sólo suponer, sino panfletear que desde las instituciones trabajaríamos en contra de una mejor remuneración para el médico jubilado, o claudicaríamos en la batalla de un mejor honorario para el activo.

Tal vez quien así se conduce, deba justificar su propia impotencia e incapacidad, buscando culpables entre quienes vienen haciendo todo lo posible por sostener y mejorar el trabajo médico.

Las pseudo denuncias, crueles y baratas, tienen como las mentiras, las patas cortas.

Ni siquiera vale la pena perder el tiempo en ocuparse de ellas.

Preferimos seguir trabajando junto a todas las Instituciones de la provincia, cada una con sus particularidades, pero desde la convicción de sostener como Norte, la unidad, como única forma de fortalecer nuestro trabajo.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Diciembre 2018

El tema de los costos en Salud, y las dificultades para su financiamiento, al que nos referimos en varias oportunidades, tiene hoy vigencia universal.

Es motivo de preocupación de cualquier tipo de Organización vinculada a la salud, se trate de efectores o financiadores, tanto estatales como privados, y con independencia del modelo sanitario o el status económico del país.

Inquieta tanto a los países centrales como a los subdesarrollados.

Se intentan permanentemente, iniciativas de todo tipo, para tratar de contener gastos, y ninguna alcanza para morigerar la espiral ascendente del costo en Salud.

Naturalmente las regiones menos favorecidas, sufren el impacto con mucha más contundencia, y su impotencia en términos sanitarios y económicos se acrecienta aceleradamente.

Es común explicar la cada vez mayor exigencia económica para sostener un sistema de salud, desde dos o tres vertientes.

Entre ellas el alargamiento de la vida y consecuente envejecimiento poblacional. La cada vez más sofisticada oferta tecnológica, que incluye medicamentos de altísimo costo, y la modalidad prescriptiva que en ocasiones es desmedida en términos de costo/beneficio y evidencia científica.

Cada una de esas causas, merecería un largo y profundo análisis, que no es el objeto de esta editorial, pero sin duda entre todas entre todas conforman una fórmula explosiva, a la hora de establecer presupuestos.

Lo que hasta hace poco no había cobrado gran trascendencia, salvo en círculos especializados, es un fenómeno, también universal, y que tiene una enorme influencia en términos de costos de prestaciones de salud, y es lo que se viene publicando con títulos como ¨El lado oscuro de la industria de dispositivos médicos¨.

Una industria que factura U$D 400.000 millones por año, en circuitos confidenciales y opacos, promocionando estudios engañosos y sobornando médicos para que utilicen sus productos.

Así lo ha publicado el Consorcio de Periodistas de investigación (ICIJ), que tal como se planteó en el caso Panama Papers, desarrolla un trabajo de vinculación de los distintos circuitos anómalos de un negocio que impacta fuertemente en prácticamente todo el mundo.

Lamentablemente nuestro país no es ajeno a esa modalidad, y ya hay registro de empresas, algunas de ellas de primera línea, que tendrán que dar explicaciones acerca de sus negocios, y su vinculación con quienes inducen, alientan o en algunos casos obligan al uso de determinados dispositivos, en toda la cadena que va desde el ingreso al mercado, pasando por la prescripción, hasta la utilización en el paciente.

Una vuelta más en un muy golpeado sistema de Salud, que requiere de una urgente intervención en pos de transparentar mecanismos que agravan aceleradamente la crisis en la que está inmerso.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Noviembre 2018

Trayectoria: “Curso o evolución que, a lo largo del tiempo, sigue el comportamiento de una persona o de un grupo social en sus actividades intelectuales, morales, artísticas, económicas, etc”.

Desde lo institucional, esta definición nos permite reflexionar sobre objetivos, obstáculos, logros, errores, modificaciones, maduración, evolución, permanencia.

El CMLZ cumple 62 años de trayectoria y se puede decir con legítimo orgullo que ha hecho y hace historia.

Es indudable que esta historia ha sido atravesada por circunstancias del país y de nuestra profesión.

También incluye un grupo de colegas visionarios que hicieron del trabajo institucional una vocación y nos dieron ejemplos para la continuidad de lo que es hoy el CMLZ.

Como ya se dijo alguna vez pasaron debates, angustias, alegrías, pérdidas; una y mil historias.

Todo cambió, las circunstancias, el mundo, la ubicación social del Médico, pero nada empañó nunca esta trayectoria, nuestra trayectoria.

Está en nosotros continuar nuestro derrotero como homenaje a los que nos precedieron y como ejemplo para los que vendrán.

FELIZ CUMPLEAÑOS CMLZ !

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Octubre 2018

Hace pocos días, se llevó a cabo la Asamblea General Ordinaria, correspondiente al Ejercicio vencido el 31 de mayo próximo pasado.

Como es de rigor para la ocasión, la Institución pone a consideración de sus asociados, la Memoria y el Balance del último período, con lo que se toma conocimiento formal de lo acontecido, y la evolución y estado de los aspectos económico financieros, y se somete a la consideración de los interesados, la aprobación o no, de lo actuado por Comisión Directiva.

La Asamblea sesionó normalmente, y además de considerar la temática antedicha, homenajeó a los socios fallecidos durante el período, y celebró la designación de los Socios Honorarios propuestos por Comisión Directiva.

Resaltamos una vez más la confianza depositada por los socios, que en forma unánime aprobaron lo actuado, instando a Comisión Directiva a continuar gestionando tanto en el terreno político institucional, como en la administración de los recursos, con los lineamientos fundacionales de fortalecimiento institucional en el sentido más amplio.

A pesar de la aprobación de lo considerado a libro cerrado, Presidencia invitó a la concurrencia al intercambio de información sin restricciones, y produjo un resumen informativo de lo ocurrido durante el año.

En ello se destaca, además de la continuidad de todas las acciones institucionales con fuerte participación en el Sector, el cumplimiento de metas trazadas al finalizar el período anterior.

Entre ellas se destacan el haber estabilizado la situación económico financiera del Fondo Compensador Previsional, que como fue informado el año anterior, sufría una diferencia negativa entre los recursos y las erogaciones. Un arduo trabajo durante todo el año, y por supuesto el fuerte apoyo de la mayoría de los médicos permitió paliar casi totalmente ese déficit.

Otro de los objetivos alcanzados fue también el de equilibrar las cuentas del Plan Médico, que el año pasado arrojó un importante quebranto. En este caso , no se compensó el déficit en un 100%, pero se disminuyó considerablemente. Pero por otra parte debe entrar en consideración que una cuota que está por debajo de los valores de mercado, para un programa de cobertura que está muy por encima del estándar, prácticamente sin restricciones y con una población envejecida, difícilmente pueda alcanzar por sí mismo, un punto de equilibrio absoluto. No obstante se encuentra en condiciones razonables, que no comprometen las finanzas de la Institución, y permite su normal funcionamiento, con gran satisfacción de los usuarios. Destacando también en este caso, que quienes cuentan con esa cobertura, también han contribuido con un enorme esfuerzo para darle sustentabilidad al sistema.

En lo que hace a la administración de nuestro OSMECON Salud, también se alcanzó un mejor resultado. A la luz de la crisis que viene atravesando todo el sector de Medicina Prepaga desde hace largo tiempo, es destacable que estemos estabilizados y sin deudas, lo que permite mejorar las expectativa de futuro ,respecto de un sistema que pide a gritos una cantidad de normas de funcionamiento que deben ser implementadas, y otras directamente eliminadas para asegurar una adecuada cobertura de prestaciones médicas.

Se ha dado cuenta también del desarrollo de numerosas actividades en el terreno cultural, académico, deportivo, recreativo y de servicios de apoyo al trabajo del médico en los aspectos  jurídicos y contables.

Todo ello enmarcado en una muy fuerte participación Institucional en todos sus ámbitos de incumbencia.

Memoria y Balance, tal como está a la vista, son la expresión de una Entidad que con más de sesenta años de vida, se mantiene vigente, haciendo honor a sus principios fundacionales.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Septiembre 2018

Suele decirse que los temas de Salud no ocupan un lugar destacado entre las preocupaciones de la sociedad.

Cuando observamos las encuestas acerca de los temas prioritarios para la población, los primeros puestos se alternan entre las cuestiones económicas, desempleo, inflación, inseguridad, y de la mitad de la tabla para abajo aparece alguna inquietud acerca de los servicios de salud.

Muy diferente a lo que ocurre en países más desarrollados, que aún poseyendo Sistemas de Salud más ordenados y con mejores estándares de calidad, generan en la población un mayor interés por su funcionamiento. Pueden mencionarse entre ellos, algunos casos emblemáticos, como Inglaterra o Canadá.

Sin embargo, en nuestro medio, la atención de la salud, y en particular las cuestiones médicas, ocupan recurrentemente espacios de relevancia en los medios de comunicación. En ellos es habitual encontrar noticias en las que los médicos pasamos de héroes a villanos, casi sin solución de continuidad.

Seguramente resulte aburrido, y como tal poco rentable, contar el día a día de la profesión en su verdadero contexto, y de allí que se torne mucho más atractivo mostrar la espectacularidad de un exitoso trasplante o las terribles consecuencias de una prejuzgada y por tanto condenatoria mala praxis.

Últimamente, asistimos a una variante novedosa en la que se intenta develar un supuesto detrás de escena de la actividad médica. Suponiendo ciertas conductas que al borde del escándalo, podrían hacer peligrar la seguridad de los pacientes, o cuando menos mostrar que los médicos tomamos a la ligera el sufrimiento ajeno, y bordeando la perversión, hasta nos divertimos con nuestra práctica, en detrimento del respeto por los enfermos. Tal fue el caso difundido hace pocos días, respecto de colegas que se tomaron una foto en un quirófano.

Aparecía el equipo de trabajo, sonriente, como en un brevísimo intervalo en la tarea, con aparentemente un paciente sobre la mesa de operaciones. Ni una sola imagen que pudiera develar identidad del paciente, ni del acto quirúrgico.

Ni morbo, ni falta de respeto, ni negligencia, ni nada.

Tal vez se equivocaron en compartir ese registro por las redes, aunque a esta altura, tratar de evitar la presencia de cualquier hecho de la vida cotidiana en las redes sociales, es casi una quimera. Y por otra parte fue la propia prensa la que se encargó de difundir la imagen. Además podrán verse cientos de fotografías en internet, en la que prohombres de la medicina aparecen en plena tarea, con gesto más adusto o más divertido, sin que nadie ose dudar de su calidad científica y humana.

Apenas el retrato de un equipo de trabajo que acompaña el sufrimiento del prójimo y trata de ayudarlo. El pecado parece estar en las sonrisas.

Tal vez no se les perdone que a pesar de todo, trabajen con alegría.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Agosto 2018

Desde el mes pasado, comenzó a procesarse el llamado a Concurso de Funciones para los Hospitales Provinciales, esto es Jefaturas de Sala y de Servicio.

Siempre es loable que se cumpla con las pautas de la Ley de Carrera, por cuanto si bien en varios aspectos de su contenido merecería una revisión, es la normativa vigente y hasta tanto se modifique, debe respetarse tal como está, aunque genere algún que otro contratiempo.

No obstante, debe reconocerse la necesidad de plantear perentoriamente algunas cuestiones, cuyo esclarecimiento es fundamental para una adecuada estructuración de los recursos profesionales dentro de la oferta del Sistema Sanitario Provincial.

Entre ellos resalta por su trascendencia, la definición o en tal caso redefinición de las llamadas Incumbencias Profesionales.

El caso paradigmático, aunque no excluyente, es el de los Servicios de Salud Mental.

En ese aspecto, la controversia respecto de qué profesiones están habilitadas para ejercer las Jefaturas de Sala o de Servicio, concretamente, si indistintamente pueden ser médicos o psicólogos y eventualmente algún otro profesional del equipo de salud, supera los alcances de la Ley 10471 (Carrera Hospitalaria), ya que concurren en su consideración otras normas, particularmente la que definen las incumbencias de los Licenciados en Psicología (Res.343/09 Ministerio de Educación de la Nación, recientemente modificada por la Res 1254/18 del mismo organismo), muy especialmente la Ley 26657 de Salud Mental, y hasta un Fallo de la Suprema Corte de Justicia (31/8/2007), que define taxativamente que la Jefatura de Servicio debe ser ejercida por un médico.

Este último instrumento, sin duda un logro trascendente del Colegio de Médicos del Distrito II, parecería haber sido superado por la vigencia de la Ley de Salud Mental, que la Provincia de Bs As tomó como propia con posterioridad a dicha Resolución, y que contempla el ejercicio de las jefaturas a manos de Psicólogos.

La Ley de Salud Mental, que se erige hoy como la máxima referencia jurídica para encuadrar los temas en cuestión, merecería largas consideraciones, que no es el caso desarrollar aquí, no obstante se torna indispensable, señalar algunas particularidades de dicha norma.

No es sencillo, teniendo en cuenta que estamos frente a un producto legislativo desarrollado en 12 capítulos que contienen 46 artículos en 24 páginas con un reglamento de otras 32.

Que se ha trabajado, no hay duda. Aunque en realidad en la factura legislativa, no siempre lo que abunda no daña. Palabras más, palabras menos. Palabras.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Julio 2018

Venimos transitando un año con enormes dificultades, inesperadas para algunos, previsibles para otros, indeseadas para todos.

En ese marco transcurre la vida de la institución.

Nuestra principal misión, la lucha por el sostén y la mejora del trabajo médico, inevitablemente se hace cuesta arriba y nos obliga a un denodado esfuerzo para no claudicar en un camino que la entidad ha honrado a lo largo de su historia.

Los principales generadores de trabajo, Obras Sociales y Prepagos, arrastran un déficit crónico, que parecía empezar a mejorar, cuando la actual contingencia económica del país, vuelve a postergar los plazos de recuperación.

Está claro que el cóctel de inflación, devaluación, incremento de tasas de interés, tarifas, etc., más allá de todas las disquisiciones que puedan hacerse sobre sus causas y soluciones posibles, impacta negativamente sobre cualquier actividad económica. Y la Salud, vaya si lo es.

Está claro también, que los actores del sistema de salud, esto es financiadores, prestadores y hasta los propios usuarios, no tenemos capacidad de incidencia sobre ese cóctel, salvo algunos precarios mecanismos de supervivencia lamentablemente aprendidos frente a turbulencias parecidas.

No obstante, no puede soslayarse la enorme contribución que el propio Sistema puede hacerse a sí mismo.

Por una parte, los financiadores, concentrando los recursos en la atención de la salud, dado que numerosas obras sociales y prepagas, destinan al pago de servicios un porcentaje de la recaudación menor al que deberían destinar, aunque ello no signifique un desvío en términos de corrupción, muchas veces se gasta o se invierte en iniciativas que no componen el objeto principal de la actividad.

Por la otra, los prestadores deben concentrarse en la adecuada utilización de los recursos, que no significa afectar la calidad de la atención, sino apelar a la utilización de prácticas diagnósticas y terapéuticas con estricto criterio científico, como así también a la prescripción racional de medicamentos.

Un capítulo aparte merecería el tremendo y negativo impacto que causan las resoluciones judiciales, y las iniciativas legislativas, que además de descabelladas, jamás se ajustan a la realidad del sistema sanitario.

Deseamos que más temprano que tarde, mejoren las cosas.

De nuestra parte hace rato que estamos haciendo lo que hay que hacer.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Junio 2018

Desde el mes pasado, comenzó a procesarse el llamado a Concurso de Funciones para los Hospitales Provinciales, esto es Jefaturas de Sala y de Servicio.

Siempre es loable que se cumpla con las pautas de la Ley de Carrera, por cuanto si bien en varios aspectos de su contenido merecería una revisión, es la normativa vigente y hasta tanto se modifique, debe respetarse tal como está, aunque genere algún que otro contratiempo.

No obstante, debe reconocerse la necesidad de plantear perentoriamente algunas cuestiones, cuyo esclarecimiento es fundamental para una adecuada estructuración de los recursos profesionales dentro de la oferta del Sistema Sanitario Provincial.

Entre ellos resalta por su trascendencia, la definición o en tal caso redefinición de las llamadas Incumbencias Profesionales.

El caso paradigmático, aunque no excluyente, es el de los Servicios de Salud Mental.

En ese aspecto, la controversia respecto de qué profesiones están habilitadas para ejercer las Jefaturas de Sala o de Servicio, concretamente, si indistintamente pueden ser médicos o psicólogos y eventualmente algún otro profesional del equipo de salud, supera los alcances de la Ley 10471 (Carrera Hospitalaria), ya que concurren en su consideración otras normas, particularmente la que definen las incumbencias de los Licenciados en Psicología (Res.343/09 Ministerio de Educación de la Nación, recientemente modificada por la Res 1254/18 del mismo organismo), muy especialmente la Ley 26657 de Salud Mental, y hasta un Fallo de la Suprema Corte de Justicia (31/8/2007), que define taxativamente que la Jefatura de Servicio debe ser ejercida por un médico.

Este último instrumento, sin duda un logro trascendente del Colegio de Médicos del Distrito II, parecería haber sido superado por la vigencia de la Ley de Salud Mental, que la Provincia de Bs As tomó como propia con posterioridad a dicha Resolución, y que contempla el ejercicio de las jefaturas a manos de Psicólogos.

La Ley de Salud Mental, que se erige hoy como la máxima referencia jurídica para encuadrar los temas en cuestión, merecería largas consideraciones, que no es el caso desarrollar aquí, no obstante se torna indispensable, señalar algunas particularidades de dicha norma.

No es sencillo, teniendo en cuenta que estamos frente a un producto legislativo desarrollado en 12 capítulos que contienen 46 artículos en 24 páginas con un reglamento de otras 32.

Que se ha trabajado, no hay duda. Aunque en realidad en la factura legislativa, no siempre lo que abunda no daña. Palabras más, palabras menos. Palabras.

Digamos que el corazón que anima la vida de esa ley es, o por lo menos se pretendió que fuera, el fin del Manicomio, dicho exactamente así, sin neologismos ni circunloquios. Y está bien que así sea.

A nuestro juicio, un camino incuestionable, y sin retorno.

Una estructura inviable e indefendible desde donde se lo mire, frente a la que no existe otra alternativa que su demolición para abrir paso a un abordaje moderno, eficiente, científico y humanitario como el que rige para cualquier disciplina médica. Pretender la vigencia de la estructura manicomial, nada tiene que ver con la defensa del Hospital Público que siempre reivindicamos.

Para ponerlo en lenguaje juvenil: EL MANICOMIO FUE.

Luego, si en su historia estuvo al servicio de los pacientes y el desarrollo de la ciencia o si fue un instrumento de dominación de no sé qué, es una discusión en otro plano.

Frente al tremendo tema que debería ocuparnos para el abordaje de la Salud Mental en el siglo XXI, encuadrar el debate como un combate entre Torquemada y Foucault, es además de inconducente,
patético.

Pero además se hace inadmisible que el pretendido marcapasos de la Ley, en favor de prácticas de atención de la salud acordes a los tiempos que corren, se empaste en un rocambolesco articulado, que no ahorra agravios a la profesión médica por exceso o por defecto. Como si el ejercicio de la Medicina no abrevara desde tiempo inmemorial, en principios éticos, morales y humanistas, muy anteriores al concepto de Derechos Humanos, que por supuesto suscribimos y ejercemos.

Con una prosa vacua y resentida, como principal insumo, la ley avanzó sin restricciones sobre las incumbencias profesionales en favor de los psicólogos.

Luego, con qué herramientas van a dirigir las Salas y Servicios, se verá sobre la marcha. No puede confundirse la constitución e integración de equipos multidisciplinarios, instrumento insoslayable en la atención de la salud, con los conocimientos y destrezas indispensables con los que debe contar quien conduce, donde ni siquiera se pretende que el ser médico sea condición suficiente, aunque si necesaria. Y esto no es un juicio de valor, tampoco se limita a que los unos podemos medicar y los otros no. No es ni siquiera una cuestión de “saberes”, como les gusta decir a algunos que apoyaron ferviente e incondicionalmente la Ley, con la misma fuerza que defienden el Borda con abrazos y pedradas (medio loco no?). Y a propósito, de qué lado habrán estado los custodios del cumplimiento de la Ley?. Largo tema…

Pero volviendo a las competencias, ni mejores ni peores. Distintos, complementarios, de imprescindible integración en la tarea cotidiana, con la capacidad de potenciarse en el camino de una Salud mejor.

Cada uno desde su lugar, formando parte del conjunto.

Francamente, no debería ser tan rebuscado. Para la abuela era simple: Zapatero a tus zapatos.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Mayo 2018

Cuando comenzó a tomar protagonismo la Medicina Prepaga, las cosas eran muy distintas.

Estos sistemas, venían a ocupar un espacio que mucho tenía que ver con la insatisfacción de buena parte de los usuarios, con los sistemas de cobertura social, básicamente las Obras Sociales.

La oferta privada, puso en evidencia muchas de las carencias de los sistemas de cobertura obligatoria, sobre todo en términos de confort, accesibilidad y en cierto punto, también de calidad de la atención.

Un público que con o sin cobertura médica formal, contaba con cierta capacidad de pago, fue la base para el desarrollo de un sistema privado y voluntario, pero que nace a imagen y semejanza de las obras sociales.

Tremendo error que se pagaría unos cuantos años después.

Sin regulaciones, sin garantías de solvencia económica, con una carga impositiva mínima o en ocasiones nula, sin conflictividad judicial y con una oferta prestacional infinitamente menor a la actual, el Sistema creció, sin prestar atención, a que más temprano que tarde, las cosas se irían complicando.

Tendría que haberse construido una estructura aseguradora, con tasas de siniestralidad, franquicias, primas, cálculos actuariales, reservas técnicas, y todo otro instrumento de gestión para hacer sustentable el sistema.

Hoy el sistema de Medicina Prepaga, transita el más peligroso de los desfiladeros.
No es ni una cosa, ni la otra.

Soporta las pretensiones de un modelo regulatorio administrativo y jurídico imposible de sostener, padece una asfixia impositiva feroz, y no recibe ninguno de los beneficios de un Servicio Público, ni mucho menos Social, en términos de reintegros, subsidios, etc.

Y como si esto fuera poco, está sometido a una política de control de precios, que ha empujado al Sistema por el camino de un lento y progresivo déficit.

Difícil sino imposible encontrar un servicio regulado, que no tenga ningún tipo de amortiguador económico financiero para su funcionamiento.

Se obliga a las empresas a gastar 10 recaudando 9. Insólito pero real.

Pero a la vez lo que se obliga a gastar, en buena parte no responde a las verdaderas necesidades de la atención de la salud, ni mucho menos de la evidencia científica.

Difícilmente se pueda barajar y dar de nuevo. Pero sí se impone un replanteo de las descabelladas normas que rigen la actividad.

En ese marco, bien podría empezarse por reformar la ley regulatoria.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Abril 2018

Al crónico déficit estructural del sistema de salud, en términos de infraestructura edilicia y tecnológica, que ha afectado indistintamente, salvo excepciones, tanto al sector estatal como al privado, se ha agregado desde hace algunos años la carencia de recursos humanos.

Particularmente los médicos, poco a poco nos hemos ido convirtiendo, por utilizar una nominación en términos productivos, en un insumo cada vez más difícil de disponer para cubrir las necesidades de Clínicas y Hospitales.

Este fenómeno, comenzó siendo una particularidad de algunas especialidades, tal el caso de la Neonatología o Terapia Intensiva, y se fue extendiendo a toda la práctica médica, hasta convertirse en un serio problema, el cubrir guardias pediátricas, funciones de mayor jerarquía, o urgencias los fines de semana.

Además ya se ha instalado como un clásico, que queden vacantes en la oferta de Residencias.

Todo este fenómeno se hace difícil de explicar, cuando la cantidad de médicos por cada 1000 habitantes, sigue estando por encima del requerimiento técnico para cualquier servicio de salud. Que por más que exista alguna asimetría en la distribución en la cantidad de médicos, el problema del que estamos hablando, afecta especialmente centros urbanos, que es donde asienta la mayor concentración de profesionales.

Y además la carrera de Medicina sigue siendo una de las más demandadas.

Evidentemente no es un problema cuantitativo, y además el reservorio de futuros médicos es enorme, porque como se dijo, la Medicina sigue siendo una carrera de tipo aspiracional en términos sociales.

Es decir que hay una restricción de tipo funcional en la oferta de médicos. Esto es, estamos en cantidad suficiente, pero no dispuestos a determinados trabajos o condiciones de trabajo.

Condiciones de trabajo incluye por supuesto el nivel de remuneraciones, pero no se limita a ello. Cada vez más, se busca, y no sin razón, trabajo de calidad, que incluye capacitación, ámbito de trabajo confortable y saludable, seguridad, y en lo posible una Carrera Médica , con un dinamismo distinto al que ha regido a muchas generaciones.

Cuando decimos Carrera Médica, no nos limitamos al ámbito hospitalario, también se pretende en el ámbito privado, una forma de trabajo, más allá de una mayor demanda de relación de dependencia formal, de una inserción laboral y profesional diferente.

Los más nostalgiosos, podrán decir “los pibes jóvenes ya no quieren trabajar como lo hicimos nosotros”.

Sin embargo, no se trata de establecer juicios de valor, ni quedarse anclados a una estructura y una dinámica profesional que se ha ido modificando, y lo seguirá haciendo, de la mano de los cambios sociales y sobre todo generacionales.

Ello nos obliga a a todos a desperezarnos para repensar el rol del recurso médico en un sistema en el que, nos guste o no, ha amanecido un nuevo paradigma.

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora

Marzo 2018

El 8 de marzo de 1908, 15.000 mujeres se manifestaron por las calles de Nueva York para exigir un recorte del horario laboral, mejores salarios, el derecho al voto y el fin del trabajo infantil. El eslogan que eligieron fue “Pan y Rosas”; el pan simbolizaba la seguridad económica, y las rosas, una mejor calidad de vida. Ya había habido otros 8 de Marzo y otras manifestaciones con los mismos reclamos.

En pleno siglo XIX, Cecilia Grierson hubo de solicitar un permiso especial para ingresar a la Facultad de Medicina de Buenos Aires y fue ella quien ejerció su propia defensa por escrito, anteponiendo su vocación por sobre todas las cosas. Su actitud, contraria a las normas morales y éticas de la época que delimitaban el espacio laboral para los hombres en la calle (oficinas, reparticiones públicas, emprendimientos privados, ejerciendo su profesión) y para las mujeres en el hogar, sin posibilidades de integración social, escudadas en un trabajo por más digno que este fuera, provocó rechazo, burla y crítica, tanto de sus compañeros como de sus superiores. No era posible que a la mujer que tuvo la audacia de obtener en nuestro país el título de médica cirujana, se le ofreciera alguna vez la oportunidad de ser jefa de sala, directora de algún hospital o se le diera algún puesto de médica escolar, o se le permitiera ser profesora de la Universidad.

Los casos de violencia conmocionan a la comunidad médica, que ya viene denunciando la creciente ola de agresiones a los profesionales, especialmente médicas mujeres, por parte de familiares y pacientes.

Las consecuencias no son inocuas y dependen de la frecuencia y severidad de los hechos reportándose secuelas sicológicas como síndrome postraumático, insomnio, depresión, burn out, cambios de conducta como aumento de los estudios complementarios o derivaciones a centros especializados.

Es un compromiso de las autoridades de Salud, las Federaciones y Entidades Primarias que agrupan a nuestras colegas tomar las medidas que correspondan para salvaguardar la integridad física y psíquica de las médicas mujeres aunque exista la sospecha de que hay razones más profundas que explican las actitudes violentas de la población que escapan al área de Salud.

Nuestra adhesión al 8M

Comisión Directiva
Círculo Médico Lomas de Zamora